Escuchar este artículo

En Concejo y Asamblea aún no hay movimientos de cara a las elecciones

Lunes, 13 de Febrero de 2017
Todavía hay indecisión frente a posibles aspiraciones para los comicios de 2018.

La incertidumbre que persiste frente a las movidas políticas que se darán por parte de quienes están hoy en el Congreso, pero sobre todo las dudas por las consecuencias que pueda traer para  diputados y concejales el fallo de la exgobernadora Oneida Pinto, tienen frenada la baraja para las elecciones legislativas del próximo año, en el Concejo y la Asamblea.

Si bien todavía resta un año para los comicios, los partidos políticos empiezan a alistar con anticipación sus cartas y de esta forma tomar la delantera  en la carrera por el Senado y la Cámara de Representantes.

No obstante, por el momento, en estas dos corporaciones sus integrantes todavía no se aventuran a dar el siguiente paso, aunque por debajo de la mesa ya se empiezan a hacer los cálculos y a analizar de qué forma jugarían los interesados.

Por los lados del Concejo no se vislumbran aún posibles renuncias para apostarle a un escaño en el Congreso. Sin embargo, se sabe que los conservadores y los liberales  figuran entre los más firmes candidatos a registrar novedades en los próximos meses.

En el caso de los azules, son varios los que aseguran que uno de los más interesados en buscar un espacio en el Legislativo, después de su largo trayecto en el Concejo, es el conservador Víctor Fidel Suárez.

Y aunque de hacerlo llegaría con el aval de su partido, el principal apoyo para lograr el objetivo lo obtendría del ramirismo, dada su proximidad con el alcalde César Rojas y la organización política del exalcalde.

Suárez, junto con el secretario jurídico de la Alcaldía, Emerson Meneses, quien estaría próximo a renunciar para aspirar al Congreso, serían las principales novedades con las que el conservatismo reforzaría su lista a la Cámara.

En el liberalismo, uno de los nombres que más ha sonado de tiempo atrás como posible aspirante a la Cámara es el del concejal Alexander Salazar, quien tendría el respaldo del cristismo. Sin embargo, hoy ya no está tan claro ese panorama.

En las últimas semanas, también se ha hablado de la posibilidad de que si el representante Alejandro Carlos Chacón da el salto al Senado, buscaría abrirle espacio al concejal Jaime Ricardo Marthey en la Cámara.

Aunque el dirigente reconoce que, por ahora, un proyecto en este sentido no le resulta atractivo, la dinámica de la política podría ponerlo en unos cuantos meses en una nueva campaña.

En la Asamblea

El panorama electoral con miras a 2018 en la Asamblea de Norte de Santander se ha tornado similar al del Concejo de Cúcuta.

Y es que, aunque los diputados Wilmer Guerrero (la U) y Pedro Leyva (Cambio Radical) dieron luces desde muy temprano de querer buscar una silla en la Cámara de Representantes, con el tiempo estos proyectos se fueron opacando.

El primero tenía aspiraciones de convertirse en la fórmula del representante Wilmer Carrillo, si este se decide ir al Senado en las próximas elecciones, y hacia allá venía orientando sus pasos, pero desde hace algún tiempo decidió quedarse quieto y es por eso que a Carrillo se le ha visto con otros eventuales candidatos, como Jorge Acevedo.

En el caso de Leyva, allegados al diputado aseguran que finalmente este no se la jugaría por el Congreso, sino que pondría en la lista a alguien de su entera confianza, si no para lograr su elección, por lo menos ayudar a sumar votos a la lista que le permitan a Cambio quedarse con una representación en la Cámara. 

El otro nombre que sonó fue el del liberal Rafael Cáceres, quien acaba de asumir la presidencia de la Asamblea. Sin embargo, esta posibilidad resultaría mucho más remota, toda vez que de concretarse su nueva aspiración, este tendría que renunciar antes del 11 de marzo a la mesa directiva, para no inhabilitarse, por ser ordenador del gasto.

Así las cosas, por lo menos hasta antes de mitad de año no se escucharía de renuncias en estas dos corporaciones, con miras a las próximas legislativas.

Un concepto que no convence

Además de que los partidos apenas empiezan a definir cuáles serán sus estrategias para 2018, hay un ingrediente adicional que tiene contra las cuerdas a más de un concejal y diputado.

Se trata del fallo del Consejo de Estado que anuló la elección de Oneida Pinto como gobernadora de La Guajira, en el que se advirtió que un gobernante no puede postularse a otro cargo de elección popular, hasta tanto no se complete el periodo para el cual fue elegido.

Aunque recientemente el Consejo Nacional Electoral (CNE) aseguró que esta decisión no aplica para los llamados “corporados”, este concepto no convence del todo a los dirigentes, por lo que prefieren esperar un tiempo,  con el fin de ver si se produce una nueva aclaración que los deje mucho más tranquilos y confiados.

Image
La opinión
La Opinión