Esto fue lo que dijo la Superintendencia de Industria y Comercio sobre el caso de la Cámara

Viernes, 16 de Abril de 2021
La designación de Armando Peña Castro como presidente ejecutivo, de manera temporal, sigue dando de qué hablar.

La novela en que se ha convertido la llegada de Armando Peña Castro a la Presidencia Ejecutiva de la Cámara de Comercio de Cúcuta parece una historia de nunca acabar y con el paso de los días se siguen escribiendo nuevos capítulos.

En las últimas horas se conoció un oficio remitido por la directora de las Cámaras de Comercio del país, Claudia Zuluaga Isaza, en el que se refiere a la situación actual del designado funcionario, quien no ha podido asumir el cargo por cuenta de un contrato que había firmado a comienzos de marzo, para desarrollar la página web de la entidad cameral.

En el documento, dirigido al presidente de la junta directiva, Mario Alberto Latiff Gómez, Zuluaga Isaza ratifica que mientras Peña Castro, de forma directa o por interpuesta persona, sea contratista de la Cámara, no podrá ostentar el cargo de presidente ejecutivo, tal y como lo señalan los Estatutos de esa organización.

Lo dicho por la Superintendencia de Industria y Comercio cobra relevancia, puesto que a pesar de que el contrato suscrito entre Labco Innovación SAS, cuyo representante legal era Armando Peña, y la Cámara de Comercio sigue vigente, la semana pasada, Latiff Gómez le remitió dos comunicaciones al presidente ejecutivo suplente de la entidad, Mario Alberto González Avendaño, pidiéndole proceder de manera inmediata con la vinculación laboral del designado por la junta.

Lea también: El representante legal suplente de la Cámara de Comercio también fue removido por la junta directiva

“Me permito ratificar de manera enfática se ejecute la decisión de la junta directiva No. 350 de fecha 25 de marzo de 2021, en la cual se designa como presidente ejecutivo al profesional Armando Peña Castro, facultad estatutaria atribuida al cuerpo colegiado”, se manifestó en la última solicitud del 9 de abril.

Aunque días después de ser elegido por la junta directiva, en reemplazo de Sergio Andrés Entrena Fernández y de manera temporal, Peña pidió la terminación del contrato y hasta renunció a la representación legal de su empresa, su solicitud no ha sido aceptada todavía y el negocio jurídico está en firme.

Enredo de representantes suplentes

El otro aspecto que le suma ingredientes a la controversia es la confusión que se ha dado en torno al representante legal suplente que estará al frente de la Cámara de Comercio mientras se resuelve la situación de Armando Peña.

Hasta el martes de esta semana ocupó esa posición Mario Alberto González Avendaño, vicepresidente de Desarrollo Estratégico, quien fue removido por la junta directiva, con el argumento de que su cargo no le permitía asumir la Presidencia.

En su reemplazo fue designada Carolina Hernández, gerenta de proyectos de la entidad gremial. Sin embargo, la funcionaria se encuentra en estos momentos en licencia de maternidad, razón por la cual tampoco puede asumir funciones.

En vista de esa situación, la junta le comunicó a Leddi Adriana Corzo Mantilla que entonces sería ella la encargada de asumir la Presidencia Ejecutiva hasta tanto Hernández retorne a sus labores, teniendo en cuenta que actualmente se encuentra ejerciendo como gerenta de proyectos provisional.

No obstante, el documento enviado por la Superintendencia a Mario Alberto Latiff, cierra diciendo que procederán a informar “de la novedad en relación con la designación de Lina Jaramillo como suplente del presidente ejecutivo, en su condición de gerente administrativa y financiera, al grupo de notificaciones y certificaciones de la entidad, para lo que corresponda”.

La confusión radica en que en el acta 350 del 25 de marzo, en la que se consignó la desvinculación de Sergio Entrena y la designación de Armando Peña, también se informó de la elección de Lina Jaramillo como suplente, y esa información es la que tiene hoy la SIC.

Lo que ocurre es que esa última decisión tampoco se pudo materializar, por cuanto la junta posteriormente se percató de que Jaramillo ya no era geranta sino vicepresidenta y por estatutos estaba impedida para asumir el cargo, al igual que Mario Alberto González.

El problema está en que, en la más reciente sesión extraordinaria, los directivos no habrían dejado constancia de la situación de Lina Jaramillo, sino que procedieron a nombrar a Carolina Hernández como suplente, pero para la SIC, teniendo en cuenta el acta anterior, la representación legal fue delegada a Jaramillo.

El otro punto es que para que se produzcan legalmente los nuevos cambios hechos por el bloque mayoritario de la junta pasarán varios días y en ese sentido hay quienes aseguran que la Cámara de Comercio de Cúcuta quedará acéfala durante algún tiempo.

“En este momento, legalmente el representante sigue siendo Mario, porque Leddi Corzo todavía no aparece en el Certificado de Existencia y Representación Legal de la Cámara, pero Mario ya fue removido y para la Superintendencia en el acta aparece es Lina. Mejor dicho, en el afán de montar a Armando dejaron a la Cámara sin presidente”, comentó una fuente que ha estado al tanto de los desarrollos en la entidad gremial.

Image
La opinión
La Opinión