Alerta por nuevos desplazamientos en Tibú

Miércoles, 13 de Enero de 2021
Pobladores de La Silla insisten en huir por posibles enfrentamientos.

La Defensoría del Pueblo, la Secretaría de Gobierno de Norte de Santander, alcaldes y demás autoridades analizan un nuevo caso de desplazamiento que se presenta en algunas veredas de Tibú, debido a la amenaza de posibles enfrentamientos entre las denominadas Autodefensas Gaitanistas de Colombia y el Eln.

En una acción urgente, la Fundación Progresar alertó el lunes festivo la difícil situación de seguridad por la que están atravesando los pobladores de la zona y lo que han tenido que hacer para proteger sus vidas.

Como se recuerda, el pasado 28 de diciembre se presentó una confrontación entre este grupo paramilitar y el Ejército de Liberación Nacional, que llevó a unas 150 personas de la vereda La Silla, de Tibú, a refugiarse en un iglesia del lugar.

Si bien es cierto que algunas de estas familias ya habían regresado a sus viviendas entre el 30 y el 31 de diciembre, el pasado 10 de enero decidieron volver a resguardarse en la escuela de la vereda El Ambato, tras los posibles enfrentamientos que persistirían en la zona.

Al respecto, el secretario de Gobierno de Norte de Santander, Juan Felipe Corzo Álvarez, le dijo a La Opinión que las autoridades ya están al tanto de estas movilizaciones, por lo que están tomando medidas junto con la Policía y el Ejército.

“Al parecer, no son 40 familias, como lo menciona la Fundación Progresar, sino un grupo mucho menor. Lo que pasó ayer es que esas familias siguen entre la espada y la pared, y a causa del temor de lo que está pasando, o lo que podría pasar, algunas familias, nos dicen que son alrededor de 12, habrían decidido resguardarse”, sostuvo Corzo.

El funcionario aseguró que en el último fin de semana no se presentaron enfrentamientos entre los grupos armados ilegales y que el desplazamiento de estas personas obedece a los rumores que hay en la zona sobre una nueva confrontación para hacerse con el poder sobre los cultivos ilícitos.

“Esta es una zona bastante complicada por los cultivos iícitos, por la coca y pues esa comunidad es presionada fuertemente por parte de la guerrilla, quienes compran ese material. Ahora entre estos grupos se pelean el producido (sic)”, agregó  Corzo, al recordar la presencia en la zona del Eln, Epl y ahora las Autodefensas Gaitanistas.

Por su parte, el defensor Nacional del Pueblo, Carlos Camargo Assis, informó que desde el sábado 9 de enero “se inició misión humanitaria” en las veredas La Silla, Totumito-Carboneras y El Empalme, en Tibú, debido a  la dura situación a la que se enfrentan las comunidades.

Camargo Assis, quien solicitó a la Fuerza Pública garantizar la seguridad y hacer un acompañamiento permanente a la  población, también considera que los desplazamientos de las últimas semanas se han dado por cuenta de  la incursión y enfrentamientos entre los grupos al margen de la ley.

“Las familias expresaron su temor por luchas motivadas en el control territorial para minería ilegal y cultivos ilícitos”, escribió el funcionario en Twitter.

Atentos en Cúcuta
Entre tanto, la secretaria de Posconflicto y Cultura de Paz de la Alcaldía de Cúcuta, Elisa Katherine Montoya Obregón, le dijo a La Opinión que desde la administración municipal han indagado sobre lo que viene ocurriendo en la zona, pero que hasta el momento ninguna de las denuncias se ha originado en el municipio de Cúcuta.  

“Todavía no tenemos ningún tipo de registro, ningún tipo de desplazamiento, ni individual ni masivo, por supuesto que con la situación de seguridad que hay en la región cualquier cosa puede pasar, no descartamos que puedan llegar personas esta tarde o mañana”, afirmó.

Frente al fenómeno de la migración, la funcionaria expresó que ya existe una ruta establecida por diferentes normas en la administración municipal, por lo que, de llegarse a presentar uno o varios casos, “la Alcaldía seguirá esa ruta de atención humanitaria para poder brindarle a esas personas la  atención requerida”.