Escuchar este artículo

Retorno de Aída Merlano al país, el nuevo dilema para Duque

Miércoles, 29 de Enero de 2020
¿Extradición la debe resolver Nicolás Maduro o Juan Guaidó?

En un verdadero ‘lío’ se le convirtió al gobierno del presidente Iván Duque la recaptura de la excongresista barranquillera Aída Merlano, en Venezuela, el pasado lunes.

En vista de que las relaciones diplomáticas con el llamado régimen de Nicolás Maduro se encuentran rotas hace ya casi un año y de que el presidente colombiano no lo reconoce, el Gobierno Nacional anunció que elevará la solicitud de extradición al presidente interino, Juan Guaidó.

“Cuando el juez competente solicite la extradición de la señora Aída Merlano, el Gobierno Nacional hará la solicitud ante el legítimo Gobierno de Venezuela, en cabeza de Juan Guaidó”, manifestaron desde la Presidencia de la República, mediante un comunicado.

Esta postura abrió de inmediato el debate dentro y fuera de Colombia, no solo porque la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), que estuvo a cargo de la detención de Merlano, es un cuerpo de policía afín al gobierno socialista y muy leal a su causa, sino porque es bien sabido que Guaidó, a pesar de ser reconocido por varios países como el mandatario legítimo de Venezuela, no tiene mayor margen de decisión o maniobra frente a este tipo de situaciones, en la medida que no tiene el control del Estado.

Al respecto, el procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, consideró que la solicitud de extradición o deportación no se debe limitar a Juan Guaidó.

“No basta con solicitarle al gobierno del presidente (Juan) Guaidó, sino explícitamente solicitarle a Venezuela que entregue a esa señora. Acá no se trata de un delito político, se trata de un delito de corrupción en Colombia”, argumentó el jefe del Ministerio Público.

Para el procurador, los delitos que cometió Merlano no son producto de cargos que impidan su extradición. “Creo que lo que tiene que hacer el Gobierno es agotar todas las instancias internacionales y no solamente una solicitud, porque somos claros de las limitaciones que tiene el presidente Guaidó”, sostuvo Carrillo.

No obstante el planteamiento del procurador, la ministra de Justicia, Margarita Cabello, insistió en que ya se encuentran haciendo el respectivo papeleo administrativo, para que la Cancillería solicite al “estado cooperante”, la extradición.

“Y ahí viene la pregunta, ¿estado cooperante? Reconocemos un gobierno legítimo en Venezuela y nos corresponde enviárselo al gobierno reconocido por Colombia”, dijo la jefa de la cartera de Justicia. 

‘Trámite debe ser ante el gobierno de Maduro’

En medio del debate que ha surgido por la situación de la excongresista colombiana, el gobierno de Venezuela también dejó ver ya cuál es la posición que debe asumir Colombia para lograr el retorno al país de Aída Merlano y que pueda cumplir así con la condena de 15 años que le impuso la Corte Suprema de Justicia, por corrupción electoral.

En diálogo con el periódico El Heraldo, de Barranquilla, el jefe del grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana que dio captura a Merlano, el comisario Miguel Domínguez, señaló que cualquier trámite de extradición debe ser solicitado por Colombia ante el gobierno venezolano, en cabeza de Nicolás Maduro.

“Esa es la vía legal”, le recalcó Domínguez a El Heraldo, al tiempo que informó que la exsenadora barranquillera iba a ser trasladada a Caracas una vez terminara su presentación ante un tribunal penal del estado Zulia. Anoche se confirmó que ya se había cumplido con este procedimiento.

Guaidó pedirá apoyo a la Interpol

Por su parte, Guaidó, quien se encuentra en una gira internacional, aseguró que solicitará a la Interpol su colaboración para hacer efectivas las solicitudes del Gobierno colombiano, en relación a la excongresista Aída Merlano, tras haber sido capturada en la vecina república.

Esto, luego de que se  hiciera oficial el anuncio de que Colombia acudiría a él para lograr el regreso de la excongresista al país, de donde se fugó en octubre pasado.

“El Gobierno legítimo de Venezuela dará toda la colaboración posible en el actual contexto de secuestro institucional que atraviesa nuestro país, para brindar al Gobierno hermano de Colombia el marco jurídico e institucional necesario para facilitar el retorno de la excongresista a su país”, agregó Guaidó.

Según el presidente interino, los  funcionarios venezolanos están en la obligación de notificar oficialmente al Gobierno de la República de Colombia sobre la captura de la excongresista colombiana.

De acuerdo con el comunicado expedido ayer desde la Casa de Nariño, Interpol Colombia solicitó a Interpol Venezuela confirmar la captura de Merlano, pero hasta anoche no habían recibido confirmación alguna sobre este hecho.

Una situación favorable para gobierno de Maduro 

Aunque resulte paradójico, la detención de Aída Merlano, en Venezuela, se podría convertir en un comodín para el gobierno socialista de Nicolás Maduro, con el cual tendría las cartas a su favor.

Y es que el limbo jurídico en el que se encuentran los dos países, por el reconocimiento de Colombia a Juan Guaidó, es una tormenta perfecta que deja casi sin opciones a Iván Duque y con el sartén por el mango al heredero del chavismo en el vecino país. 

Para el internacionalista y experto en temas de Venezuela, Ronald Rodríguez, pese a que el Gobierno Nacional ha decido jugar un papel a favor de la fuerza política que representa el presidente interino, esta determinación le causa problemas a la hora de instrumentalizar este tipo de situaciones, debido a que Guaidó no tiene un poder real ni capacidad institucional. 

A juicio de Rodríguez, la posición de Colombia ha afectado la capacidad del Estado para interactuar con un vecino tan importante como es Venezuela, en la medida que se mantiene lejos de su política internacional  y no tiene relaciones diplomáticas o consulares con el gobierno de Nicolás Maduro, quien controla la institucionalidad.

Rafael Piñeros, también experto en relaciones internacionales, plantea que hubiera sido “bastante torpe” solicitar la extradición a Maduro porque Colombia dejó de reconocer a ese Gobierno como legítimo. No obstante, agrega que  el problema es que hoy no hay un control de la institucionalidad por parte de Guaidó, por lo tanto, es muy difícil encontrar en este momento una salida lógica.

“Es un oso porque Colombia no debió haber reconocido a Juan Guaidó y después de un año lo sigue reconociendo”, dice.

Sea cual sea el desenlace de la situación, el que lleva la delantera es Nicolás Maduro, debido a que solo él podría tramitar cualquier tipo de acción para  traer a la excongresista al país. Así las cosas, Maduro gana en cualquiera de los escenarios, pues si Duque solicita a su gobierno la extradición o deportación, entonces está reconociendo que es su Gobierno el que controla la institucionalidad, así la comunidad internacional piense lo contrario.

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda