Escuchar este artículo

Norte de Santander sumará una curul más en la Cámara, a partir de 2022

Martes, 25 de Mayo de 2021
Ese escaño será el de la subregión del Catatumbo, seleccionada como una de las 16 Circunscripciones Especiales de Paz que revivió la Corte.

Norte de Santander contará con un representante más en la Cámara, a partir de las elecciones legislativas que tendrán lugar en marzo del próximo año, y durante dos periodos consecutivos, 2022-2026 y 2026-2030, pasará de cinco a seis delegados en esa corporación.

Esa nueva curul, sin embargo, no será ocupada por ningún partido político, sino por el candidato que represente el sentir de los cientos de víctimas que ha dejado el conflicto en una de las regiones más golpeadas por el accionar de los grupos al margen de la ley: el Catatumbo.

Este logro fue posible luego de una lucha de más de tres años por parte de los promotores del Acuerdo de Paz de La Habana, quienes contra viento y marea dieron la pelea porque las 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz, concebidas como una forma de reparar en algo el daño causado a millones de colombianos, no muriera.

La iniciativa, que quedó incorporada en el pacto suscrito con las Farc en 2016, establecía lo siguiente: “En el marco del fin del conflicto y con el objetivo de garantizar una mejor integración en zonas especialmente afectadas por el conflicto, el abandono y la débil presencia institucional, y una mayor inclusión y representación política de estas poblaciones y sus derechos políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales, el Gobierno Nacional se compromete a crear” las 16 curules de paz en la Cámara de Representantes, de manera temporal.

No obstante, a finales de 2017 por falta de un voto, el proyecto terminó hundido en el Senado de la República. En 2018 trataron de revivirlo en el mismo Congreso, pero tampoco fue posible.

Después de esto, senadores como Roy Barreras emprendieron una verdadera cruzada por lograr que esos 16 escaños para las víctimas fueran reconocidos, tal y como se acordó en la mesa de negociación con las Farc, y tras varios tropiezos finalmente logró que, el viernes pasado, la Corte Constitucional reviviera la iniciativa, gracias a un fallo de tutela.

En su decisión, el alto tribunal ordena que se hagan los ajustes necesarios en el calendario electoral que ya está en marcha, y se disponga todo lo necesario para la elección de los titulares de esas curules en los comicios del 13 de marzo de 2022.

Las condiciones que se deberán cumplir

Como se determinó en el Acuerdo de Paz, los 16 nuevos representantes que tendrán un asiento en la Cámara en los próximos dos periodos legislativos llevarán la vocería de aquellos territorios en los que la guerra se ha sentido con mayor rigor.

En la región del Catatumbo fueron priorizados ocho municipios para integrar una de las circunscripciones. Estos son: Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú, los mismos en los que se vienen implementando los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).

Para la elección de estos representantes se establecieron una serie de criterios, mediante los cuales se busca garantizar no solo un pluralismo político, sino la efectiva participación de las víctimas. Entre esas condiciones o reglas se destacan:

-Los candidatos solo pueden ser inscritos por organizaciones de víctimas, organizaciones campesinas u organizaciones sociales, incluyendo las de mujeres y grupos significativos de ciudadanos.

- También podrán inscribir candidatos los consejos comunitarios, los resguardos y las comunidades indígenas, cuando la circunscripción coincida con territorios étnicos.

- Se excluye la votación de las cabeceras municipales.

- Los partidos y movimientos políticos con personería jurídica, incluido el Partido Comunes (antiguamente FARC) no podrán presentar candidatos para esta curul.

- Las campañas tendrán financiación estatal especial y acceso a medios regionales.

- Se desarrollarán mecanismos especiales de acompañamiento para asegurar la transparencia del proceso electoral y la libertad del voto del electorado.

 

Image
La opinión
La Opinión