Escuchar este artículo

Gobierno y Farc pactaron sustitución voluntaria de narcocultivos

El plan piloto se iniciará el 10 de julio en la vereda El Orejón en el municipio de Briceño.

La guerrilla de las Farc y el gobierno de Colombia iniciarán el 10 julio la sustitución voluntaria de narcocultivos, combustible por décadas del conflicto armado, según acordaron ayer en La Habana.

En un comunicado, la guerrilla y el gobierno anunciaron un plan piloto de “sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito” en Briceño. 

Los campesinos de esa zona, que por años han vivido de vender la hoja de coca con la ayuda de las Farc y bajo asedio de las autoridades, cambiarán voluntariamente las plantaciones ilegales por cultivos de café y maracuyá, entre otros.

Dicho esfuerzo será conjunto y tendrá una instancia de coordinación de las dos partes que definirá los protocolos y marcos operativos necesarios para hacer la sustitución en 10 veredas: Orejón, Pueblo Nuevo, La Calera, La América, El Pescado, La Mina, Buena Vista, Altos De Chiri, Roblal y Palmichal. 

Pero a ellas se podrían sumar otras veredas que manifiesten su deseo de ser incluidas.

La ONU y su agencia para la alimentación y la agricultura (FAO) acompañarán la iniciativa, la primera que involucra a una guerrilla en Colombia en la erradicación de los cultivos con los que ha financiado su lucha contra el Estado.

“Aspiramos a que esto sea el principio del fin del tema de los cultivos ilícitos en Colombia”, dijo Eduardo Díaz, director de la agencia colombiana encargada del tema, en conferencia de prensa en La Habana.

De su lado, las Farc también confiaron en que la iniciativa en Briceño se amplíe a todo el país y termine con la siembra de coca y amapola, materias primas de narcóticos. 

“Los campesinos cultivadores solo necesitan -y lo han pedido y luchado durante décadas- planes alternativos de desarrollo económico y social que les permitan dejar atrás la ilegalidad a la que se vieron abocados por la pobreza y el abandono”, dijo Iván Márquez, jefe negociador de las Farc.

El plan experimental se pondrá en marcha en la misma zona donde el gobierno y las Farc llevan a cabo tareas conjuntas de desminado. Colombia es el principal productor mundial de coca, según la ONU. 

Hasta 2014 existían unas 69.000 hectáreas de cultivos ilegales y, según el responsable colombiano de la política de sustitución de cultivos ilegales, unas 60.000 familias están involucradas directamente en este actividad. 

Próximos a declarar un alto al fuego definitivo, el gobierno y las Farc dan las últimas puntadas a un acuerdo que negocian desde noviembre de 2012 para que esa guerrilla se desarme y se convierta en partido político.

Las partes se han puesto de acuerdo en cuatro de los seis puntos de la agenda de paz: problema agrario, narcotráfico, reparación de víctimas y participación política. 

Resumen de agencias

Viernes, 10 de Junio de 2016

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión