Escuchar este artículo

En el Catatumbo vuelve la tregua para segunda vuelta

Martes, 12 de Junio de 2018
Eln decretó cese al fuego entre el 15 y el 19 de junio.

La tensión que se vive hoy en el Catatumbo por cuenta del enfrentamiento entre los grupos armados al margen de la ley y el Ejército Nacional, podría tener una tregua en los próximos días, a raíz de la segunda vuelta presidencial que se celebrará este domingo 17 de junio.

Al igual que ocurrió en los comicios del pasado 27 de mayo, el Comando Central del Ejército de Liberación Nacional (Eln), anunció, este lunes, la suspensión de sus acciones armadas desde el viernes 15 de junio y hasta el martes 19, como una forma de garantizar el normal desarrollo de la jornada democrática.

La situación del Catatumbo fue  justamente una de las principales preocupaciones que se puso sobre la mesa durante el más reciente Comité Departamental de Seguimiento Electoral, teniendo en cuenta la proximidad de la contienda y los inconvenientes registrados días atrás en municipios como Hacarí, en donde una persona murió y dos más resultaron heridas por cuenta de los enfrentamientos que hay en la zona.

En medio de esta zozobra, el Eln informó que hará un segundo alto en sus hostilidades, “para facilitar la participación de los colombianos y las colombianas en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales”.

En una publicación hecha en la revista Insurrección, el grupo guerrillero, que se encuentra en Cuba participando de un proceso de diálogos con el Gobierno, aseguró que esta nueva acción es una muestra de la voluntad del Eln por construir una democracia en la que “la voz del pueblo pueda plasmarse de forma masiva y libre en las urnas”.

El COCE resalta que este momento es histórico y puede permitir “cerrar este periodo de 115 años de guerras internas que se sucedieron tras el fin de la Guerra de los Mil Días, aunque los partidarios del expresidente (Álvaro) Uribe Vélez y su candidato (Iván) Duque insistan en hacer trizas la paz y en desbaratar los acuerdos de solución política al conflicto ya firmados por el Gobierno”.

Al mismo tiempo, dejan ver de alguna manera su inclinación por la candidatura del aspirante de izquierda, Gustavo Petro, a quien reconocen como una “fuerza política claramente definida por el cambio y por la paz”.

Durante la primera vuelta presidencial, zonas duramente golpeadas por la presencia de actores armados como el Catatumbo pudieron votar en paz, lo cual se vio reflejado en el aumento significativo de la participación en las urnas.

Así, por ejemplo, municipios como San Calixto, pasaron de una votación del 24,29% en 2014 a 40,21% el pasado 27 de marzo. En Tibú votó un 13,4% más que hace cuatro años, en el Tarra se pasó de 24,02% a 36,72% y en el Carmen de 30,86% a 39,78%.

Vigilancia especial

Durante el más reciente Comité Departamental de Seguimiento Electoral en el que estuvo presente el viceministro para la Participación e Igualdad de Derechos, Eduardo Garzón Torres, se determinó, nuevamente, un despliegue especial de seguridad para el Catatumbo, una de las zonas de mayor riesgo para el proceso electoral.

Al igual que se dispuso para los comicios del 27 de mayo, los municipios que conforman esta subregión estarán custodiados en un alto porcentaje por la Fuerza Pública, así como el 100% de los puestos de votación, con el fin de que los habitantes puedan ejercer sin contratiempos su derecho al voto.

“Las autoridades están listas y preparadas para el desarrollo del proceso electoral en el departamento. Esperamos que todo transcurra sin contratiempos y en completo orden, para lo cual se han desplegado diferentes operativos de seguridad por parte de la fuerza del orden y entes de control”, aseguró el secretario de Gobierno del departamento, Édgar Pallares.

Image
La opinión
La Opinión