Escuchar este artículo

Las reflexiones que deja la fallida revocatoria de Jairo Yáñez

Martes, 28 de Junio de 2022
La de Cúcuta fue la primera revocatoria que se votó en una ciudad capital.

Más de $4.000 millones invertidos en su realización, tan solo un  1,87% de participación, caras largas, muchos cuestionamientos y un alcalde celebrando, cual si fuera una reelección, según él mismo lo reconoció.


Lea también: Ni un 2% de cucuteños salió a votar la revocatoria de Jairo Yáñez

El balance de la primera revocatoria del mandato que se vota en una ciudad capital dejó servidos varios interrogantes y abiertas muchas reflexiones, además de malherida una iniciativa que nació como una forma de que los ciudadanos pudieran hacer sentir su insatisfacción con los gobiernos de turno, pero que terminó diezmada por la politiquería.

Para la Misión de Observación Electoral (MOE), lo ocurrido el domingo en la consulta ciudadana, a la que apenas acudieron 11.555 personas de las 616.331 habilitadas, confirma que esta debió votarse desde cuando se programó inicialmente, es decir, el 12 de diciembre, y no postergarse tantas veces.

“Los mecanismos de participación deben implementarse cuando hay que hacerlo. Lo lamentable en este caso es que, habiéndose producido todos los trámites de ley, no se hubiera podido votar la revocatoria en su momento, cuando fue aprobada la primera votación, independientemente del resultado”, manifestó Jairo Oviedo, coordinador de la veeduría en Norte de Santander.

Para Oviedo, votar una revocatoria faltando 18 meses para terminarse un periodo de gobierno y después de un calendario electoral tan intenso como el que se vivió este año, no podría arrojar otro resultado como el que se dio.


Lea aquí: Media Maratón de Cúcuta se correrá en noviembre

En su criterio, lo mejor era haber desistido de la iniciativa en su momento, si no estaban dadas las garantías y condiciones para que se desarrollara de la mejor manera, pues hay que recordar que la votación fue aplazada en cuatro oportunidades y esto terminó desgastándola.

El delegado de la MOE considera que lo ocurrido con esta revocatoria deja dos reflexiones: se comprueba que el mecanismo continúa siendo engorroso y que siguen surgiendo dudas frente a las motivaciones que hay detrás de estas iniciativas.

‘Nadie debe estar celebrando una jornada tan desastrosa’

Desde el Concejo de Cúcuta también hubo varias reflexiones sobre el resultado de la revocatoria promovida contra el alcalde  Jairo Yáñez y lo que deja este intento de apartarlo del cargo de manera anticipada.

Para el concejal Álvaro Raad, del Centro Democrático, la que perdió con este proceso fue la ciudad, pues se invirtieron innecesariamente más de $4.000 millones y eso no amerita ninguna celebración.


Le puede interesar: Rosarienses planean cerrar el peaje si no lo quitan

“Llegar al punto de la revocatoria no es sano y aquí lo que hay es que evaluar por qué pasó, por qué se llegó hasta este punto. Es necesario hacer un pare en el camino y evaluar qué es lo que ha conducido a la administración hasta esto. La gente no salió a votar por un montón de variables externas y por eso lo que hay que hacer aquí es una autoevaluación”, dijo.

Image
Tan solo 11.555 cucuteños acudieron a las urnas para participar en la votación de la revocatoria. Foto Jorge Gutiérrez/La Opinión

 

En ese mismo sentido se pronunció su compañero de corporación Jesús Sepúlveda, quien también es partidario de que la fallida consulta del domingo no tuvo ningún ganador.

No me parece que nadie deba estar celebrando el  hecho de una jornada tan desastrosa como la del domingo. La gente que convocó la revocatoria está en todo su derecho de hacerlo, pero uno creería que la mínima cantidad de personas que iban a salir serían las que firmaron la solicitud. Por una serie de hechos complicados la gente no salió y definitivamente fue un desastre para todos”, manifestó Sepúlveda.


Lea además: Andrea Yáñez es la nueva Señorita Norte de Santander

El concejal cree que este ejercicio debe dejarle una reflexión al alcalde y es que si no se conecta con los cucuteños, cada vez va a haber más desinterés por la ciudad.

“Aquí perdimos todos: $4.000 millones que pudieron invertirse en otra cosa, una falta de respeto para el país y un precedente de lo que no se debe hacer en temas de revocatoria”, dijo.

El presidente del Concejo, Oliverio Castellanos, opinó, igualmente, que lo que queda después del intento de revocatoria es que el alcalde Jairo Yáñez cumpla el Plan de Desarrollo que hoy está por debajo del 25%, cuando debería estar por encima del 50%.


Lea también: Alcalde de El Espinal no presentó plan de atención de desastres: procuradora

La lección que queda es que el alcalde ahora sí se volvió político, fue a los barrios a comprometerse con cielo y tierra para que la gente no saliera a votar. Esperamos que esas promesas que hizo en la campaña por el ‘no’ se le cumplan a los cucuteños. Desde el Concejo seguiremos haciendo el control político para que el alcalde se dé cuenta que sus secretarios no están cumpliendo”, sostuvo.

Después de conocerse el resultado de la votación de la revocatoria, el alcalde Jairo Yáñez, anunció que a partir de este momento comenzaba una carrera contrarreloj, “para que el próximo 1 de enero de 2024 ustedes tengan la Cúcuta que les prometí: sin mentir, sin robar y sin traicionar”.

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

 

Image
Lucy Araque
Lucy Araque

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda