Escuchar este artículo

Vuelve la tensión entre el vicepresidente y la canciller

Jueves, 9 de Febrero de 2017
“Yo no espero nada”, expresó Vargas Lleras sobre la actitud de Holguín tras los nuevos insultos de Cabello contra él.

A pesar de que ya se consideraba superado el enfrentamiento que se produjo entre el vicepresidente Germán Vargas Lleras y la canciller María Ángela Holguín, por cuenta de las agresiones del diputado venezolano, Diosdado Cabello, hacia el funcionario colombiano, este se reactivó ayer, tras los nuevos insultos que se escucharon desde el país vecino.

Aunque Vargas prefirió restarle importancia al tono desobligante en el que el también vicepresidente del Partido Socialista Unido se volvió a referir a él, el coequipero del presidente Juan Manuel Santos sí reiteró su malestar por la posición de  la Cancillería frente a esta situación.

“Esto ya parece recurrente. No tengo ninguna respuesta, yo creo que la canciller ya tomó partido a favor de (Nicolás) Maduro y de Diosdado (Cabello), de manera que no tengo nada más que decir”, manifestó el vicepresidente desde Labateca, en donde estuvo de visita ayer para la firma de un convenio del programa de viviendas gratis que lidera y que se ejecutará en ese municipio.

Horas más tarde, algunos medios de comunicación aseguraron que la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, entregó una nota de protesta al embajador de Venezuela en Colombia, Iván Rincón Urdaneta, por las agresiones verbales de las que ha sido objeto el vicepresidente.

Sin embargo, hasta anoche no había trascendido oficialmente una declaración al respecto.

La semana pasada, el presidente Santos tuvo que terciar en la discusión que se desató entre Holguín y Vargas, luego de que este último la criticara por haberlo dejado solo, frente a los insultos de Cabello.

“Yo no espero nada, pero sí hubiera querido un acompañamiento de la Cancillería. Aunque si no lo han tenido los compatriotas maltratados en ese país, yo qué más puedo esperar”, dijo el vicepresidente.

Para tratar de bajarle el tono a la confrontación, el jefe de Estado destacó las cualidades de cada uno de los funcionarios y recordó que tanto la canciller como el vicepresidente tienen que obrar “de acuerdo con sus fueros”.

Además, recordó que con cualquier gobierno las relaciones tienen que llevarse con respeto.

Como se recuerda, la dura reacción del diputado Cabello contra Vargas Lleras se dio luego de que el vicepresidente llamara “venecos” a los  habitantes del vecino país.

En respuesta, el dirigente chavista calificó al funcionario del Gobierno colombiano como un “hijo del gran puto”.

Image
La opinión
La Opinión