Escuchar este artículo

Retroceden partidos de izquierda en Sudamérica

Viernes, 25 de Diciembre de 2015
Todas las dinastías políticas están pagando el costo de tener economías en quiebra y una corrupción desenfrenada.

Tras una década de avances, la izquierda en Sudamérica está en retroceso.
  
El mes pasado, los votantes argentinos eligieron presidente a un empresario de derecha contra el sucesor designado por la presidenta Cristina Fernández, y el Congreso en Brasil inició una investigación para determinar si somete a juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, cuyos índices de aprobación en las encuestas permanecen alrededor del 10 %.
  
En lo que constituye acaso el vuelco más espectacular, el electorado venezolano, donde comenzó el giro a la izquierda de la región, entregó a la oposición un triunfo por un margen abrumador en las elecciones legislativas por primera vez desde que el “anti-yanqui” Hugo Chávez ganara la presidencia en 1998.
 
La reacción se produce en medio de una tormenta económica como no se veía desde hace décadas. Todas las dinastías políticas están pagando el costo de tener economías en quiebra y una corrupción desenfrenada, pero la mayoría de los gobiernos sudamericanos están en manos de izquierdistas que llegaron al poder cuando la economía de China iniciaba una época de fuerte crecimiento en los últimos 15 años y demandaba materias primas provenientes de la región. 

Ahora que el coloso asiático está en problemas, los precios del cobre, la soya y el petróleo se han derrumbado, arrastrando a las monedas y, con ellas, las aspiraciones de millones de familias que ascendieron a la clase media sobre la cresta de ese boom. Al mismo tiempo, las tasas de interés en Estados Unidos están aumentando por primera vez en siete años, lo que se suma a la presión sobre las entidades endeudadas en dólares.
 
“En el fondo, estamos viendo en América del Sur de manera generalizada un recordatorio de que el péndulo político se mueve”, dijo el senador colombiano Antonio Navarro Wolff, un exdirigente de la guerrilla izquierdista M-19. “En la última década parece que no se movía porque la situación económica era tan favorable”.
  
En la Argentina, el exalcalde de Buenos Aires, el empresario Mauricio Macri, que parecía perder en las encuestas, ganó la presidencia con la promesa de anular muchas medidas izquierdistas de Fernández, sobre todo en materia económica. En su primera semana en funciones derogó los impuestos sobre las exportaciones agrarias y el control cambiario al que muchos atribuyen el florecimiento del mercado negro.
   
En Brasil, la presidenta Dilma Rousseff lucha por su vida política. El Congreso inició un proceso que podría culminar en un juicio político.

*Bonn (AFP)