Escuchar este artículo

Lupa a la mesa del Concejo de Cúcuta por encargo de Herrera

Martes, 16 de Junio de 2020
El fin de semana se conoció que en la Procuraduría avanza una indagación preliminar en contra del presidente de la mesa directiva, Nelson Ovalles.

Tres meses han pasado desde que Martín Herrera fue elegido como personero encargado de Cúcuta por las mayorías del Concejo y si bien la emergencia por la pandemia del coronavirus mantiene en el congelador la escogencia de la persona que deberá asumir en propiedad el cargo, el asunto sigue dando de qué hablar.

El fin de semana se conoció que en la Procuraduría avanza una indagación preliminar en contra del presidente de la mesa directiva de la corporación municipal, Nelson Ovalles, y el segundo vicepresidente, Luis Alejandro Castellanos, por las presuntas irregularidades que habrían rodeado la elección de Herrera, quien terminó su periodo oficial el 29 de febrero.

El Ministerio Público busca determinar si los directivos del Concejo incurrieron en alguna falta, “al no encargar a funcionario de la Personería Municipal de Cúcuta, ante la terminación del periodo del titular del despacho, el 29 de febrero”.

Y es que como se recuerda, a comienzos de marzo pasado, la procuradora delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública,  Liliana Caballero Durán, le remitió una comunicación a la mesa directiva en la que le advertía que el personero saliente no podía ser elegido para continuar en el cargo de manera transitoria, mientras se destrababa la escogencia del nuevo titular de la entidad.

“No existe norma que faculte al Concejo para designar de manera transitoria al personero saliente en el cargo ni para prorrogar su periodo, mientras lleva a cabo su elección”, señaló entonces Caballero Durán.

En el documento les dejó claro a los concejales que si para el primero de marzo no se había elegido personero,  como efectivamente ocurrió en Cúcuta, entonces tenía que encargarse a un funcionario de la Personería que cumpliera los requisitos o, en caso contrario, nombrar transitoriamente a otra persona que se ciñera a las calidades para ejercer esa función, como lo señala la Ley 136 de 1994.

Lea También: Plan de Desarrollo Municipal regresó al Concejo con los respectivos ajustes

En ese momento, la procuradora delegada también le informó a la mesa directiva del Concejo que los funcionarios que siguen en jerarquía al interior de la Personería de Cúcuta no podían rechazar la designación de este cargo, como lo hicieron en su momento.

Resulta que el sábado 29 de febrero, día en que se llevó a cabo la elección de Herrera como personero encargado, el secretario general y coordinador de Control Interno de la Personería, Sergio Enrique Pantaleón Rodríguez, y otros seis profesionales especializados grado 06 y universitarios grado 05 y 04, le enviaron una carta al cabildo desistiendo del encargo.

En el documento, los firmantes señalaron que aunque reunían los requisitos para ostentar el empleo de personero de manera transitoria, no estaban interesados en asumirlo, salvo que este no quedara en manos de Martín Herrera.

No obstante el desinterés, la delegada de la Procuraduría para la Vigilancia Preventiva recordó que un concepto del Departamento  Administrativo de la Función Pública es claro en que la aceptación del encargo por parte de los servidores públicos se constituía en un deber para el empleado en quien recaiga esa responsabilidad.

De ahí que la Procuraduría entrará a revisar si tanto Ovalles como Castellanos pudieron haber incurrido en alguna irregularidad, al no acatar estos lineamientos.

Este proceso disciplinario continuará su trámite en la Procuraduría Segunda Delegada para la Contratación Estatal, por orden directa del procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez.

En su momento, el presidente del Concejo defendió que el procedimiento que se surtió para el encargo en la Personería fue claro y que la corporación cumplió con el trámite que le correspondía.

Nelson Ovalles aseguró que la designación de Martín Herrera no representaba una prórroga, por cuanto la Personería de Cúcuta se encontraba en vacancia absoluta y lo que hicieron fue elegir a alguien para que asumiera el cargo de manera transitoria, pues de no hacerlo, pudieron haber incurrido en una falta grave.

Image
La opinión
La Opinión