Escuchar este artículo

Lafaurie como negociador con el Eln, ¿una jugada arriesgada de Petro?

La decisión de vincular al presidente de Fedegan a la mesa de diálogos que se instala el lunes abrió el debate.

Sorpresa, pero sobre todo mucha expectativa, es lo que ha provocado la decisión del Gobierno Nacional de invitar al presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafaurie, a ser uno de los negociadores en el proceso de paz con el Eln que arranca este lunes.


Le puede interesar: Habrá cierre total del puente Mariano Ospina Pérez


Lafaurie, quien aceptó de inmediato la propuesta, representa uno de los sectores gremiales y políticos más críticos no solo del presidente Gustavo Petro sino del acuerdo de paz que se suscribió en 2016 con la entonces guerrilla de las Farc.

De ahí que, para muchos, su llegada a la mesa de negociación que será instalada en Venezuela representa un avance importante en la consolidación de la llamada ‘paz total’ a la que le apuesta el jefe de Estado y que se ha convertido en una de sus prioridades.

Así lo reconoció el propio Lafaurie, quien dijo que aceptó la invitación, como una forma de contribuir “a que en Colombia se consolide la paz total”.


Lea además: Niña de 2 años desaparecida en Tunja fue encontrada en Sardinata


El sector ganadero no puede negarse a una solicitud como la que hizo el presidente (...) si el presidente me pide una colaboración en esta dirección, yo voy a hacerlo, lo voy a hacer con el compromiso que me obliga, además, un sector como el nuestro que ha sido el más atropellado (...) ojalá que ese anhelo de paz total que tienen los colombianos pueda darse”, expresó el presidente de Fedegan.

Lo que representa la decisión

Ariel Ávila, senador del partido Alianza Verde, y un amplio conocedor de las dinámicas del conflicto en Colombia, considera que la vinculación de Lafaurie a los diálogos con el Eln es una jugada arriesgada del presidente de la República que le puede salir bien o mal.

“Digo arriesgada porque Lafaurie representa un sector no muy grande, pero sí un sector que piensa de una forma y por ende si el proceso de paz sale bien, pues será un éxito. Pero también puede suceder que si  no hay un equipo negociador compaginado, articulado, lo que va a terminar pasando es que el Gobierno va a tener dos mesas de negociación: una con el Eln y otra con Lafaurie, para ver qué negocian con el Eln. Ahí es donde puede terminar mal”, manifestó Ávila, en diálogo con La Opinión.

Image
Negociadores del gobierno Petro con el ELN

 

El congresista recordó que el gremio ganadero es un sector crítico, pero reconoció que sin ellos no se hace la reforma agraria y por eso ve normal que el Gobierno esté intentando acercarlo.

“La verdad es que es una jugada interesante, ágil, pero también riesgosa”, sostuvo.

Con este planteamiento coincidió el director de la Fundación Paz y Reconciliación, León Valencia, quien señaló que el ganadero es un sector complicado y en esa misma medida estar representado en la mesa de negociación hará que tenga una participación directa en la discusión, lo cual es clave.

“La llegada de José Félix Lafaurie a la mesa de negociación con el Eln es interesante, pero compleja. Significa que Otty Patiño y Danilo Rueda tendrán una doble negociación: con Lafaurie y con los delegados de la guerrilla”, planteó el analista.

Desde que se confirmó la vinculación del dirigente ganadero a las conversaciones con la guerrilla, distintas voces han manifestado su satisfacción por el viraje que tendrá este proceso, pues coinciden en que es un acierto vincular a un sector que es fundamental en la búsqueda de la paz.

“Incluir a José Félix Lafaurie en las negociaciones con el Eln convierte al gremio ganadero en un garante de los diálogos y desactiva posibles organizaciones de autodefensa. El presidente Gustavo Petro incluye a todos los sectores para solucionar los problemas del país, para llegar a la paz total”, manifestó el exsenador Feliciano Valencia, líder indígena en el Cauca.

Esta es la segunda vez, en un mes, que el Gobierno y Fedegan logran un acercamiento importante, a pesar de sus diferencias ideológicas.

Comenzando octubre, ambas partes llegaron a un acuerdo para la compra de tres millones de hectáreas de tierra que harán parte del tercer componente de la reforma agraria que promueve el presidente Gustavo Petro.

Malestar en el Centro Democrático

Pero si entre los simpatizantes del proceso de paz con el Eln ha sido bien recibida la designación del presidente de Fedegan como negociador, en la oposición y particularmente en su partido, el Centro Democrático, el anuncio cayó como balde de agua fría.


Lea aquí: Especial | Los venezolanos y el Darién: Un cruce infernal hacia el sueño americano


Una de las primeras en manifestar su desacuerdo fue la propia esposa de José Félix Lafaurie, la senadora María Fernanda Cabal, quien aseguró que nunca estará de acuerdo con los acercamientos y conversaciones con un grupo armado.

“Nunca voy a contemporizar con un grupo que ha ejercido un accionar criminal, que no se justifica bajo ninguna cobertura ideológica o revolucionaria”, expresó.

Otro que también rechazó la jugada del Gobierno fue el exsenador Ernesto Macías, quien consideró que ser vocero de un gobierno de izquierda y dialogar con un grupo que considera criminal, “traiciona los principios del gremio. Y, si los tiene, los suyos”.

Macías insistió en que Lafaurie debe renunciar al Centro Democrático, planteamiento al que respondió el líder ganadero diciendo que el primero que debería renunciar era el excongresista.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 19 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión