Escuchar este artículo

Ciudadanos hablan sobre la baja calificación del Concejo de Cúcuta

Domingo, 14 de Febrero de 2021
La Opinión consultó a nueve cucuteños sobre la labor de la corporación.

El Concejo de Cúcuta, como todas las corporaciones de elección popular, están bajo la lupa de los ciudadanos. Siempre hay una medición de su gestión y generalmente la calificación es negativa. Una reciente encuesta raja a la corporación local.

La Opinión consultó a nueve habitantes de la ciudad sobre el Concejo y esto opinaron.

Liliana Mora Mogollón, comunicadora social, exconcejal de Cúcuta

“El Concejo de Cúcuta es una corporación político administrativa y pública. Su principal función constitucional es el control político sobre la administración municipal. 

Desde ese punto de vista y con base en la experiencia que tuve como concejal, es muy difícil medir a esta corporación por resultados en obras, por cuanto eso es una función exclusiva del alcalde y su gabinete de trabajo. El Concejo debe presentar informe y rendición de cuentas sobre el trabajo de cada secretaría conforme al Plan de Desarrollo propuesto, el cual contiene indicadores de gestión.

Calificar o descalificar el Concejo de Cúcuta, para desprestigiar a sus miembros no es el punto en cuestión porque sería seguir en ese círculo viciosos politiquero, que no busca alternativas, ni soluciones sino criticar y señalar sin pruebas. Yo conozco a varios de los miembros del Concejo y sus hojas de vida indican que están enteramente capacitados para ejercer su función”.

Myriam Elsy Camargo de Gamboa, contadora pública, exdocente de la Universidad Francisco de Paula Santander

“Creo que la mayoría del Concejo se encuentra dependiendo del señor Alcalde y de los beneficios que esta obediencia les genera.

Creo que al Concejo el bienestar del pueblo cucuteño lo tiene sin cuidado. Creo que desconoce la ciudad, el departamento, el país y el mundo en que vivimos. Tampoco le preocupa el momento histórico en el que nos encontramos, ni el futuro que nos espera. Si fuera consciente de esa realidad priorizaría las necesidades del momento que en mi concepto son:

  1. Salud.
  2. Hambre.
  3. Seguridad.
  4. Generación de empleo, que influye en las tres anteriores.

¿Dónde se encuentra la gestión de los concejales y su alcalde para que el gobierno Central pague $71.000 millones que le debe al Hospital Erasmo Meoz, por atención a los desplazados?”  

Carlos Arturo Ramos Mejía, abogado, director de la Corporación Red Departamental de Defensores de los Derechos Humanos en Norte Santander

“Se esperaba que este fuera el Concejo admirable, y terminó siendo una corporación execrable. Un espejo donde se ve Yáñez en todo su esplendor, en nada distintos; ambos vanidosos, convencidos de que están sintonizados con las necesidades de las ciudadanías cucuteñas. Tan desconectados y desubicados todos. 

Por suerte, en Colombia la revocatoria sólo aplica para alcaldes y gobernadores, no para otros funcionarios de elección popular como es el caso de los concejales. De ser posible, hoy no solo estaríamos ocupados con el proceso de revocatoria del alcalde. 

Están a tiempo, por el bien de la ciudad, de dedicar toda su energía en sesionar en favor de la formalidad laboral y el emprendimiento, la seguridad, movilidad y la superación de la pobreza”. 

Alejandro Canal Lindarte, arquitecto y psicólogo, exconcejal de Cúcuta

“La corporación municipal tiene claramente definidas sus funciones en la Ley. Desde el ámbito netamente político, el control al ejecutivo es su esencia; en el campo de la coadministración, está facultado para estudiar, modificar y aprobar proyectos de acuerdo de iniciativa del Alcalde o propia. En estas dos funciones, poco se conoce por ausencia de contenido o por falta de comunicación. Solo se sintió su presencia, con los escándalos surgidos a propósito de la elección de Contralor y Personero, donde quedó claro que el poder político en el Concejo Municipal responde a directrices intramurales   y a complacencias con el discípulo amado.   En conclusión, poca o ninguna respuesta se conoce a los problemas locales y menos a la función pública municipal”.

Carlos Eduardo Ramírez Quintana, abogado, exsuperintendente regional de sociedades

“Si bien hay concejales con capacidad que debaten y disciernen sobre lo que conviene a la ciudad hay otros muy limitados en su accionar que actúan a la orden del consueta por cuenta de los nichos de poder que han manejado la ciudad de acuerdo a sus irracionales instintos y sus intereses perversos.

Es pertinente que alcalde y concejales trabajen de consuno en busca de mitigar los graves problemas que afectan a Cúcuta, como el desempleo, la seguridad personal, la movilidad y el espacio público, que deben ser enfocados por quienes conforman la administración municipal en busca de soluciones reales. Hasta ahora todo está plasmado en buenas intenciones”.

Claudia Alejandra Terra Guerra, activista política, defensora de los derechos de la mujer.

“Entre las funciones específicas del Concejo está el de ser fiscalizador. Durante el periodo 2020 la corporación realizó el control a cada una de las secretarías lo cual es un apoyo a la Administración para redireccionar y corregir. En la situación actual de la humanidad con la pandemia el trabajo se vio un poco limitado, pero esto no fue impedimento para tomar en cuenta a las mujeres.  Destaco la gestión de la concejal Carime Rodríguez quien logró la creación de la Comisión Legal para la equidad de género”.  

Jairo Pérez Aranguren, abogado, exprocurador judicial administrativo en Norte Santander

“En primer término, debo resaltar que hay una división muy marcada en el Concejo, generando desequilibrio entre las dos fuerzas que representan el sentir de las comunidades.

Como fruto de la voluntad del pueblo cucuteño han sido elegidos tanto el alcalde como los concejales, con la diferencia que es al alcalde a quien le corresponde instruir las políticas públicas, todos los aspectos inherentes al mejoramiento y desarrollo de la ciudad.

Puedo decir que la labor de los concejales es escasa, razón está que debe mover a los corporados a mejorar su concurso y trabajo, para los logros de la ejecución del Plan de Desarrollo y no constituirse en muro de contención o de obstrucción de la labor del mandatario, en perjuicio de los moradores de la ciudad”.

José Rafael Espinel, dirigente político, secretario del Partido Dignidad en Norte Santander

“El Concejo de Cúcuta es el reflejo de una ciudad que poco a poco ha venido perdiendo su identidad y el legado, moral y de trabajo productivo de nuestros antepasados, lo cual se materializa en el 73,3 % de informalidad y 24,6 % de desempleo.

Cúcuta Cómo Vamos revela en sus conclusiones que el Concejo ha perdido credibilidad y se oye decir que “el Concejo no sirve para nada”. La verdad es que hace mucho tiempo que no son elegidas personas que se preocupen más por los intereses generales de la ciudad que por sus prerrogativas personales.

Claro está que esto puede cambiar si los valientes, dignos trabajadores y empresarios que hay en la ciudad, que contra viento y marea producen artículos de buena calidad, tanto para cubrir el mercado interno como para exportar, levanten su voz y elijan líderes que no solo sean honestos, sino que sepan unir a la población en un haz de voluntades para crear riqueza y paz en nuestra querida y amada ciudad fronteriza de Cúcuta”.

Miriam Támara Carrero, educadora, directora de la Red Nortesantandereana para una Escuela sin violencia

“Muchos no entendemos lo que en realidad hace el Concejo. Pero lo que evidenciamos es que antes de sentarse en su curul los  miembros de la corporación arman grupos de coalición y oposición, y con esa polarización empiezan a jugar con intereses propios y de los partidos. 

Se levanta la voz entre más amigos se tenga. De repente, llegan negociaciones y reuniones, casi siempre convocadas por el secretario privado y de Gobierno, y entonces se va mermando el volumen de la voz.  

2020 fue el año de los mercados y los entiendo. 2021 espero que en algunos de sus debates hablen de educación y de salud mental. No encuentro temas más importantes que esos en la agenda de la ciudad de Cúcuta”.

Image
Cicerón Flórez Moya
Cicerón Flórez