Escuchar este artículo

Comisión de la Verdad ha recogido 674 testimonios en la región

Sábado, 25 de Abril de 2020
El ente busca esclarecer cuáles fueron las causas de tantos años de violencia armada en Norte de Santander

Reconstruir la verdad de un conflicto que se ha prolongado por décadas y que ha dejado miles de víctimas no ha sido fácil en Norte de Santander, pues la confrontación armada sigue activa, principalmente en la zona del Catatumbo, donde se concentra gran parte de esa historia de dolor y muerte que no para de golpear a  la región.

Aun así, desde hace un año, la Comisión de la Verdad comenzó en firme su trabajo en el departamento, con el fin de intentar esclarecer cuáles fueron esas causas que han originado tantos años de violencia en esta zona del país.

Aunque durante esta primera etapa la entidad ha estado dedicada al posicionamiento de la Comisión, la pedagogía del proceso y a establecer alianzas con la institucionalidad y las organizaciones que tienen presencia en el territorio, también avanzaron con la recolección de testimonios.

A la fecha, en esta región del país 674 personas han contado de  manera voluntaria su historia sobre lo que les ocurrió en el marco del conflicto armado y la forma en que esto ha afectado sus vidas.

Entre tanto, un total de 2.434 personas de los diferentes municipios de Norte de Santander se ha vinculado a las diferentes actividades organizadas para avanzar con los procesos de investigación.

“El año pasado fue un año especialmente centrado en la pedagogía, pero también iniciamos con el proceso de esclarecimiento. La  territorial articuló su trabajo con instituciones del nivel nacional como la ARN, ART, las Personerías, las secretarías de despacho, la Defensoría del Pueblo,  y muchas otras”, explicó Lorena Corvera, coordinadora de la Comisión de la Verdad, territorial Norte de Santander.

Dijo que, adicionalmente, durante estos primeros meses avanzaron en el proceso de articulación con organismos internacionales, y  la Comisión logró acercarse también a organizaciones como Raíces Afro, la Red de Mujeres Víctimas del Catatumbo y diferentes mesas de víctimas.

Se consolidó la ruta de investigación

La coordinadora de la territorial destacó que otro de los grandes logros obtenidos en este primer año de trabajo, es que la Comisión pudo consolidar la ruta de investigación sobre las causas del conflicto en el departamento y la definición de los núcleos temáticos que pueden explicar eso que ocurrió.

“El año pasado la Comisión definió diez núcleos temáticos para su investigación. Son 10 líneas de investigación y cada territorio, de acuerdo con la investigación previa, definió sus núcleos e inició la recogida de testimonios para esas líneas específicas, de tal manera que se ahondará mucho más en el tema”, precisó Corvera.

La funcionaria explicó que si bien en todo este proceso la escucha está abierta a toda la comunidad nortesantandereana, se priorizaron algunos ejercicios, partiendo de la base de que estos podrían ayudar a entender los hechos de una mejor manera.

“Entre las actividades desarrolladas hicimos diagnósticos participativos en Tibú y El Tarra, Ocaña y San Calixto; también diagnósticos comunitarios con mujeres de La Gabarra, Cúcuta y otras zonas. Así mismo, se adelantaron diversas entrevistas colectivas, donde participaron mujeres, integrantes de la comunidad LGTBI, además de que se adelantó un trabajo de acercamiento y acuerdo con los pueblos étnicos”, precisó la representante de la Comisión.

Procesos de reconocimiento

Como parte del diálogo social liderado por esta entidad para cumplir con el objetivo que se ha trazado en el país, Lorena Corvera indicó que durante 2019 también fue posible avanzar en los procesos de reconocimiento de las víctimas que ha dejado el conflicto en el departamento.

“Estos procesos se centraron el año pasado, principalmente, en la dignificación de las víctimas, en reconocerlas como sujetos de derechos y como sujetos políticos”, señaló la coordinadora de la territorial.

Dijo que en la región, particularmente, se priorizaron tres núcleos para su reconocimiento: las mujeres buscadoras, esas que siguen tratando de encontrar a los seres queridos que han desaparecido en medio de la guerra o que están ayudando a otros a encontrarlos; los niños, para que no sigan siendo involucrados en el conflicto, y los campesinos, teniendo en cuenta que, durante décadas, han sido los principales afectados de la lucha armada que se ha librado en el país.

A nivel nacional, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición logró recoger durante 2019 un total de 10.755 entrevistas que representan un cumplimiento del 90% de la meta que se habían trazado para este primer año.

“Los equipos han recibido mayoritariamente testimonios de víctimas, familiares y testigos a través de entrevistas individuales e historias de vida o entrevistas a profundidad. No obstante, se reporta solo un 2% de entrevistas a comparecientes y actores civiles en el marco del conflicto”, señala el informe rendido el jueves, de manera virtual.

En el caso de comparecientes y actores del conflicto, con las Farc  los ejercicios de esclarecimiento han sido entrevistas colectivas.

Image
La opinión
La Opinión