Escuchar este artículo

En el área se votó en orden y sin prisa

Domingo, 27 de Mayo de 2018
Cúcuta acudió a las urnas bien temprano, por ello, en la tarde los puestos no reportaron mucha afluencia de gente.

Los esposos Armando Laverde y Alicia Durán de Laverde, de 80 y 75 años, respectivamente, fueron la muestra de la tranquilidad con que transcurrieron las elecciones presidenciales, ayer en Cúcuta. Ambos, con bastón en mano, y agarrados de la mano, llegaron hacia la 1:00 de la tarde al colegio Mercedes Ábrego, en el barrio Colsag, a cumplir con la democracia.

Lo hicieron de manera tranquila, en medio del orden que reinaba en esa sede escolar, que a esa hora no reportaba muchos votantes en el recinto donde se encontraban las mesas.

“Siempre, desde hace muchos años,  hemos votado aquí”, dijo Armando, quien considera que las de ayer fueron quizás, en mucho tiempo, las elecciones más tranquilas a las que ha asistido con su esposa.

Fueron tan serenas, que todo aquel que acudió a las urnas no tardó más de 40 segundos, en promedio, para depositar su voto, de ahí que los puestos se mantenían evacuados y la gente entraba y salía de ellos con rapidez, dijo Florentino Mejía, un vecino del colegio Salesiano, escogido por las autoridades para instalar los comicios.

Cúcuta acudió a las urnas bien temprano, por ello, en la tarde los puestos no reportaron mucha afluencia de gente, contrario a como ocurrió en municipios como Villa del Rosario, Puerto Santander, Los Patios, El Zulia y San Cayetano, donde la población se movilizó a las urnas en masa después del mediodía.

Este comportamiento produjo un notable cambio en el decorado de la jornada electoral, porque  a diferencia de anteriores comicios, los de ayer se cumplieron sin  aglomeraciones, gritos ni consignas. En esta oportunidad, los pregoneros de las campañas estuvieron casi que invisibles, salvo los de Vargas Lleras, que en todos los puestos se hicieron ver por las vestimentas amarillas que lucieron.

La única novedad que se produjo durante la jornada fue el ingreso al territorio nacional de colombianos residentes en Venezuela, que cruzaron la frontera para venir a votar sin resistencia alguna, pese a estar la frontera cerrada.

Y aunque la policía dispuso de tres filtros en los puentes internacionales, al igual que en las trochas, para impedir en el ingreso de gente procedente de Venezuela, hubo colados, y en gran número, en su mayoría mujeres. (Ver recuadro).

NO ALCANZARON A VOTAR

Paola Andrea Jiménez, de 35 años, madre de dos hijos, prefirió ir a votar en la tarde porque, según ella, las elecciones para presidente son más rápidas que las demás. Ella acudió a sufragar al puesto del municipio de El Zulia, en el colegio Marco Fidel Suárez sobre las tres de la tarde.

Sin embargo, José Antonio Mejía, un campesino de la Ye Astilleros, se tuvo que resignar para una próxima oportunidad, debido a que la hora de cierre lo agarró en la cola.

Con él, muchos ciudadanos de El Zulia, Los Patios y Villa del Rosario se quedaron con la cédula en la mano a pocos metros de las urnas, todo por dejar para última hora su cita con la democracia.

El alcalde  de Cúcuta, César Rojas, y el comandante de la Policía, coronel Javier Barrera, salvo el caso de los tres ciudadanos venezolanos que fueron aprehendidos portando armas de fuego sin permiso para porte, destacaron el comportamiento de los ciudadanos durante las elecciones.

Image
Orlando Carvajal