Escuchar este artículo

Histórica aprobación de cadena perpetua para violadores de niños

Viernes, 19 de Junio de 2020
Senadores opositores rechazaron el acto legislativo que cambia el artículo 34 de la Constitución.

Siendo una de las reformas constitucionales más importantes en la historia del país, éste jueves quedó aprobada en la plenaria del Senado de la República, en su octavo debate, el acto legislativo por medio del cual se instaura en Colombia la cadena perpetua contra los violadores y asesinos de menores de edad en el país. 

El cambio constitucional se logró luego de una amplia discusión por una recusación que se dio contra la plenaria, en el sentido que estarían impedidos para votar el proyecto, pero la misma se negó. 

La cadena perpetua fue respalda por la mayoría se los partidos, entre ellos Centro Democrático, Conservador, Cambio Radical, La U, Liberal y unos pocos de la Alianza Verde. 

Se opusieron a la aprobación de la misma los partidos Polo Democrático, las Farc, Colombia Humana, y algunos senadores como Roy Barreras, Rodrigo Lara y Gustavo Petro, entre otros. 

La reforma constitucional, que fue un homenaje a la exsenadora Gilma Jiménez, quien fue la primera en proponer esta norma, cambia el artículo 34 de la Constitución el cual no lo habilitaba. Con el cambio constitucional quedó así ahora: 

“Artículo 34. Se prohíben penas de destierro y confiscación. No obstante, por sentencia judicial, se declara extinguido el dominio sobre los bienes adquiridos mediante enriquecimiento ilícito, en perjuicio del Tesoro Público o con grave deterioro de la moral social. De manera excepcional cuando un niño, niña o adolescente sea víctima de las conductas de homicidio en modalidad dolosa, acceso carnal o actos sexuales que impliquen violencia o esté en incapacidad de resistir, se podrá imponer como sanción hasta la pena de prisión perpetua. Toda pena de prisión perpetua tendrá control automático ante el superior jerárquico. En todo caso la pena deberá ser revisada en un plazo no inferior a veinticinco (25) años, para evaluar la resocialización del condenado”. 

Es decir que el condenado al cumplir los 25 años de su pena le podrán revisar la misma, para que un juez, disponga si le pueden rebajar algunos años siempre y cuando haya cumplido con un proceso de resocialización. 

Esta reforma estuvo marcada a lo largo de sus ocho debates sobre si es una norma sólo por populismo de los congresistas o por el contrario, una norma que adelanta defenderá más la dignidad de la vida de los niños y niñas que si son víctimas de violación o asesinatos sus victimarios tengan la máxima sanción. 

Al respecto la senadora Maritza Martínez sostuvo no es populismo punitivo, la razón que esgrimieron quienes la rechazaron, y dijo que “no proponen nada para cambiar todas esos asesinatos y violaciones que al año son más de 22 mil al año”. 

Incluso señaló que los contradictores intentan confundir que ya hay penas de 60 años y que por lo tanto no se requiere esa cadena perpetua. 

El senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, sostuvo que la discusión no es que sea populismo punitivo o que quienes no lo comparten es que estén de acuerdo con los violadores, en su opinión es que no tendrá un efecto real en Colombia. 

La senadora uribista María del Rosario Guerra, además de defender la reforma constitucional porque va a proteger a los niños de los asesinos y violadores, resaltó que esto es una promesa cumplida de la campaña presidencial de Iván Duque. 

El también senador Rodrigo Lara, consideró que esta es una norma ineficiente, “que no va a servir para nada” e incluso consideró que en su paso de revisión en la Corte Constitucional se va a hundir. 

El trámite final de la reforma además generó una dura controversia entre el presidente del Senado, Lidio García y el senador ponente Roy Barreras, quien se opuso a la reforma. 

Barreras cuestionó a García porque no permitió que la discusión se frenara ante la recusación que hubo contra varios de los senadores. Barreras al verse derrotado en su postura, señaló que Lidio García será recordado “sin duda por haber anulado el Congreso de Colombia y no haber estado a la altura de su deber ejerciendo el control político en un estado de excepción y crisis nacional. La peor presidencia de Senado de la historia. La historia y las Cortes lo juzgarán”. 

A lo cual el dignatario del Senado contestó que actuó conforme a la discusión y las normas. “Di mi voto favorable al proyecto, siendo liberal en honor a mis hijos, a Yuliana Samboní, nosotros debemos ser los primeros en darle ejemplo al país y no podemos seguir permitiendo que se sigan cometiendo atrocidades contra los niños, así pongan bravos algunos senadores que me tildan de deshonesto, y no hicimos lo que un senador quiso... no le tengo miedo a los señalamientos que hace siempre el senador Roy Barreras, no le tengo miedo a eso, yo el día que salga a decir lo que se de él, vamos a tener que ver a dónde va llegar esto”. 

Por su parte la ministra del Interior, Alicia Arango, sostuvo que “en nombre del gobierno nacional y los niños de Colombia, agradecemos a la plenaria del senado la aprobación del acto legislativo de cadena perpetua para violadores y asesinos de niños”. 

La norma ahora deberá ser promulgada por el presidente de la República, Iván Duque y tener el control de legalidad de la Corte Constitucional. 

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda