Escuchar este artículo

Los tres candidatos que competirán por la Alcaldía de Sardinata

Jueves, 19 de Octubre de 2017
Estas son las primeras elecciones atípicas en Norte de Santander para el periodo actual.

Una mujer y dos hombres darán la pelea en las elecciones atípicas que tendrán lugar el próximo 3 de diciembre en Sardinata y en las que se definirá al sucesor de la condenada y destituida alcaldesa, Yamile Rangel Calderón, para lo que resta del periodo 2016-2019.

Ante la Registraduría de ese municipio se inscribieron Sonia Esperanza Prada Gómez, con el aval del partido Opción Ciudadana; Víctor Manuel Pérez Garza, quien representará al Centro Democrático, y Jesús Emel Espinel Galvis, avalado por el Partido Conservador.

Prada Gómez es esposa del exalcalde de ese municipio, José Martiniano Bacca, quien además ha ejercido importantes cargos en Cúcuta como la dirección del Instituto Municipal de Recreación y Deportes, y la gerencia de la Corporación de Ferias y Exposiciones de Norte de Santander.

El representante del Centro Democrático, por su parte, es un joven que empieza a incursionar en la política con el respaldo del uribismo, y se le conoce por ser familiar del exalcalde de Sardinata para el periodo 2012-2015, Carlos Andrés Pérez.

Entre tanto, Jesús Emel Espinel es la ficha con la que el conservatismo busca mantener no solo la tradición azul en este municipio, sino su cuota en las alcaldías del departamento, toda vez que Yamile Rangel Calderón había sido avalada por esta colectividad. 

Espinel compitió en las elecciones de 2015 contra la detenida exalcaldesa, pero no logró los votos suficientes para superarla. Su principal respaldo proviene del representante Juan Carlos García, aunque el senador Juan Manuel Corzo y el representante Ciro Rodríguez, también apoyan su aspiración.

Las de Sardinata son las primeras elecciones atípicas en Norte de Santander para el periodo actual y se producen luego de que quedara en firme la condena de cinco años y tres meses de prisión contra Rangel Calderón, por celebrar contratos sin el lleno de los requisitos legales.

Image
La opinión
La Opinión