Cría de búfalos, la nueva apuesta de los ex-Farc en Tibú

Lunes, 19 de Abril de 2021
Ascamcat transfirió el proyecto productivo en Caño Indio y se hizo una inversión compartida por más de $676 millones.

Por décadas, la subregión nortesantandereana del Catatumbo se ha asociado exclusivamente con narcotráfico y violencia, y a eso ha sido reducida por muchos. Sin embargo, más allá  de ese fantasma que persigue a sus habitantes también hay actos que contribuyen a la paz del territorio.

Un ejemplo de ello es el proyecto bufalino que desde el 2008 viene haciendo sus aportes al desarrollo de la zona, bajo el liderazgo de Ascamcat, y que ahora fue transferido a personas en proceso de reintegración en el antiguo Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Caño Indio (Tibú). 

“Esta iniciativa se genera a partir de dos componentes: uno productivo, que busca afianzar las capacidades y medios para la reincorporación económica, y otro componente social que está ligado a la difusión, promoción y defensa de los derechos humanos, generación de habilidades para la reconciliación, convivencia, la construcción de paz y la protección colectiva del territorio”, explicó la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN). 

Según esa entidad, en este nuevo traspaso se hizo una inversión compartida por más de $676 millones para el fortalecimiento del proyecto de cría y recría de búfalos. 

Así funciona el proyecto 

Esta iniciativa tiene su génesis en el año 2000, cuando las Naciones Unidas, a través del PNUD, financió un proyecto de cría de búfalos a la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra (ACVC), que permitía a los campesinos acceder a estos ejemplares cuyo valor era hasta de cinco veces frente a un bovino, logrando adquirir 73 animales.

El proyecto arrancó con una pasantía para el manejo de la cría de búfalos, cercas eléctricas, ordeño, entre otras prácticas, pero la ACVC también empeñó su palabra con el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio y el PNUD, de que a los 10 años devolvería el proyecto bufalino a una organización campesina, con arraigo en el territorio. 

En 2008, la elegida fue la Asociación Campesina del Catatumbo (Ascamcat), que en los últimos años administró el mismo número de ejemplares, sacando provecho de su cría y aportando a la generación de riqueza y empleo en la región, beneficiando a cerca de 30 familias que cambiaron las economías ilegales, por la cría y procesamiento de derivados lácteos de esta especie. 

Nuevamente, y tras cumplir el periodo a su cargo, Ascamcat cumplió con su promesa y ahora transfirió el proyecto (con 70 hembras y tres machos), a los exintegrantes de las Farc que hicieron su proceso de reintegración a la vida civil en el antiguo ETCR de Caño Indio, así como a las comunidades aledañas.

 

Image
Ascamcat le transfirió a los excombatientes 73 búfalos. / Foto: Cortesía

 

Beneficio para todos 

Dairo Vallejo, representante legal de la cooperativa conformada por firmantes de paz, Comprocat, manifestó la esperanza de que otras comunidades reconozcan la sostenibilidad y viabilidad de este tipo de proyectos y que con el tiempo se interesen en la comercialización de búfalos.  

“Con la entrega de este proyecto y al ponerlo en desarrollo y crecimiento en el antiguo ETCR Caño Indio, vamos a resultar beneficiados los reincorporados y las comunidades aledañas” añadió. 

Andrés Stapper, director general de la ARN, manifestó la importancia de esta iniciativa para el desarrollo económico y social de la población en reincorporación y las comunidades vecinas. 

“Como Agencia acompañamos la formulación de esta propuesta productiva que fue presentada al Fondo Multidonante de las Naciones Unidas. Hoy vemos los resultados de la importancia de la articulación para alcanzar la transformación de los territorios hacia la reconciliación y la paz en la legalidad” dijo. 

Según cifras de la ARN, más de 212 personas se beneficiarán directamente de la iniciativa productiva bufalina, de las cuales cerca de 80 están en proceso de reincorporación. Entre tanto, el alcance de beneficiarios indirectos llega a los 720, de los cuales 279 habitan en la vereda Caño Indio, 154 en la vereda Palmeras Mirador, 154 en la vereda El Progreso Dos y 69 en la vereda Chiquinquirá. 

“Las Naciones Unidas, junto con el Gobierno Nacional, a través de una convocatoria que hizo el Fondo Multidonante, seleccionamos proyectos que tienen como propósito vincular a las comunidades y excombatientes para reforzar los procesos de reincorporación”, afirmó Pontus Ohrstedt, jefe de la Oficina de la Coordinadora Residente de Naciones Unidas en Colombia.  

Para la sostenibilidad del proyecto, los excombatientes cuentan con aliados estratégicos que le apuntan a la producción y comercialización, como la Gobernación de Norte de Santander, la Alcaldía de Tibú, la Cámara de Comercio de Cúcuta, el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), la Universidad Francisco de Paula Santander, el Sena y el ICA.

Image
La opinión
La Opinión