Vuelve al Congreso proyecto para elevar a Cúcuta a Distrito Especial

Jueves, 22 de Abril de 2021
La iniciativa, que le permitiría a la ciudad contar con un mejor modelo administrativo, es liderada por el senador Andrés Cristo.

Gestionar el desarrollo territorial a partir de las potencialidades y atributos especiales que tiene la ciudad, alcanzar una mayor autonomía administrativa, financiera y fiscal, facilidades para la gobernanza de grandes centros poblados, entre otros, son los beneficios que obtendría Cúcuta al convertirse en Distrito Especial, Fronterizo, Económico, Histórico, Cultural y Turístico. 

La iniciativa es liderada por el senador del partido Liberal Andrés Cristo Bustos, quien asegura que el propósito es aprovechar las potencialidades de la capital nortesantandereana en el plano ambiental, histórico, cultural, portuario y turístico, que la facultan para convertirse en un distrito. 

Para convertir en distrito la ciudad de Cúcuta se pueden utilizar dos vías: una es por acto administrativo y la otra como ley ordinaria. Opté por la segunda, porque se le daba la importancia que se merecen tanto el alcalde (Jairo Yáñez) como el Concejo. Me parecería una grosería radicar un proyecto sin saber si es una propuesta que le interese a los administradores de la ciudad”, dijo Cristo. 

Según comentó el congresista, una de las principales ventajas que tendría la ciudad siendo distrito, es que le permitiría contar con un mejor modelo administrativo, pues, a su juicio, le parece inconcebible que en Cúcuta existan 19 secretarías teniendo cerca de 800.000 habitantes, mientras que Bogotá, con una población 10 veces más grande, solo tiene 15 dependencias. 

Cúcuta ya da para tener cuatro o cinco localidades con sus respectivas alcaldías menores, con condiciones específicas de los ediles que sean elegidos en esos sectores, y significaría una conexión más directa de la dirigencia con la población que los está eligiendo”, sostuvo. 

Para el senador, en la ciudad hay sectores a los que poco o nada llegan las administraciones de turno, por lo que la estructura administrativa requiere de una actualización. 

“La estructura administrativa de la ciudad no está funcionando, es vieja, muy endeble, hay que modernizarla y esta sería una buena oportunidad para revisar todo lo que está aconteciendo de manera administrativa en la ciudad”, agregó. 

Otra de las ventajas que traería el modelo de distrito estaría ligado con el nivel participativo que ganaría la comunidad, a través de los alcaldes menores y los ediles, quienes podrían ser tenidos más en cuenta a la hora de tomar decisiones frente a las necesidades de sus localidades. 

“Un alcalde de la ciudadela La Libertad, San Luis o El Escobal, por ejemplo, puede hacer parte de la junta directiva del hospital en esos sectores, porque esto dará para modernizar la muy vieja estructura de una empresa como Imsalud. También sirve para que esté en la junta de los colegios públicos, para que administre los parques, para que defina las prioridades del presupuesto y se hagan planes de desarrollo desde lo local”, le explicó Cristo a La Opinión.

La primera fase del proyecto, que consiste en trazar una división geográfica por localidades, se financiaría con el presupuesto actual de la administración. 

“El presupuesto que hay es suficiente para generar esta primera parte que es una división geográfica y administrativa en la ciudad. Los ediles estarán pagos, con unos alcaldes menores y un secretario general por localidad, entre otros”, afirmó el dirigente liberal. 

Atraer inversión, la meta 

En la segunda etapa, el proyecto contempla aprovechar las características de la ciudad y su condición de frontera, para trazar una hoja de ruta respecto a los beneficios que podrían adquirir los empresarios por invertir en Cúcuta, con lo cual la ciudad podría ser proyectada como una de las principales aliadas para cubrir el mercado venezolano. 

“A través del Ministerio de Hacienda, de Comercio Exterior o de Planeación Nacional se puede expedir la reglamentación de las facilidades para invertir en la ciudad. Compartimos una frontera con un país que no está funcionando. No puedo repetir las palabras del presidente Duque, pero tarde o temprano Venezuela saldrá de ese régimen. Es un país que ya está dolarizado, pero se necesita inversión y Cúcuta estaría ubicada en la mejor posición”, dijo. 

El senador aclaró que la categoría de Distrito Especial aplicaría solamente para Cúcuta y no para los municipios metropolitanos.

Por ahora, el proyecto de ley ordinaria tiene el visto bueno del Concejo, la Alcaldía de Cúcuta, algunos congresistas de la región y se espera que la próxima semana sea presentado en la Comisión Nacional de Ordenamiento Territorial. 

Para el concejal Jesús Sepúlveda, del partido Colombia Renaciente, quien lideró la proposición mediante la cual se confirmó el respaldo del Concejo a la iniciativa, esta propuesta es una gran oportunidad para la ciudad.

“Es un gran paso, expresa la voluntad política del Concejo y de la ciudad por convertirse en distrito”, señaló.

Un deseo que no ha podido ser realidad 

En 2007, el Congreso aprobó el Acto Legislativo 02 que le otorgaba a Cúcuta la condición de Distrito Especial, Fronterizo y Turístico. Sin embargo, por errores de procedimiento, este fue reversado en 2009 por la Corte Constitucional, al declararlo inexequible. 

En 2010, el senador Juan Fernando Cristo, hermano de Andrés Cristo, revivió la propuesta de convertir a Cúcuta en Distrito Especial, Fronterizo y Turístico con un régimen fiscal y administrativo, pero nuevamente no tuvo éxito. 

En 2015, a través de un proyecto de ley presentado por los congresistas Alejandro Carlos Chacón, Rodrigo Lara Restrepo y Horacio Serpa, entre otros, se insistió en la idea de elevar a Cúcuta como un Distrito Especial, Fiscal y Aduanero, pero la propuesta terminó archivada por vencimiento de términos el 17 de diciembre de ese mismo año.

Image
Oscar Andrés Olarte
Óscar Andrés Olarte