Escuchar este artículo

Demarcación es temporal y no cambia el uso de suelos: Cuadros

Miércoles, 11 de Noviembre de 2020
Nueve horas duró el debate de moción de censura en el Concejo de Cúcuta contra el secretario de Gobierno.

Cerca de nueve horas de discusión, duros cuestionamientos y calificativos por parte de unas mayorías que insisten en que Francisco Javier Cuadros se extralimitó en el ejercicio de sus funciones como secretario de Gobierno y un funcionario que se sostiene en que la demarcación del espacio público para la organización de los vendedores ambulantes es temporal y no permanente, fue el resultado del álgido debate de moción de censura que tuvo lugar ayer en el Concejo de Cúcuta. 

Aunque solo hasta en los próximos días se sabrá cuál es el desenlace de la histórica citación, la expectativa quedó puesta en si los 11 proponentes de la medida que podría dejar por fuera del cargo a Cuadros lograrán los 13 votos positivos que se requieren para avalarla.

Durante la sesión de este martes, que comenzó sobre las 10:30 de la mañana y se extendió hasta las 7:00 de la noche, 14 de los 18 concejales pidieron la palabra para replicar la intervención del secretario y de una u otra forma dejaron ver cuál sería su postura frente a la votación de la moción.

Del bloque mayoritario (11), solo nueve se involucraron en la discusión y ratificaron sus críticas por el proceder, presuntamente irregular, de la administración frente al manejo del espacio público. Ellos fueron los concejales Álvaro Raad, Oliverio Castellanos, Carime Rodríguez, Edison Contreras, Leonardo Jácome, Nelson Ovalles, Alejandro Castellanos, Jair Díaz y Juan Diego Ordóñez.

Vendedores informales protestan en Cúcuta, en apoyo a Cuadros Los otros cinco, entre tanto, respaldaron el proceso que viene adelantando el gobierno municipal para ponerle orden a las ventas informales, o simplemente le restaron relevancia al debate que insisten en dar las mayorías. En este grupo aparecen: Guillermo León Báez, Edward Varón, Carlos Luis Chacón, Albert Casadiegos y Carlos Dueñas. 

Los únicos que no intervinieron fueron los concejales Carlos García Alicastro, Víctor Caicedo, Jorge Acevedo y Edwin Duarte. Los dos últimos hacen parte del bloque que firmó la proposición que le dio origen a la audiencia de moción de censura.

De ahí que, tras el debate, el escenario no quedó completamente claro ni definido frente a la suerte que podría correr Francisco Javier Cuadros al frente del despacho de Gobierno, pues los únicos  seguros hasta el momento son los 11 votos positivos de los concejales que pidieron citar al secretario.

La respuesta de Cuadros

La decisión de llamar al secretario de Gobierno municipal a un debate de moción de censura tiene su origen en las presuntas irregularidades en que habría incurrido el funcionario al demarcar varias calles céntricas de la ciudad, en julio pasado, para ordenar a los vendedores informales.

En criterio de algunos de los concejales que participaron ayer en la discusión, Francisco Javier Cuadros se extralimitó en el ejercicio de sus funciones, puesto que no solo entregó el espacio público sin tener las facultades para hacerlo, sino que violó principios como el de la igualdad, al darles prelación a unos vendedores sobre otros.

No obstante, en su exposición, que se prolongó durante una hora y media, Cuadros insistió en que la medida que se tomó de manera temporal por parte de la administración para garantizar los protocolos de bioseguridad establecidos por el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia por la COVID-19, no se trató ni de una entrega, ni un alinderamiento del espacio público como lo planteó el Concejo, sino una demarcación.

“(…) se tiene que en el presente caso no se dio la “entrega” porque esto implicaría una celebración previa de un contrato que no existe; tampoco es “alinderamiento”, porque esto implica la identificación de un bien inmueble con el fin de realizar un negocio jurídico entre particulares que no resulta aplicable al caso concreto de la moción de censura, puesto que dicho “alinderamiento” exige requisitos que no se han dado en el presente caso”, dijo.

En ese sentido, recalcó que la decisión fue adelantar una demarcación temporal que consistió en una marca visible con pintura como guía para facilitar el distanciamiento físico entre los vendedores informales, después de varios intentos fallidos a través de líneas imaginarias.

El funcionario argumentó que la medida estaba dirigida a una población de especial protección constitucional, “pues se encuentran en una circunstancia de debilidad manifiesta por su condición de vulnerabilidad social y económica”, situación que se hizo aún más compleja con la llegada del coronavirus.

Esta demarcación solo se puede comprender en el contexto social e institucional de la emergencia COVID-19, reaccionando de forma rápida ante la necesidad de garantizar el distanciamiento físico y los derechos humanos, orientados en la Sentencia C-145 de 2020”, reiteró ante la plenaria.

El secretario también enfatizó en que los cuadros que se pintaron en las calles no corresponden a una política del espacio público que modifica el uso de suelos y que tampoco es una acción de una política de reubicación de vendedores informales.

