Escuchar este artículo

El superintendente de Salud exige calidad y cumplimiento a las EPS

Sábado, 1 de Diciembre de 2018
Desde Cúcuta, Fabio Aristizábal Ángel, titular de la entidad, expuso los puntos centrales de su gestión.

Desde agosto de este año el odontólogo Fabio Aristizábal Ángel asumió la Superintendencia de Salud. Llegó a ese cargo tras una cercana relación política con el presidente Iván Duque y el Centro Democrático. En las pasadas elecciones fue candidato al Senado. Pero su papel más relevante fue el de armar el programa de salud para este nuevo Gobierno. Y allí está en funciones. La semana pasada estuvo en Cúcuta y La Opinión lo entrevistó.

¿Cómo encontró el sector de la salud a su llegada a la Superintendencia?

-Más dramático de lo que pensé. Sabía que el país tenía problemas delicados en este campo, pero no de tal gravedad. Muchas de esas situaciones envejecieron mal. No se corrigieron a tiempo. Hay IPS y EPS demasiado afectadas. Básicamente lo que se encuentra es una crisis de flujo de recursos muy aguda. Son las EPS que no constituyeron su patrimonio, que no tienen las reservas técnicas necesarias, sin margen de solvencia, pero las dejaron seguir funcionando y hoy tienen una deuda muy grande con la red hospitalaria y a este Gobierno le corresponde corregir ese desgreño.

¿Para usted que es lo más grave en ese conjunto de problemas?

-Indudablemente, lo grave es la deuda acumulada  que tienen algunas EPS con la red hospitalaria pública y privada.  Desde el Gobierno nos corresponde proteger la red pública. El incumplimiento en el pago de las obligaciones pendientes ha dañado la calidad en los servicios de salud. La calidad requiere de la fluidez de los recursos económicos, a fin de pagarles bien a los médicos y garantizar la tecnología.

¿Cómo está funcionando el sistema de salud subsidiada?

El régimen subsidiado tiene un problema grave. La mayoría de las EPS no ha constituido bien sus reservas. Y como estas contratan con la red pública la tienen reventada. Hay una ventaja: lo que no está incluido en el pos del régimen subsidiado es mucho menor de lo que se debe en el régimen contributivo. Sin embargo, la administración del régimen subsidiado ha sido más deficiente que la del contributivo.

¿Y a la red hospitalaria del país cómo la ve?

Veo angustiada la red hospitalaria por las crecientes deudas, o porque algunas de esas deudas son impagables, lo cual me preocupa mucho porque es allí donde está la falta de oportunidad y de calidad. Esto da lugar a la queja de los proveedores y de los profesionales de la salud. De otra parte, los hospitales están llegando a un límite de no retorno.

Estamos en el fondo, con una situación difícil y le corresponde al Gobierno recuperar la confianza.

Le puede interesar EPS deben $9,3 billones a los hospitales y clínicas

¿Cree que el Gobierno tiene la capacidad para reversar la situación que usted está planteando?

Claro que sí. Son muchas las acciones que estamos haciendo conjuntamente. Históricamente nunca se había hecho un trabajo tan articulado con los entes de control, Procuraduría, Fiscalía, Defensoría, Contraloría, la Superintendencia y el Ministerio. Yo estoy haciendo lo mío desde la Superintendencia, apretando a las EPS para que le cumplan a los colombianos y giren los recursos oportunamente y capitalicen. El ministro, por su parte, está haciendo lo propio. Está sacando adelante la Ley de Punto Final, la cual le va a permitir al país sincerar las deudas y que paguen quienes deben y empezar a colocar la cartera a un máximo de 90 días. Esto permitirá corregir el rumbo. A mediados de 2019 podríamos mostrar completa recuperación.

¿Qué tanto pesa la corrupción en el funcionamiento del sector de la salud?

Muchísimo. Más de lo que yo creía. Es parte de la situación que encontré en la Superintendencia. Si nosotros eliminamos la corrupción, si eliminamos la excesiva intermediación del sector, corregimos la evasión, los resultados serían excelentes. La corrupción ha hecho mucho daño. Los hospitales públicos fueron víctimas de la politización. En un proyecto de lay ya presentado se endurecerán las penas para los delincuentes y se aumentarán las multas en una mayor cuantía.

¿Dónde es más grave la corrupción, en el sector privado o en el público?

