Escuchar este artículo

Se agotan los recursos en Toledo para emergencias

Jueves, 23 de Agosto de 2018
Las lluvias han dejado 286 familias damnificadas en cuatro meses.

El alcalde de Toledo, Jairo Alberto Castellanos Serrano confirmó que a la fecha se contabilizan 286 familias damnificadas por las lluvias desde hace cuatro meses en el municipio, dejando a su paso daños en casas, cultivos, pastos, viviendas, acueductos rurales, alcantarillados y sistemas de riego.

Por eso, la administración declaró la calamidad pública para disponer de recursos económicos, pero a la fecha se ha invertido en la atención de las emergencias $ 170 millones y los montos del municipio se estarán agotando en los próximos días.

“Es un gasto impresionante en maquinarias y un agotamiento financiero que nunca se había visto en nuestro municipio”, indicó Castellanos.

Lea además Las lluvias arrasan con todo en Toledo y Labateca

Del total de damnificados, se ha trasladado 27 familias al casco urbano, donde reciben un subsidio de arriendo, hasta solucionar los inconvenientes que se presentaron en los sectores en donde residen.

Además,  en colaboración con el gobierno departamental, el municipio les ha ofrecido ayudas humanitarias a los damnificados.

Castellanos, reportó daños en 27 puentes vehiculares y peatonales en la zona rural que ha dejado incomunicado a los habitantes y transportadores de carga.

Los principales daños en las vías y viviendas son originadas por deslizamientos de los terrenos o por las crecientes de las quebradas, en su mayoría en las zonas rurales.

Labores

El funcionario manifestó que con la coordinación Municipal de Gestión del Riesgo se trabajan en determinar a cuánto ascienden los daños que hasta el momento dejan los aguaceros en el sector rural.

“Va a ser una tarea difícil poder recuperarnos de estas situaciones, pero nuestro compromiso es seguir trabajando por el bienestar de las comunidades”, sostuvo Castellanos.

Le puede interesar Pamplona: campesinos de las veredas sufren por las lluvias

Castellanos, indicó que la Gobernación a través de la consejería para la Gestión de Riesgo de Desastres, destinó un banco de maquinaria para Toledo, que se encuentra despejando las carreteras secundarias que comunican  con Mejué, Chinácota, Labateca, Pamplona y a la región del Sarare.

“En las últimas semanas hemos despejados más de 47 derrumbes en estos corredores viales. Son toneladas de tierras y piedras que se han retirados”, precisó Castellanos. 

Sobre la situación que se origina en el sector de Mónoga que conduce a la carretera La Soberanía, el alcalde expresó que “al estar saturados de agua los terrenos, hace que a diario se presenten deslizamientos de tierras que taponan la vía”.

A pesar de las dificultades de La Soberanía, la acción del Instituto Nacional de Vías ha permitido el paso de transporte que se van sorteando en ambos sentidos de la carretera. para permitir la circulación de carros.

Image
La opinión
La Opinión