Escuchar este artículo

Transporte público retoma labores en Pamplona

Lunes, 1 de Junio de 2020
La Alcaldía autoriza nueve busetas urbanas, tras más de dos meses de paralización por la COVID-19.

Después de estar paralizados durante más de dos meses, el transporte colectivo que se presta en el casco urbano de Pamplona empezará a laborar desde esta semana, cumpliendo con las normas de salud y la reglamentaria de la distancia permitida entre pasajeros.

La decisión la tomó la administración municipal después de evaluar que nueve vehículos afiliados a la empresa Cotranal cumplen con los protocolos y requisitos de bioseguridad.

De las 27 busetas habilitadas en Pamplona para el servicio colectivo, inicialmente estarán laborando nueve que deben cumplir los recorridos a partir de las 5:40 de la mañana hasta 5 de la tarde de todos los días.

El resto, posiblemente en el transcurso de la semana empiecen también a rodar, previa validación de las condiciones de seguridad y salud a los usuarios.

Desde que empezó la emergencia el servicio de taxis ha estado activo con las 151 unidades que inician los recorridos de 6 de la mañana a 11 de la noche.

El fin de semana como preámbulo al inicio de las actividades las autoridades de Tránsito y de la Dirección Local de Salud sometieron a los conductores a una inducción sobre como deben operar y que deben tener en cuenta para garantizar la seguridad de quienes van a transportar.

El asesor de la Inspección de Tránsito y Transporte del Municipio, abogado Jorge Luis González, manifestó a La Opinión que el compromiso de la empresa y conductores es que tienen que aplicar estrictamente las medidas de bioseguridad para evitar la propagación de la COVID-19.

Cada automotor antes de empezar a trabajar debe ser sometido a un riguroso proceso de desinfección e igual acción deben hacer una vez terminen las jornadas diarias.

González, advirtió que los conductores están obligados a cumplir con el compromiso de permitir solamente la presencia de nueve pasajeros que viajarán intercalados y en forma de zigzag.

“Cada buseta tiene marcados los asientos que van a utilizar las personas y los demás están inhabilitados para conservar los protocolos de distanciamientos”, indicó.

La recomendación que deben tener presente los transportadores es que cuando los pasajeros vayan a abordar, deben desinfectarse las manos y todos portar puestos los tapabocas.

La directora local de Salud, Martha Maldonado, dijo que cada automotor debe mantener jabón antibacterial y alcohol para uso de los pasajeros con el propósito de que se puedan disminuir los riesgos de infección con el virus.

También los conductores serán sometidos a procedimientos de tamizajes para descartar que no hay circulación de coronavirus

Los choferes consultados y representantes de la empresa transportadora, opinaron que van a cumplir al pie de la letra los protocolos y demás medidas exigidas por las autoridades locales.

También subrayaron que antes de empezar las rutas les tomarán la temperatura y llenarán un formulario con datos sobre el estado de salud.

Image
La opinión
La Opinión