Escuchar este artículo

Estos son los puntos a favor y en contra de las listas cerradas

La propuesta hace parte de la reforma política que tiene enfrentados a congresistas de la coalición de Gobierno.

Una vez más, en el Congreso de la República hace trámite una propuesta para establecer las listas cerradas en la elección de congresistas, diputados y concejales, a partir de 2026, como una forma de cerrarle el paso al clientelismo y las llamadas ‘microempresas electorales’.


Le puede interesar: En cifras: Así ha sido el flujo vehicular y de pasajeros en el Atanasio Girardot


La iniciativa hace parte de la reforma política que impulsa el gobierno de Gustavo Petro y aunque el texto del proyecto ya superó sus primeros cuatro debates en Senado y Cámara, la segunda vuelta que deberá surtirse en el periodo que está por comenzar no pinta nada fácil.

Y es que las discrepancias que han empezado a surgir en torno a la posibilidad de hacer obligatoria la presentación de listas cerradas tiene enfrentados a los integrantes de la propia coalición de Gobierno.

La discusión llegó a su punto más alto esta semana, luego de que el presidente del Senado, Roy Barreras (Pacto Histórico), cuestionara la postura de la Alianza Verde, que, en su mayoría, está en contra de esta propuesta.


Lea además: Nueva planta solar inicia operaciones en San Cayetano


“Oponerse a la lista cerrada es oponerse al Acuerdo de Paz incorporado a la Constitución y, además, oponerse a la agenda del Gobierno siendo partido de Gobierno (?) es oponerse al cambio del sistema clientelista, privilegiando los protagonismos  individuales (sic)”, planteó Barreras.

Ante este señalamiento, la senadora de la Alianza Verde, Angélica Lozano, le respondió diciendo que su partido no tiene precio y no cede a chantajes.

“Votar la reforma constitucional en curso bajo conflicto de interés para garantizar determinado renglón, ministerio, o cargo, es corrupción”, planteó Lozano.

La representante a la Cámara, también de la Alianza Verde, Katherine Miranda, cuestionó, igualmente, la imposición de las listas cerradas y dijo que no aceptará que la pongan “entre la espada y la pared” y la “chantajeen con la Presidencia de la Cámara”.

Uno de los coordinadores ponentes de la reforma en la Cámara de Representantes, Heráclito Landinez, del Pacto Histórico, por su parte, defendió el proyecto y consideró que la “operación avispa” de las listas abiertas “promueve el individualismo, las microempresas electorales, el clientelismo y la corrupción electoral”.

Landinez insistió en que las listas cerradas con consultas, en cambio, promueven la consolidación de las ideologías al interior de los partidos.


Lea también: Aumenta uso de parqueaderos por la apertura vehicular fronteriza


De acuerdo con la iniciativa que hace trámite en el Congreso, uno de los propósitos principales de cerrar las listas es garantizar también la paridad, alternancia y universalidad. Así mismo, plantea la posibilidad de presentar listas de candidatos en coalición.

Sin embargo, hubo un aspecto que generó controversia al cierre de la primera ronda de discusión en la Cámara y fue la inclusión de un parágrafo transitorio en el que se propuso lo siguiente: “Para la organización de estas listas, por una única vez, se podrá tener en cuenta el orden de elección  del último periodo constitucional”, es decir, el que está en curso: 2022-2026.

Esto es considerado por muchos como un ‘mico’ y por eso la discusión que se avecina una vez reanude labores el Congreso será tensa y decisiva para el futuro de la reforma.

Los pros y los contras

A propósito del rifirrafe que se ha desatado en torno a la propuesta de cerrar las listas para corporaciones públicas, La Opinión consultó a Yann Basset, director del Grupo de Estudios de la Democracia de la Universidad del Rosario, quien explicó cuáles son los puntos a favor y en contra de esta iniciativa.

El profesor e investigador recordó que esta idea no es nueva y que incluso es algo en lo que se viene trabajando desde la reforma de 2003. Señaló que desde entonces se considera que esta apuesta podría conllevar los siguientes aspectos positivos:


Le puede interesar: 10 casos de viruela símica en Norte de Santander


-Reforzar los partidos políticos y su importancia en la democracia, toda vez que el país viene de una fragmentación de la representación política, en la medida que cada político actúa por su cuenta sin responder a nadie. “Los partidos básicamente eran cascarones vacíos y esto traía un problema de representatividad”, sostuvo.

-Plantear una respuesta al fenómeno del clientelismo. “La lista cerrada iba a permitir que el clientelismo se desincentivara de cierto modo, o la compra de votos ya no iba a ser  rentable”.

-Controlar el financiamiento de las campañas. “Hoy en día, cada candidato hace su campaña solo, lo que conlleva a que haya miles de campañas por vigilar y al mismo tiempo hay un Consejo Nacional Electoral que no tiene la capacidad de ejercer esa vigilancia, mientras que con las listas cerradas es mucho más fácil”.

-Las listas cerradas garantizan la paridad y la inclusión de las mujeres.

Image
Elecciones

 

Para el analista, hay un factor adicional que puede resultar positivo a la hora de implementar las listas cerradas y es que, aunque resulte confuso, los ciudadanos podrán saber en realidad por quién se vota, porque con las listas abiertas, en últimas no es claro a quién finalmente va terminar sirviendo el voto que se depositó en las urnas.

“Con la lista abierta uno tiene la impresión de votar por una persona, pero en realidad no, vota también por un partido y los votos van en realidad primero al partido”, explica el investigador.


Lea además: ¿Es posible eliminar los datos personales de la Internet?


Y agrega que: “Con una lista cerrada está mucho más clara la oferta porque sabemos de antemano quiénes son los candidatos y en qué orden entran. Entonces, sabiendo estas cosas, la persona decide votar o no por la lista, pero con la lista abierta hay una especie de ruleta, porque no sabemos ese voto a quién va a terminar sirviendo de cierto modo”.

En cuanto a los aspectos negativos que implicaría aprobar en este momento las listas cerradas, Yann Basset asegura que lo principal es que en Colombia hay un problema de democracia interna.

“Lamentablemente la discusión no se focaliza sobre eso, pero debería ser el foco de la discusión. Lo que está en juego con esta ley es tratar de democratizar los partidos”, manifiesta.

Aseguró que la razón por la cual no se ha logrado esa democratización, es porque no hay ningún incentivo para que se logre o se intente.


Lea aquí: Grave accidente en el Huila: choque entre un bus y un camión dejó nueve muertos


“Hoy en día no hay mayor interés en establecer un control a la forma como se toman las decisiones en el partido, porque en el fondo cada político es el que decide su partido y no hay ningún incentivo para que esto funcione democráticamente. No es porque los partidos sean manejados de manera autoritaria, es lo contrario, los partidos hoy en día son absolutamente informales”, plantea.

En ese sentido, explica que a partir del momento en que se cierren las listas, “vamos a tener que instaurar un procedimiento para decidir cómo se conforma esta lista. Ahí sí habrá realmente toda una cuestión de cómo nos organizamos y esto obligará a los partidos a cambiar”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Lucy Araque
Lucy Araque
Jueves, 12 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión