Escuchar este artículo

Las ampollas que levantó el magistrado Abreo por revocatoria en Medellín

Jueves, 20 de Enero de 2022
Se armó debate en la sala plena del Consejo Nacional Electoral por el auto que suspendió la certificación de la revocatoria de Quintero.

La sala del Consejo Nacional Electoral de ayer por la tarde estuvo candente. La decisión del magistrado César Abreo de “suspender” la certificación de la revocatoria del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, no les gustó a varios de sus compañeros. Entre otras cosas, porque, según se pudo conocer , uno de los magistrados le reclamó a Abreo que sin conocer el caso una determinación tan importante no se podía tomar en el despacho de un magistrado si no con conocimiento de toda la sala.


Lea aquí: Registraduría ya tiene los recursos para revocatoria en Cúcuta

El magistrado César Abreo, que hoy oficia como presidente del CNE, ante varios otros reclamos de sus colegas, se defendió diciendo que no se trata de una suspensión, que él simplemente solicitó una documentación.

El debate se produjo horas después de que se conoció un auto en el cual el magistrado Abreo ordena suspender la certificación contable del proceso de revocatoria del alcalde Quintero. Concretamente pide “suspender el trámite de la certificación de la cuenta del comité promotor de la iniciativa ‘Más Medellín’ y/o denominado ‘Pacto por Medellín’ entre tanto no se desvirtúen dentro de esta actuación administrativa los cuestionamientos que sobre la misma recaen”.

Ese párrafo, por ejemplo, ha despertado todo tipo de inquietudes. En primer lugar, Abreo parece estar confundido porque la iniciativa ‘Más Medellín’ no es el comité promotor de la revocatoria ni es parte de él, según un oficio que envió ayer mismo a la CNE, Julio González Villa, miembro del comité promotor de la revocatoria que se llama “Pacto por Medellín”.

En segundo lugar, Abreo dice que mantendrá suspendido el proceso hasta tanto “los del comité de revocatoria no desvirtúen los cuestionamientos”. A lo cual colegas suyos le recordaron que la carga de la prueba debe estar en quienes acusan.

Y es ahí cuando se da una discusión importante, ¿por qué suspender si no se tienen pruebas de irregularidad? ¿Por qué no acopiar primero las pruebas antes de suspender?

Los cuestionamientos dieron lugar a las suspicacias. Como se sabe el Consejo Nacional Electoral está integrado por magistrados elegidos o postulados por los partidos políticos. Y en muchos casos actúan más con ese criterio que con el criterio jurídico.

En el caso de Abreo, por ejemplo, está allí en representación del Partido Liberal. César Gaviria, presidente de esa colectividad, es el aliado político de más peso del alcalde Quintero. Abreo, además, es de Norte de Santander, y con los liberales de esa región del país, el alcalde tiene buenas migas gracias a su secretaria Privada María Camila Villamizar, también liberal de esa región.

 

Decisión apresurada

Daniel Quintero.

El auto de suspensión de la revocatoria entonces, de acuerdo con la discusión que se dio en el CNE, se consideró apresurado. Incluso, alguno de los magistrados dijo que no se podía suspender un proceso de revocatoria por un trino. Hacía referencia a un mensaje del alcalde Daniel Quintero en Twitter, el 24 de febrero de 2021, en el cual filtró una carta entre dos personas que han estado detrás de la revocatoria.


Conozca: ¡Ojo! Si inscribió su cédula por internet aún le falta un paso para terminar el proceso

En la carta, Alejandro Posada Jaramillo, miembro del comité de la revocatoria, menciona que Andrés Rodríguez Puerta, quien es uno de los voceros más visibles de esta, les había informado que según sus cuentas “la campaña de la revocatoria costaba aproximadamente $1.500 millones”. El alcalde Quintero filtró la carta porque de llegar a ser cierta esa cifra se estaría violando el tope de gastos de la revocatoria que para este año es de $236 millones.

En la carta Posada también decía: “Ud dijo que estaba conversando con la firma de Abelardo de la Espriella. (...) se le manifestó que no aprobábamos esos contactos” y añadía que el 22 de febrero aparecía en el portal IFMnoticias la noticia de la supuesta contratación de la firma de abogados. En efecto, recién comenzando el proceso de revocatoria, ese portal de noticias publicó un informe con el vocero Andrés Rodríguez y mencionó: “la Vocería Oficial ha conformado un equipo de campaña que cuenta con el respaldo jurídico del buffete del abogado de Abelardo de la Espriella”.

Sin embargo, en el mismo auto del magistrado Abreo se menciona que el promotor de la revocatoria ya presentó todos los certificados contables y las cuentas bancarias, en las cuales se demostraría que nunca se violó el tope y que “nunca se realizaron tales contrataciones (la de la firma de abogados)”.

En efecto, el despacho del magistrado Abreo sí recibió tal documentación toda vez que el pasado 11 de enero hizo tres solicitudes más al vocero Andrés Rodríguez: Una, que falta un documento que avale un crédito y los extractos bancarios que lo demuestren. Dos, que unas hojas anuladas fueron firmadas por la contadora y no por el auditor. Y Tres, que hay donaciones de Corporados Primero Antioquia, pero que el patrimonio de la entidad al parecer es de cero pesos por lo cual el despacho del magistrado “solicita aclarar ¿de dónde sacó la entidad los recursos para aportar dichas donaciones?”.

Todavía pues no está claro por qué razón el CNE podría frenar el proceso de revocatoria. Las pruebas que tiene el magistrado aún no son claras. Sin embargo, una persona cercana al Alcalde le dijo a este medio que Quintero está muy contento y hay quienes en su grupo celebran porque ya cuentan con la caída de la revocatoria en el Consejo Electoral.


Entérese: Inscripción de cédulas en Norte de Santander creció un 21%

Nada está definido aún. Por lo pronto Julio Enrique González, como miembro del comité promotor, en la carta que envió ayer al CNE pidió que el magistrado Abreo revoque el auto en el que pide la suspensión de la certificación de las cuentas de la revocatoria. Según él, porque no solo ya aportaron en su momento “los elementos probatorios suficientes para que el CNE procediera con el archivo”, sino también porque “el artículo 150 del Código Disciplinario Único, señala que la indagación preliminar tiene una duración perentoria de seis meses. En consecuencia, esa indagación preliminar (la que hoy tiene el CNE por la revocatoria de Quintero) debió culminar e n diciembre de 2021, bien con orden de archivo definitivo o con auto de apertura de investigación formal”.

El próximo miércoles 26 de enero se llevará a cabo la audiencia pública y están convocados el alcalde Daniel Quintero y a Alejandro Posada Jaramillo, de la iniciativa “Más Medellín”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda