Escuchar este artículo

'El Estado ha dejado solo al Norte de Santander, en manos de las mafias’: Senador Rodrigo Lara

Martes, 29 de Diciembre de 2020
11 senadores hacen parte de la bancada liberal social democráta que constituyó Lara.

Hijo del exministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, asesinado a manos de las mafias del narcotráfico en 1984, el senador Rodrigo Lara Restrepo considera a su padre como su columna vertebral, aunque afirma que el objetivo no es llevar su bandera, sino trazar su propio camino, el mismo que ha venido forjando después de encarrillarse en la política en 2006, que le permitió acumular experiencia en la Cámara de Representantes y en el Senado de la República, las cuales le bastaron para retomar sus ideales, los del liberalismo social demócrata.

¿Por qué renunció a Cambio Radical?

Yo siempre he tenido unas ideas mucho más reformistas, siempre he sido liberal social demócrata, siempre he creído en las reformas profundas pero en el marco de la democracia liberal, algo que se hace tan distinto de la derecha radical, y bueno, se dieron esas circunstancias y presenté renuncia a Cambio Radical e inmediatamente constituí un Grupo Parlamentario Liberal Social Demócrata.

¿En qué consiste ese grupo, cómo funciona, qué se busca con él?

El grupo unió a varios senadores, esto no es propiamente un partido pero funciona como una bancada, como un grupo parlamentario y el éxito fue inmediato, 11 senadores se matricularon y lo que se viene en enero es la constitución de la fundación para promover nuestras ideas y convertirlas en una opción que unifique eso que llaman el centro.

¿Qué es el centro para Rodrigo Lara?

Si usted observa el centro no existe, el señor del centro es la persona que está ubicada entre Petro y Uribe pero pues tiene que creer en algo, tiene que materializar eso en un proyecto político. Para mí lo que la gente llama centro es esto: liberalismo social demócrata, que debe constituirse en una causa tan fuerte como la izquierda marxista de Petro y la derecha populista del Centro Democrático, y tiene que ser igual de fuerte como proyecto, como idea, como sueño colectivo, para derrotarlos.

La gente está aburrida de esa forma de hacer política que consiste en dividir a los colombianos. El Gobierno actual ha demostrado que divide de día, y de noche, cuando nadie los ve, gobiernan por y para los tres o cuatro hombres más ricos de este país, y creo que lo demostraron en esta crisis porque no ayudaron a las micro empresas, ayudaron únicamente a las grandes empresas, no obligaron a los bancos a prestar dinero, no ayudaron a los hogares, y a los pocos que le brindaron la mano fue con 160.000 pesos.

¿En qué consiste esa propuesta Liberal Social Demócrata?

Nosotros creemos que el marco de la democracia está en la separación de poderes, en el respeto pleno de la justicia, que crea en la economía de mercado, en el individuo y sus libertades, y proponga una política de reformas muy profundas, como por ejemplo fortalecer la educación pública y salvar a los estudiantes de los créditos del Icetex, como lo vengo proponiendo hace años, que proteja la producción nacional, el empleo colombiano, una política industrial, de reforma rural profunda y que combata a narcotraficantes y mafiosos porque la seguridad es fundamental, pero que al mismo tiempo ofrezca garantías a los campesinos.

¿Lo que usted propone no es lo mismo que dice Sergio Fajardo?

El problema de Sergio Fajardo es que no asume posiciones, es una persona que nunca se sabe qué está pensando, él quiere quedar bien con todo el mundo y eso en política es muy peligroso porque uno tiene que saber, con mucha certeza, qué camino va a tomar ese candidato presidencial si llegara a ganar la contienda, cuáles son sus posiciones. Me parece que el fracaso del centro es asociarse con tibieza, falta de carácter. Necesitamos es un espacio político entre los dos extremos con personalidad, con una causa política muy clara.

¿Qué considera que heredó de su padre?

El legado de mi padre es para mí una columna vertebral, es un norte y una orientación en mi vida, pero yo poco lo menciono públicamente. Conociendo a mi padre, aunque él murió cuando yo era muy niño, a él le hubiese frustrado que toda mi carrera política consistiera en hondear sus banderas, esperaría que desarrollara mi propio camino, y ese ha sido mi propósito en la vida, es decir, su legado volverlo una fuente interior de inspiración, y públicamente trazar mi propio camino.

De él yo recibo una determinación de carácter muy fuerte porque ese es un primer elemento que lo caracterizó a él, y en segundo lugar un amor muy grande por Colombia y por las causas que él representaba, tanto era ese amor y esa voluntad que ofrendó su vida en ese esfuerzo, por eso los colombianos lo recuerdan como un hombre que dio mucho de sí mismo.

¿Qué mirada se tiene ante las maquinarias políticas en Norte de Santander?

Las maquinarias existen en todo el país, pero yo veo cierto estado de descomposición muy grande en Norte de Santander, porque es una mezcla entre clientelismo, corrupción y narcotráfico muy preocupante (…) y eso implica básicamente que el Estado ha dejado solo al Norte de Santander en manos de unas mafias muy peligrosas. Yo creo que una prioridad del próximo gobierno es combatir esas mafias, sustraerlas y extraerlas completamente de la política y devolverle al pueblo nortesantandereano una democracia plena y libre de este tipo de estructuras nocivas.

¿Cómo ve la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc?

Ha tenido una implementación parcialmente imperfecta por parte del Gobierno, en algunas cosas han hecho un esfuerzo, en otras lo han ignorado y se han ensañado en lograr propósitos politiqueros como destruir la JEP, pero el Proceso de Paz ya llegó, se quedó y nadie lo va a echar para atrás. Yo creo que hay que hacer un esfuerzo para implementar lo que falta, sobre todo la reforma rural integral que no se ha hecho y que devolvería la posibilidad al campo de salir adelante, de prescindir del narcotráfico y de esos cultivos.

¿Cómo califica las gestiones del Gobierno Nacional para adquirir la vacunación contra la COVID-19 en el país?

Nos faltan muchos detalles y mucha información, sabemos que los primeros lotes de vacunas llegan en febrero, veo que hay cierto retraso frente a los países del vecindario, esto es muy grave porque lo ideal era empezar a vacunar al personal médico en diciembre, tenemos tragedias como la que se vive en Norte de Santander. Esta pandemia deja 200-220 muertos diarios, todos los días son valiosos para arrancar. El Gobierno de cierta forma se durmió y el precio es que vamos a empezar la vacunación tarde.

Redacción
Óscar Andrés Olarte Castro
oscar.olarte@laopinion.com.co

Image
La opinión
La Opinión