De igual forma, recordó que esta se dio en el mismo espacio en el que se encontraban los vendedores desde años atrás. 

“Esta demarcación temporal, con sustento constitucional y normativo, también se concibe como un producto de concertación ciudadana entre la administración municipal, las autoridades civiles y policiales, y las organizaciones representantes de la población de vendedores informales”, dijo el secretario.

Señalan improvisación

Varios de los concejales que intervinieron en la sesión coincidieron en señalar que la demarcación por la que cuestionan el proceder de Francisco Javier Cuadros es una medida “improvisada, caprichosa, vergonzosa, equivocada” y que no representa una verdadera alternativa para los vendedores informales.

Para el concejal Álvaro Raad, del Centro Democrático, la Alcaldía de Cúcuta no podía ampararse en la bioseguridad para entregar el espacio público. “Le pregunto: ¿usted qué fue lo que hizo: regaló, prestó, vendió, qué fue lo que hizo? Usted no puede parcelar, no puede alinderar el espacio público. No le mienta a la ciudad. Está sembrando una esperanza absolutamente falsa a los vendedores”, dijo.

Oliverio Castellanos, de Cambio Radical, fue más allá y consideró que Cuadros violó la Constitución y la ley al no garantizar la protección del espacio público como es su función, además de que improvisó una “supuesta solución para los informales”. 

El dirigente calificó la presentación del secretario como “un discurso socialista” y dijo que el Concejo está listo para apoyar una política pública clara para los vendedores, pero que no los engañe.

Por su parte, Leonardo Jácome, del Partido Conservador, quien también cuestionó duramente la respuesta entregada por el funcionario, consideró que los vendedores no le deben nada al secretario de Gobierno, pues esa es su función.

“En los semáforos, ahí está el COVID con toda esa cantidad de gente a la que nadie le hace control. El COVID está regado en la ciudad porque usted no ha sido capaz de hacer control y para eso le pagan su sueldo y tiene su presupuesto. ¿Dónde están los auxilios económicos? Esto no es un capricho personal. La discusión más allá de haber marcado o no una calle, está es en la inoperancia de su Secretaría, Francisco”, le reprochó Jácome a Cuadros, al tiempo que le planteó que si no era capaz de responderle a la ciudad, era mejor que diera un paso al costado.

Otra de las voces duramente críticas fue la del presidente del Concejo, Nelson Ovalles, quien aseguró que el eje del debate no es si los ambulantes tienen derecho o no a ocupar el espacio público, sino la forma de proceder de la Secretaría de Gobierno frente a la medida que se adoptó y si el secretario estaba facultado para ello, desconociendo el papel que juega el Concejo.

“Lo que se define en este debate son las bases en las que se fundamenta el Estado Social de Derecho y el sistema de pesos y contrapesos.  Usted, secretario, decidió tomar el camino equivocado, basado en la soberbia, egolatría y narcisismo, y de manera autoritaria ha querido imponer una dictadura en la capital nortesantandereana”, dijo, y agregó que el despacho que Cuadros dirige, al igual que la administración, han asumido una posición “mitómana” y de “cinismo”.

‘Desperdicio de tiempo’

Una de las intervenciones que más ruido causó entre sus compañeros fue la del concejal del Centro Democrático, Carlos Dueñas, quien le hizo una especie de llamado de atención a la corporación, al considerar que el debate de moción de censura convocado para determinar si el secretario de Gobierno podía o no demarcar las calles céntricas era “un desperdicio de tiempo”.

“Nosotros en lugar de estar debatiendo, por ejemplo, las salidas frente a la problemática que vive la ciudad en el ámbito económico, estamos pensando es que si porque pintaron unas calles de la ciudad, merece o no salir un secretario de la administración”, dijo.

Dueñas les preguntó a sus compañeros si consideraban que con la salida de Cuadros se lograrían solucionar los problemas del espacio público que hay en Cúcuta. “Es posible que no lo mantengamos, pero no sé si esta es la solución”, manifestó. 

Dueñas consideró que la proposición a partir de la cual se citó el debate de moción de censura es “superflua” y trajo a colación el caso de un secretario de despacho en Palmira (Valle) al que el Concejo apartó del cargo con una medida similar, pero un juzgado lo restituyó, tras considerar que se había atentado contra el derecho al debido proceso.

“Eso es lo que a mí me preocupa, porque desde que llegué a esta curul he tratado de defender los postulados legales y lastimosamente no he sido escuchado en algunos casos, de los cuales se han desprendido procesos disciplinarios”, manifestó.

Durante el debate, varios líderes de vendedores ambulantes estuvieron presentes respaldando al secretario de Gobierno, pues consideran que esta es la primera vez que una administración los tiene en cuenta para avanzar en procesos de concertación y que los ha escuchado para lograr mejores soluciones.

Image
La opinión
La Opinión