Escuchar este artículo

En Ocaña también buscan la revocatoria del alcalde

Martes, 5 de Enero de 2021

Al igual que en Cúcuta, en Ocaña empezó a moverse también desde esta semana el proceso mediante el cual buscan apartar de manera anticipada de su cargo al alcalde de ese municipio, Samir Fernando Casadiego Sanjuán.

Los promotores de la revocatoria oficializaron ante la Registraduría Nacional la inscripción del comité que intentará, una vez más, sacar adelante este mecanismo de participación ciudadana en tierras ocañeras.

El impulsor de esta herramienta democrática contemplada en la Constitución del 1991, Dinael Rodríguez Martínez, entregó a la delegada de esa entidad, Ingrid Johanna Pino Navarro, los documentos exigidos en el formulario de inscripción y la exposición de los motivos que sustentan la solicitud de revocatoria.

Rodríguez señaló que de esta forma se le da continuidad al proceso iniciado el año pasado por el asesinado líder social, Jorge Luis Solano Vega, quien a través de videos instaba al pueblo a la revocatoria del mandato.

El promotor del mecanismo aseguró que la insatisfacción con el gobierno de Casadiego se centra en factores como la inseguridad reinante en los últimos meses y el manejo administrativo.

“Estamos totalmente defraudados en cuanto al tratamiento de los activos del acueducto, alcantarillado y aseo en detrimento de los servicios a la ciudadanía. También, en materia de salud, cultura, educación, deportes y obras de gran envergadura”, manifestó.

El alcalde de Ocaña, por su parte, señaló que es respetuoso de los derechos constitucionales, pero dijo que no comparte la posición de algunos dirigentes que tras bambalinas pretenden desestabilizar el funcionamiento de la administración municipal.

 “Estamos tranquilos porque hemos hecho las cosas bien. No vamos a doblegar rodillas ante los corruptos que pretenden seguir con la política tradicional. Es el gobierno de la gente, buscamos la verdadera transformación de la ciudad”, planteó el mandatario.

Casadiego Sanjuán dijo que no comprende la actitud de revocar el mandato de una persona que se ha preocupado por el bienestar de las distintas comunidades.

“A pesar de las adversidades, hemos dado la cara a los campesinos y presidentes de las  Juntas de Acción Comunal. Hacer la inscripción es el paso más fácil, falta el respaldo ciudadano. Estamos trabajando por la transformación de Ocaña y no gobernando para cumplir con intereses personales. Nunca antes se habían conseguido 40 mil millones de pesos adicionales para obras de inversión social”, agregó.

Orlando Carrascal Carvajalino, analista político y representante del Polo Democrático Alternativo, consideró  que la revocatoria es un mecanismo que estableció la Constitución del 91 para garantizar el cumplimiento del programa de gobierno de los mandatarios y que en ese sentido:  “Debemos hacer una consulta con los movimientos de la arena política como Colombia Humana, UP, MAIS y FARC, para asumir una posición conjunta ya que es una decisión trascendental para Ocaña”.

Dijo que se debe pensar con cabeza fría una decisión de esa naturaleza ya que puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Vuelve y juega 
El proceso de revocatoria contra el alcalde de Ocaña que acaba de encender motores es liderado por la misma persona que en el periodo anterior promovió la salida de la entonces alcaldesa, Miriam Prado Carrascal.

Al respecto, Dinael Rodríguez manifestó que  estas son herramientas constitucionales mediante las cuales el pueblo puede tomar una decisión en las urnas. “Debemos acatar las disposiciones del nuevo Código Electoral donde se establece una audiencia pública con el alcalde, el promotor y el personero para dar vía libre a la insatisfacción social.

Posteriormente viene la recolección de firmas, la validación de acuerdo al umbral y la votación”, recordó.

Manifestó que ese mecanismo lleva más de 30 años y que puede ser útil para el pueblo. “Hace cuatro años casi sacamos a la alcaldesa, a pesar del juego sucio donde se efectuaron movimientos no muy trasparentes, restricciones en el transporte y un aguacero que dejó muchos sinsabores. Obtuvimos 17.400 votos y el umbral era 18.125. Ahora tenemos el tiempo suficiente para superar esas dificultades”, agregó.


Rodríguez es un dirigente de la provincia de Ocaña, ganador en ambas campañas electorales (2015 y 2019), pero quien  terminó en discordia con los mandatarios electos.

En Cúcuta

En la capital nortesantandereana también arrancó formalmente, ayer, el proceso para intentar la revocatoria del alcalde, Jairo Tomás Yáñez Rodríguez, al inscribirse ante la Registraduría el comité ‘De que se va, se va, póngale la firma’, que está constituido por nueve personas entre veedores, abogados, víctimas del conflicto, comerciantes, entre otros.

Los impulsores del mecanismo le reclaman a Yáñez la poca ejecución de las promesas de campaña, por lo que entregaron a la Registraduría un documento  mediante el cual buscan sustentar las fallas que ha tenido la actual administración cucuteña.

“En junio, en esta ciudad habrá nuevo alcalde. Cúcuta no se puede volver a equivocar, hay que escoger a una persona conocedora de la administración pública”,  dijo a los medios de comunicación el abogado y veedor ciudadano Jaime Vásquez, quien impulsa el proceso de revocatoria.

Desde tempranas horas de la mañana, varias personas que vestían camisetas blancas estampadas con una foto de Yáñez y el nombre del comité se dieron cita en el famoso ‘Parque de la Bola’, en el centro de la ciudad, para invitar a presenciar el acto de inscripción del comité pro revocatoria, ante la Registraduría.

“Se inicia un gran día para nosotros los cucuteños, que es formalizar ante la Registraduría el Comité de Revocatoria. Plasmamos las inconformidades en 326 páginas que anexamos en el informe para que la Registraduría tenga soportes y nos pueda admitir”, expresó el abogado Miguel Galindo, otro de los promotores de la revocatoria.

Para poder convocar al referendo revocatorio se requieren 33.017 firmas y la meta del Comité es reunir más de 100.000 para continuar con el proceso.

Image
La opinión
La Opinión