Escuchar este artículo

Un equipo que se la juega por ‘el futuro de Colombia’

Miércoles, 23 de Mayo de 2018
Es uno de los más firmes candidatos a suceder a Juan Manuel Santos.

Iván Duque Márquez

Es el más joven de la baraja presidencial y aunque hasta hace algunos años su nombre era poco conocido entre los colombianos, hoy es uno de los más firmes candidatos a suceder a Juan Manuel Santos, según la fotografía que muestras las encuestas, y gracias, en buena medida, al respaldo que sigue conservando el jefe de su partido, el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Nació el 1 de agosto de 1976 en Bogotá. Es hijo del exgobernador de Antioquia, exministro de Minas y exregistrador, Iván Duque Escobar.

Se graduó como abogado en la Universidad Sergio Arboleda y tiene un máster en Derecho Económico de la American University, y en Gerencia de Políticas Públicas, de la  Georgetown University.

Empezó su carrera profesional en 1999 como consultor en la Corporación Andina de Fomento (CAF) y luego pasó a ser asesor en el Ministerio de Hacienda, cuyo titular era Juan Manuel Santos, durante el gobierno de Andrés Pastrana.

Después de sus primeras experiencias en el sector público, Duque llegó en el 2001 al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en donde ejerció inicialmente como consejero Principal de la Dirección Ejecutiva para Colombia, Perú y Ecuador.

Tiempo después le fue encomendada la tarea de dirigir la División de Cultura, Creatividad y Solidaridad, convirtiéndose en el jefe más joven de esa área.

Camino a la presidencia

Aunque Iván Duque no cuenta con una amplia experiencia en la política y su primera participación en un proceso de elección popular se dio en 2014, cuando fue elegido senador por el Centro Democrático, su paso por el BID le empezó a trazar el camino hacia la conquista de la Presidencia de la República.

Estando en aquella organización, el aspirante conoció a quien años después se convertiría en su mentor y en el principal impulsor de su actual candidatura, el expresidente Álvaro Uribe.

La cercanía y empatía que alcanzaron no solo permitió que durante su primera administración Uribe lo mantuviera como el enlace entre el Gobierno y el BID, sino que en 2010 el exmandatario lo designó como su asesor en el Panel de Investigación conformado por el Secretario General de las Naciones Unidas para examinar el incidente Mavi Marmara, entre Turquía e Israel.

Duque también fue el profesor asistente en la cátedra que el expresidente y senador dictó en Georgetown.

Terminada su misión en Estados Unidos, regresa a Colombia, invitado por el propio Uribe para que haga parte de la lista cerrada al Senado con la que el exmandatario estrenó su nuevo partido. Es así como el 9 de marzo de 2014 logra su elección como senador.

A su llegada al Congreso, Iván Duque se convirtió en uno de los aliados incondicionales de Uribe y como resultado de su disciplina y trabajo, especialmente en lo relacionado con los temas económicos, su fuerte, fue elogiado en dos oportunidades como el mejor legislador.

Fue autor de cuatro leyes, entre las que se cuentan: la que aumentó la licencia de maternidad, la que estableció la instalación de desfibriladores en establecimientos públicos, el uso de cesantías en seguros educativos y la conocida Ley Naranja que lo ha hecho popular y que está encaminada a la promoción de la economía creativa y la protección de la cultura.

El año pasado, junto con otros cuatro compañeros, decidió someter su nombre a consideración del partido para ser el representante del uribismo en la carrera presidencial, y aunque desde un principio fue señalado como el favorito de Uribe, fue un sistema de encuestas el que le dio el aval.

En vista de la coalición que el Centro Democrático decidió hacer con otros aspirantes de la derecha como Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez, Duque tuvo que someterse a una consulta interna, el pasado 11 de marzo, resultando ganador con un amplio margen.

Desde entonces su nombre empezó a despuntar entre la opinión pública, al ser reconocido como el elegido por Uribe, y hoy por hoy es uno de los candidatos que goza con la mayor favorabilidad.

Marta Lucía Ramírez

La fórmula elegida por Iván Duque para que lo acompañara en su nueva apuesta política es quizás una de las pocas mujeres en Colombia con el perfil de presidenciable. Sin embargo, en esta oportunidad tuvo que posponer sus planes, pues los resultados de la consulta de marzo pasado no le alcanzaron para quedarse con el aval de la coalición del ‘No’.

Nació en Bogotá hace 64 años. Es abogada de la Universidad Javeriana con especialización en Derecho Comercial y en Alta Dirección Empresarial y Legislación Financiera. 

Ha sido docente de las universidades Javeriana y de Los Andes, y es una reconocida consultora internacional en temas de desarrollo empresarial, comercio, negociaciones internacionales, inversión extranjera, seguridad, democracia, gobernabilidad y desarrollo regional. 

Su vida pública comenzó en la Superintendencia Bancaria. En 1990 fue designada directora del Incomex y luego pasó a Proexport. De ahí dio el salto al Viceministerio de Comercio Exterior cuando el hoy presidente de la República, Juan Manuel Santos, era el titular de esa cartera. Después lo reemplazó en ese cargo. Durante el gobierno de Andrés Pastrana también fue embajadora de Colombia en Francia, entre febrero y julio de 2002.

La primera Mindefensa

En 2002 el entonces presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, la designó como ministra de Defensa, convirtiéndose en la primera mujer en Colombia en ocupar ese cargo y la segunda de Latinoamérica. 

Su gestión en esa cartera se caracterizó por el impulso que le dio a la mujer para que pudiera llegar a ser general de las Fuerzas Militares y de Policía; amplió el régimen de pensiones y sentó las bases de la política de Seguridad Democrática.

En 2006 fue elegida senadora a nombre del Partido de La U, el mismo que creó el presidente Santos para promover la reelección de Álvaro Uribe. Desde allí impulsó leyes como la del Primer Empleo jóvenes.

Apuesta presidencial

Tres años después  de llegar al Congreso, Marta Lucía Ramírez renunció a su curul y al Partido de La U y formó una disidencia con otros congresistas, tras considerar que no había garantías para las elecciones presidenciales de 2010, en las que fue candidato Juan Manuel Santos.

Ese mismo año hizo su primer intento por llegar a la Presidencia de la República, esta vez a nombre del Partido Conservador, colectividad a la que estuvo vinculada hasta el año pasado. Sin embargo, la consulta fue ganada por Noemí Sanín.

En aquella oportunidad, Ramírez también hizo parte de los llamados ‘quíntuples’, junto con los exalcaldes de Bogotá, Lucho Garzón, Antanas Mockus, Enrique Peñalosa; y el exalcalde de Medellín, Sergio Fajardo, con quienes intentó crear un movimiento político para llegar a la Casa de Nariño. La idea más tarde se desvaneció.

En 2014, con el aval del conservatismo, vuelve a apostarle a la Presidencia y se queda con la tercera mejor votación de la primera vuelta. Desde allí volvió a acercarse al expresidente Uribe, tras distanciarse del gobierno de Santos, quien en su reelección terminó quitándole el apoyo de un sector de la bancada azul.

El año pasado y después de hacer parte de la coalición que impulsó el ‘No’ en el plebiscito, decidió apartarse de su partido y recoger firmas para avalar una aspiración independiente. No obstante, al final se alió con el uribismo y tras la consulta para decidir el candidato único perdió con Iván Duque, por lo que terminó convertida en su fórmula vicepresidencial.

Image
La opinión
La Opinión