Retiran 1.325 kilos de basura de quebrada El Escorial en Pamplona

Sábado, 20 de Febrero de 2021
Entre los desechos se encontraron colchones, cajas de gaseosas, bolsas con basura, inodoros y escombros.

Para mejorar los sistemas hídricos del área de influencia del perímetro urbano de Pamplona, las autoridades ambientales del municipio limpiaron de un trayecto de 500 metros a lo largo de la quebrada El Escorial.

Entre los elementos recolectados estaban botellas de gaseosa, colchones, sanitarios, bolsas plásticas y materiales de construcción. También retiraron vegetales que estaban sobre la vertiente de la quebrada y que impedían el flujo normal del agua. 

Este tipo de jornadas  no se registraba desde hace  varios años en el afluente que recorre parte del sector urbano y va a desembocar en el río Pamplonita.

El propósito de las entidades encargadas de los temas ambientales es mantener libre de agentes contaminantes las nacientes de agua y quebradas que surten los tanques comunales y las plantas de tratamiento de la Empresa de Servicios Públicos del municipio.

La ingeniera Pilar Barón Buitrago, coordinadora ambiental de Empopamplona, explicó que les llamó la atención la cantidad de elementos sólidos contaminantes que los vecinos del barrio El Escorial arrojan a lo largo del recorrido del sistema hídrico.

La funcionaria afirmó que encontraron colchones, cajas de gaseosas, bolsas con basura e inodoros.También sostuvo que retiraron de la corriente escombros, maleza y árboles que con las lluvias podrían represar el agua.  

Barón Buitrago manifestó que las jornadas están programadas para ejecutarlas los días 15 de cada mes, correspondiéndole el siguiente turno a la quebrada río Chiquito, del sector El Buque.

“Queremos invitar a las comunidades para que se vinculen con estas campañas orientadas a fortalecer los recursos naturales. Aclaro, que no es solo el compromiso de las entidades del municipio, sino que debe ser también de todos los pamploneses”, precisó el coordinador de Gestión del Riesgo, Mario Saucedo.  

De los elementos que recolectaron y que fueron llevados por los operarios de Empopamplona al relleno sanitario La Cortada, el funcionario aseguró que se convierten en contaminantes directos de las fuentes hídricas.

También agregó que no le encuentra explicación sobre el por qué algunas personas tienen ese comportamiento contrario a la conservación de los recursos naturales.

En la jornada de recuperación y limpieza, que se extendió por varias horas participaron también voluntarios de la Defensa Civil, Policía Ambiental y efectivos del Batallón García Rovira, quienes ayudaron a retirar los residuos sólidos a lo largo de 500 metros.

Preocupación

Con la temporada de lluvias de las últimas semanas empezó la preocupación de las autoridades locales, teniendo en cuenta que al perímetro urbano lo atraviesan el río Pamplonita y otras corrientes de agua canalizadas.

Todos estos sistemas presentan problemas ambientales por las aguas servidas que les arrojan, evidenciando el  inconcluso plan maestro de alcantarillado y el emisario final del sector de Chíchira que no se ha concluido.

Cada vez que llueve intensamente, y por varios días, los pamploneses recuerdan la situación vivida en octubre de 2010, cuando desde la parte alta de la carretera a Bucaramanga se represó el agua, originando una inundación que atravesó el patio del Colegio Brighton y llegó al Centro Histórico de Pamplona.

Once años después se repitió igual situación de pánico con el río Pamplonita, que se salió del cauce la noche del Viernes Santo, cuando la procesión del Santo Sepulcro recorría la Plazuela Almeyda. 

En esa oportunidad, en la parte alta de la vereda Monteadentro se produjo un deslizamiento que represó la quebrada y después ocasionó la emergencia en el casco urbano.

Image
La opinión
La Opinión