Escuchar este artículo

Relación comercial entre Colombia y Venezuela avanza satisfactoriamente

A la reapertura de los puntos fronterizos por Norte de Santander, también quedaron habilitados los que operan por el departamento de Arauca.

Desde la llegada del presidente Gustavo Petro a la Casa de Nariño, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y comerciales con Venezuela siempre ha sido una prioridad dentro de la agenda internacional, que poco a poco va tomando más fuerza con la apertura, en su totalidad, de los puntos fronterizos terrestre entre ambos países.

Esta labor, que inició el 26 de septiembre de 2022 con la reactivación del paso por los puentes fronterizos Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, que conectan al departamento de Norte de Santander con el Estado de Táchira, culminó en la primera semana de 2023, con la apertura del puente binacional Atanasio Girardot, conocido también como ‘Tienditas’.


Lea además: ¿Cuáles serán los principales desafíos de las empresas TI en el 2023?


“Hoy se está cumpliendo un sueño de integración de nuestros libertadores. Desde el año 60 se planteó la apertura de este puente entre nuestras dos naciones. Solo la constancia de aquellos que hemos creído en la integración ha hecho esto posible. Pero no es solo una integración para hacer negocios”, manifestó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña.

Pero además de la reapertura de los puntos fronterizos por Norte de Santander, también quedaron habilitados los que operan por el departamento de Arauca; que se suman a la frontera que comparten por La Guajira, que nunca estuvo cerrado y que fue clave en el comercio binacional durante los siete años que se mantuvo la ruptura de la relación.

“Iniciamos el camino de la complementación económica, de servicios, de turismo. Iniciamos el camino de cerrar las brechas sociales que existen entre los centros de nuestros países y las fronteras, porque las fronteras son el centro, la razón de la integración, pero también son las más abandonadas por nuestros países y nuestras ciudadanías”, señaló Umaña.

Y es que, sin duda, a partir del 26 de septiembre de 2022 comenzó la recuperación comercial paulatina entre las dos naciones, pues tanto las importaciones como las exportaciones tuvieron incrementos frente a lo que se había registrado en 2021, cuando la relación se mantenía rota y las fronteras cerradas, solamente con el paso peatonal.

Según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, entre enero y octubre del año pasado el comercio entre los dos países, en cuanto a exportaciones e importaciones, recaudó 582,6 millones de dólares, cifra que representó un aumento del 89,9 % frente al mismo periodo con relación del año 2021.

De acuerdo con la información suministrada, en total las exportaciones de bienes de Colombia hacia el vecino país llegaron a 512.9 millones de dólares, que si se compara con 2021 representa un crecimiento de 102,5 %; mientras que las importaciones llegaron a 69,7 millones, con un crecimiento del 30,5 %.

En esa misma línea, Colombia en los diez primeros meses del año pasado logró la exportación de bienes no minero energéticos a diferentes países por 18.155,8 millones de dólares, aumentando en un 23,3 % frente al mismo periodo de 2021 y de un 45,5 % con relación a enero y octubre de 2019.

De ese total, el 2,7 % de las exportaciones fueron dirigidas hacia Venezuela entre enero y octubre de 2022, recaudando un valor de 491,4 millones de dólares. Entre los productos exportados se encuentran dulces, polipropileno, aceite de palma, abonos, acumuladores eléctricos, pañales, galletas, entre otros.

Desde el 26 de septiembre, cuando se abrió la frontera por Norte de Santander para el paso de carga, y hasta el 29 de diciembre, pasaron por los dos puentes 1.204 camiones con mercancía de exportación e importación, lo que representó un recaudo de 26,6 millones de dólares y 27.269 toneladas de carga de exportación e importación.


Le puede interesar: Las 10 empresas que tuvieron más ingresos en Norte de Santander


Entre los servicios que ocuparon la demanda durante estos casi dos meses de apertura, según el Ministerio de Comercio, desde Colombia se exportaron alimentos, productos agropecuarios, productos del sector farmacéutico, productos del sector acero, partes y piezas del sector eléctrico y desde Venezuela productos químicos, acero, madera, entre otros.

