Escuchar este artículo

Al interior del partido FARC hay divisiones: analistas

Jueves, 23 de Enero de 2020
La exguerrillera holandesa Tanja Nijmeijer renunció al movimiento, lo que deja claro la fractura.

La renuncia de la exguerrillera holandesa Tanja Nijmeijer al partido FARC volvió a poner sobre la mesa las divisiones al interior de esta colectividad, divisiones que se han venido haciendo más evidentes tras conocerse del rearme de Iván Márquez y Jesús Santrich, el año pasado.

‘Alexandra Nariño’, como era conocida Nijmeijer en su época de guerrillera, fue una pieza importante dentro del equipo negociador del acuerdo de paz de La Habana. 

Sin embargo, dentro de los argumentos que utilizó para anunciar su retiro del partido político, que nació justamente de este acuerdo, señaló que no se sentía sintonizada con los temas que se decidían al interior de la colectividad y dijo que tampoco se identificaba con lo que allí se discute o planifica.

“Para mí, el partido ha mutado en algo que no puedo asimilar todavía y estoy segura que no encaja conmigo”, dijo en la carta enviada al partido FARC.

Pese a que muchos pensaban que los aires de división habían acabado con el retiro de Márquez y Santrich, por ser las cabezas visibles de la línea fariana que piensa que haber firmado la paz fue un error, esto no ha sido así. Parece que el tema va mucho más allá de diferencias ideológicas alrededor de la paz.

El experto en política, Andrés Macías, señala que esta división no es nueva, sino que con la salida del video del grupo que decidió rearmarse se ha profundizado mucho más, al punto que, recientemente, han salido figuras  relevantes dentro del partido.

“Ella, públicamente, dice que hay una división y que actualmente los integrantes del partido no la representan a ella. Otro mensaje similar salió de un miembro del partido que está en un proceso de reincorporación exitoso y que dice que el partido tampoco lo representa”, agrega.

Así mismo, dice el analista, otro hecho que evidencia la división es toda la discusión que se ha generado alrededor de la necesidad de cambiarle el nombre a la colectividad, entre otras cosas porque el video de Márquez y Santrich le dañó la imagen del partido.

El senador Pablo Catatumbo, hombre fuerte de las Farc, es uno de los que está de acuerdo con este cambio. “Ese es un tema que se tratará en el congreso del partido”.

La experta en análisis político, Bibiana Clavijo, por su lado, asegura que lo que está sucediendo es normal en cualquier partido político, que cuando nacen es cuando más se ven enfrentados por la necesidad de establecer una posición, no solamente desde lo ideológico, sino también desde el ejercicio de lo público, lo cual lo lleva a unos debates en los cuales se empiezan a evidenciar las diferencias entre copartidarios.

“Uno esperaría una posición de izquierda muy radical de sus posturas, pero en el Legislativo muestran una izquierda mucho más receptiva, más progresista”.

Image
Colprensa
Colprensa