Escuchar este artículo

Farc estarán preagrupadas durante el cese del fuego

Martes, 18 de Octubre de 2016
La Onu mantendrá monitoreo y verificación.

A pesar de que la suerte del acuerdo de paz suscrito entre el Gobierno y las Farc sigue en veremos, después de que no fuera refrendado en las urnas, las partes continúan dispuestas a mantener algunos de los compromisos a los que habían llegado y que ya se estaban aplicando como el cese del fuego y hostilidades bilateral y definitivo que entró en vigencia desde el 29 de agosto.

Con ese propósito y en compañía de las Naciones Unidas, las dos delegaciones decidieron, como una operación de carácter humanitario,  aplicar un nuevo protocolo que garantiza, además del silencio de los fusiles y la tranquilidad de los colombianos, el preagrupamiento de los guerrilleros y el funcionamiento del mecanismo de monitoreo y verificación, hasta tanto se resuelva lo que va a pasar con la implementación del acuerdo de La Habana.

Así las cosas, las Farc deberán entregar las coordenadas de cada punto en el que se ubicarán y la cantidad de guerrilleros que llegará allí. Para tal fin, coordinarán con el Gobierno Nacional y la misión de las Naciones Unidas, las rutas de desplazamiento hasta los puntos de preagrupamiento acordados.

Tal y como se estableció en el protocolo firmado la semana pasada, la guerrilla se  compromete a no hacer presencia por fuera de estas zonas de preconcentración armados y uniformados, y sin una previa coordinación con el mecanismo de monitoreo.

Al igual que se había pactado para el funcionamiento de las Zonas Veredales, las partes definieron que la guerrilla no podrá desarrollar actividades públicas, ni manifestaciones que involucren a sus estructuras armadas, interferir en el normal desarrollo de las funciones de las autoridades civiles, militares y de policía, ni afectar las libertades de la población, así como tampoco adelantar actividades ilícitas para el financiamiento del grupo.

También se comprometen a que no aprovecharán ese preagrupamiento para incrementar su capacidad de combate, comercializar o preparar nuevos depósitos clandestinos de armas, entrar en contacto con las Fuerzas Armadas, adelantar acciones que impidan la protección de la asistencia humanitaria o usar las rutas de desplazamiento con fines diferentes.

Por su parte, la Fuerza Pública seguirá comprometida con garantizar la seguridad del personal que participa del cese del fuego, acompañar el despliegue del mecanismo de monitoreo, facilitar los movimientos y desplazamientos de las estructuras de las Farc para su proceso de preagrupamiento y suspender las operaciones militares y de policía en estos lugares.

En el protocolo se definió, igualmente, la suspensión de los vuelos militares por debajo de los 5.000 pies y que las Fuerzas Armadas no podrán obstaculizar el desplazamiento de las Farc a las zonas en las que se ubicarán temporalmente, ni entrar a ellas, o impedir el suministro de alimentos, medicamentos ni el ingreso de personal autorizado para el intercambio de información sobre el proceso de paz, así como tampoco el restablecimiento de las relaciones familiares con los guerrilleros.

“La verificación inicial del presente protocolo se realizará a través del empleo del personal ya desplegado en la sede nacional y las seis sedes regionales en donde el mecanismo ya está instalado”, definieron las partes en el documento pactado en La Habana entre el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo; Carlos Antonio Lozada, como representante de las Farc; Christoph Harnisch, del CICR; y Jean Arnault, jefe de misión de la ONU en Colombia.

Otros puntos del protocolo

Para el cumplimiento del protocolo mediante el cual se busca garantizar el cese del fuego se establecieron, además, otros criterios como:

-La logística de los puntos de preagrupamiento temporal está a cargo del Gobierno Nacional. No obstante, los primeros 30 días, a partir de la firma del protocolo (el 13 de octubre), estará a cargo de las Farc.

-La logística para el sostenimiento del mecanismo de monitoreo y verificación integrado por representantes del Gobierno, las Farc y la ONU, se dará conforme a la Resolución expedida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

-Por el tiempo que dure el cese bilateral, el Gobierno garantizará el suministro, transporte y distribución de los alimentos, la atención médica y las comunicaciones de los guerrilleros preagrupados.

-Para la adquisición, transporte y distribución de los alimentos y medicamentos, el Gobierno hará una convocatoria pública en la que uno de los principales requisitos es que estos elementos sean suministrados, preferiblemente, por habitantes de las regiones donde estén preconcentradas las Farc.

-Las Farc designarán un delegado que acompañe el proceso de selección de los proveedores a nivel local.

Image
Colprensa
Colprensa