En ambos. Si hay un funcionario corrupto, tiene que haber otro en el sector privado. La corrupción en el sector salud se volvió transversal. En el sector privado hay corrupción en los proveedores. Se han inventado figuras muy sofisticadas en los contratos de comodato, las notas crédito simuladas, las SAS paralelas, para ver cómo le sacan más recursos al sistema, cuando ese patrimonio debiera ser sagrado puesto que corresponde a todos los colombianos.

¿Le ha servido el Sisbén al país en los términos en que fue concebido para ayudar a las personas de los estratos de menores recursos?

No hay una iniciativa en salud más beneficiosa para los colombianos en los últimos 50 años que la Ley 100. Cierra la brecha de inequidad entre pobres y ricos. En donde funciona bien el Sisbén usted puede encontrar un paciente pobre en la misma clínica del rico. Todavía hay barreras de acceso, pero hoy más del 50 por ciento de los colombianos son del Sisbén. ¿Usted sabe cuántas intervenciones hacemos al año? Estamos llegando a los mil millones, tanto en consultas, cirugías y en general, prestación de servicios.  Allí está la cantidad de intervenciones de que estoy hablando. A veces hacen más ruido las 350.000 quejas, que es menos del 1 por ciento. Sé que Colombia tiene que seguir mejorando. Si le quitamos recursos a los bandidos, si corregimos el rumbo y dejamos apenas las buenas EPS no tendríamos ninguna dificultad. Nunca pensamos que fueran a ser más los del régimen subsidiado que los del contributivo. Pero lo cierto es que Colombia subsidia a un alto porcentaje de su población. A nosotros a nivel mundial nos ven muy bien en nuestro sistema de salud, a pesar de los problemas. ¿Cómo fuera si corrigiéramos el lunar de recursos financieros?

¿Se podría garantizar la aplicación de un control para que no se cuelen al Sisbén quienes no están en el  rango de ese subsidio?

Estamos haciendo la tarea.  Aplicamos correctivos. Es una de las prioridades del presidente Iván Duque. Dispuso controlar evasión y formalizar los procesos, a fin de que los políticos no sigan haciendo campañas con el Sisbén. Así, mucha gente que no necesitaba ese beneficio se quedó aprovechándolo. Hay que depurarlo y sensibilizar a los colombianos para que aporte el que tenga ingresos que lo obliguen. Y a propósito, estamos en una región con un problema muy sentido como es el de la migración de venezolanos. Esto nos impone ser cuidadosos en el manejo de los recursos.

¿Qué participación tiene la salud en los programas del posconflicto que buscan consolidar la paz en cumplimiento del acuerdo suscrito entre el Gobierno que presidió Juan Manuel Santos y las Farc?

La salud siempre va ser trasversal a todos los problemas del país. Es vital. Cuando una persona está sana tiene capacidad de estudio y de trabajo. Por eso, uno de los ejes principales del país es la salud. En todos los indicadores siempre está de primero la salud. Hay que corregir lo que ande mal.

¿Usted que armó el programa de salud del presidente Iván Duque, qué resultados espera en ese campo en los cuatro años de su período?

La primera, que dejemos un modelo de aseguramiento fortalecido. Que las EPS que queden sean eficientes, atendiendo con oportunidad y con calidad y remuneradas no solamente por el número de usuarios sino también por la oportunidad en los pagos. Dos, un sistema despolitizado, una Superintendencia transparente, protegiendo la vida de los colombianos. Tres, un flujo de recursos a no más de 90 días, para que se le pueda pagar bien a los profesionales, para que esos recursos lleguen oportunamente a todas las regiones. Cuatro, los determinantes de salud que sigan cayendo. Yo estoy seguro que la mortalidad infantil, la mortalidad materna y la salud pública van a mejorar mucho en este Gobierno.

¿Usted cree que todas las irregularidades de las EPS se van a superar y que habrá un saneamiento que garantice la prestación de los servicios correctamente?

Estoy absolutamente seguro ese es mi rol, mi responsabilidad. Ya le ha dicho por todo el país que vamos a ser muy rigurosos en el manejo de los recursos. Una EPS que no cumpla no le voy a permitir que siga funcionando. Eso es fortalecer el modelo. No quedarán sino las EPS que sean solventes, cumplan con calidad y oportunidad sus servicios y tengan al día sus pagos.

Image
Cicerón Flórez Moya
Cicerón Flórez