Escuchar este artículo

UCI de Pamplona, salvadora de vidas

Miércoles, 27 de Enero de 2021
En octubre empezó a funcionar la UCI del Hospital San Juan de Dios y ha atendido a más de 207 pacientes con problemas respiratorios o COVID-19.

La Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la ESE San Juan de Dios de Pamplona se ha convertido en salvadora de vidas de quienes son internados al presentar problemas respiratorios relacionados con el virus de la COVID-19.

Cuando empezó la pandemia, el hospital carecía de ese servicio y fue así como el gerente, Hernando Mora González presentó la propuesta al gobierno departamental que dispuso de 4.618 millones de pesos para la expansión del área respiratoria en el segundo piso del inmueble. 

Con esos recursos, 3.618 millones de pesos se dotó la UCI con ventiladores mecánicos, monitores de signos vitales, bombas de infusión de doble canal, de nutrición, succionadores, fonendoscopios y 19 camas de tres planos, entre otros equipos biomédicos.

Los restantes 1.000 millones de pesos los invirtieron en las adecuaciones del área física, instalaciones eléctricas y del oxígeno. 

En operación

La UCI hospitalaria que empezó a funcionar en octubre de 2020 hasta la fecha ha salvado a 135 personas y la recuperación de otros 73 pacientes más.

Las 19 camas se han convertido en los medios de salvar vidas de personas que son internadas al presentar dificultades respiratorias derivadas del coronavirus.

El Hospital San Juan de Dios de Pamplona es la única entidad de salud en la provincia que dispone de la atención en urgencias, hospitalización y con la apertura del área de expansión tiene disponible la UCI.

En primer mes de funcionamiento, de las personas ingresadas lograron salvar al 77%, en noviembre el 75%, diciembre 60% y en lo corrido de enero 77%.

La ESE San Juan de Dios es la única entidad de salud que atiende urgencias y dispone de UCI para una población promedio de 100.000 habitantes de Pamplona, Pamplonita, Chitagá, Cácota, Silos, Mutiscua, Cucutilla y pobladores aledaños.

Procesos

La administradora de Hospiclinic, empresa que tiene a cargo la UCI, Mónica Álvarez, explicó que para la atención de los pacientes COVID-19, disponen de 19 camas en el área respiratoria y 12 polivalentes o zona limpia.

Sobre los criterios para ingresar una persona a cuidados intensivos, manifestó que son remitidos de urgencias u hospitalización al requerir de soporte de ventilación superior al 50%.

“Son pacientes que llegan críticos y se les debe brindar ventilación mecánica invasiva o no invasiva”, sostuvo.

En estos procesos participan más 12 médicos, equipo compuesto por un coordinador, especialistas, anestesiólogos, internistas e intensivistas. Fisioterapeutas, enfermeras profesionales, auxiliares, nutricionistas, psicólogos y otros profesionales que están al cuidado y recuperación de los enfermos críticos. 

“En la UCI tenemos unas ocho personas trabajando día a día por salvarle la vida a ese solo paciente”, afirmó.

A la administradora le ha llamado la atención que durante la pandemia han atendido a ocho familias compuesta por varios miembros, que llegan en estado crítico por la COVID-19.

Sobre los casos de pacientes con más permanencia en la Unidad, sostuvo que una persona duró 55 días y que les dejó muchas enseñanzas por la dedicación y el querer salir adelante. 

“Estando en UCI, se ingresó al papá y un hermano. En ese mismo tiempo estuvieron en hospitalización de tercer nivel la mamá y un sobrino del paciente”, sostuvo. 

Entre los muertos durante la pandemia, aseguró que hay una mujer de 22 años y otros adultos mayores.

“Es muy doloroso cuando hacemos el reconocimiento a través de cámaras de un ser fallecido. Los familiares no pueden darle el último adiós. Es lo más difícil que hemos vivido durante estos tiempos”, manifestó.

A los pacientes que están conscientes los comunican por vídeo llamadas con los familiares. 

También con los intubados se hace igual procedimiento para que la familia vea como va evolucionando.

Image
La opinión
La Opinión