¿Qué viene?

Si bien la apertura de estos puntos fronterizos ha marcado el primer paso para restablecer las relaciones bilaterales, el trabajo no termina ahí. El ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña, en diálogo con COLPRENSA, aseguró que lo más importante para seguir consolidando las relaciones comerciales y de inversión viene ahora.

El funcionario resaltó que, aunque todas las medidas se deben analizar bajo el alcance parcial número 28 suscrito el 28 de noviembre de 2011, donde se dictan las normas para las exportaciones entre ambos países, se debe continuar haciendo un trabajo arduo con empresarios, comerciantes y transportadores.

“Estamos dialogando con todos los negociadores, también se está pensando en la necesidad de dar seguridad jurídica en un acuerdo de protección de inversiones”, señaló Umaña, quien agregó que el objetivo de las dos naciones, además de tener seguridad jurídica e institucional, es establecer las reglas claras de juego para el comercio binacional.

También se están trabajando temas de complementación industrial, productiva y de servicios, factores fundamentales para fortalecer no solo la frontera, sino la integración colombo-venezolana, desde el punto de vista para crear una estructura productiva hacia el desarrollo sostenible conjunto en el marco de la integración.

“Hacia el futuro, la recuperación de Venezuela en el sector eléctrico va a ser muy importante para el sector siderúrgico y petroquímico, que tiene una complementación en las exportaciones e importaciones en los sectores de textil, plásticos, construcción y demás, y ahí lo que va a ser muy importante en el año siguiente es la complementación económica, que corresponde a lo que en el pasado fue más importante en el comercio colombo-venezolano”, señaló Umaña.

En este momento, de acuerdo con las cifras reveladas por la cartera de comercio, en los dos meses y medio que lleva la apertura, los movimientos se acercan a los 32 millones de dólares, lo que indica una tendencia creciente, pero además, un factor positivo para el paso de vehículos de carga, el cual pasó de 40 tractomulas a cerca de 1.100.

Lo cual hace parte de la proyección del Gobierno, donde se pretende recuperar el papel importante que juega la frontera entre Norte de Santander y Táchira, un punto a favor del sector relacionado al transporte de carga que va a representar el 50 % del total de las exportaciones.

El ministro Umaña destacó las aperturas que se han consolidado a lo largo de este tiempo y manifestó que el restablecimiento de estas relaciones no solo implica al sector comercio, sino también ayuda a cerrar las brechas sociales que se presentan en las zonas de frontera, debido a que esta integración tiene otros factores importantes como el paso de migrantes, el reconocimiento de títulos y la seguridad jurídica entre otros problemas, como el comercio ilegal.

Más allá de fortalecer el comercio, según el Gobierno, otro objetivo fundamental a largo plazo es mejorar los indicadores sociales. De acuerdo con el jefe de cartera, en la frontera de Norte de Santander, a pesar de aumentar la inflación a causa de la demanda, están disminuyendo los indicadores de pobreza, el nivel de empleo ha aumentado y la informalidad ha disminuido.

A corto plazo, para el mes de febrero, se definirán los temas de conectividad aérea y cuáles serán las aerolíneas que viajarán entre Colombia y Venezuela, también será importante perfeccionar los mecanismos de paso de transporte de mercancías y vehículos particulares, teniendo en cuenta los ocho años de dificultades en la zona, para esto el Ministerio de Transporte, en coordinación con las autoridades venezolanas, adelantan las respectivas labores.

De esta manera avanza el restablecimiento de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela, y se prevé que para 2023, teniendo en cuenta la recuperación esperada de la economía entre los dos países, el sector comercio alcance entre 1.700 y 1.800 millones de dólares y al final del periodo presidencial de Gustavo Petro recuperar un 60 % de lo que fue la mejor época comercial, cerrando entre los 4.000 y 5.000 millones de dólares.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa
Sábado, 7 de Enero de 2023

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión