Escuchar este artículo

Uribismo desató debate por añoviejos en Pasto

Jueves, 3 de Enero de 2019
Mostraron muñecos con el rostro del presidente en el cuerpo de un cerdo o en los brazos del senador Álvaro Uribe Vélez.

El tradicional desfile de añoviejos en Pasto, Nariño, desató una nueva polémica liderada por el uribismo, toda vez que, en el año que acaba de terminar, los artistas se inspiraron en el presidente de la República, Iván Duque, para representar sus alegorías y críticas.

En las imágenes que se compartieron por redes sociales se pueden apreciar varios muñecos con el rostro del presidente en el cuerpo de un cerdo, o en los brazos del senador Álvaro Uribe Vélez, lo que molestó e indignó a algunos integrantes del Centro  Democrático.

Uno de los primeros en salir a cuestionar lo hecho por los artistas nariñenses fue el senador  Carlos Felipe Mejía, qui en calificó de “lamentables” las expresiones de los participantes en el desfile.

“Lamentable que un desfile típico de una región, como el de añoviejos en Pasto, lo hayan convertido en una muestra de odio y calumnias contra un Gobierno que lleva pocos días y que está tratando con todas sus fuerzas de recuperar al país del desastre y corrupción que nos dejó Santos”, manifestó Mejía en Twitter.

En vista de la discusión que se abrió en las redes, el gobernador de Nariño, Camilo Romero, se refirió a las críticas del congresista y le manifestó que, “lo lamentable es no conocer a los pueblos, no entenderlos, no sentir y ser como ellos”.

En diálogo con Caracol Radio, el dirigente nariñense explicó que la personificación de figuras políticas es una tradición que viene de años anteriores y dijo que los artistas suelen usar el humor y la crítica política a la hora de elaborar las carrozas.

Sin embargo, el senador Mejía parece no haber entendido razones y en el cruce de mensajes con el gobernador le refutó sus argumentos: “Romero, no venga a decir que opinar sobre agresiones es no conocer a los pueblos. Vaya a enredar a otro con su análisis sesgado. Libertad de expresión no es insultar, no es ultrajar, no es burlarse con grosería, no es calumniar”, e insistió en que “desviar una actividad como el desfile para hacer crítica política pierde el sentido”.

Image
Colprensa
Colprensa