Escuchar este artículo

Claret sufren por la inseguridad

Miércoles, 20 de Enero de 2021
Los habitantes de este barrio de Cúcuta piden que se tomen medidas contra la delincuencia.

Encerrados, y no por el toque de queda, han tenido que permanecer los habitantes del barrio Claret, pues la inseguridad y el consumo de drogas se ha incrementado bastante en este sector. 

Líderes comunales y residentes del barrio decidieron alzar su voz de protesta en las últimas semanas, debido a que la situación se ha vuelto incontrolable y a diario se ven expuestos a hurtos, incluso cuando salen a plena luz del día. 

La zozobra aumenta en las noches, según comentan varias personas del sector, los ladrones pasan por los techos de las casas para poder entrar a los patios y así robar.

“Esta situación es muy difícil, estamos cansados. La delincuencia nos tiene azotados a todos, ya no dormimos, la tranquilidad que teníamos anteriormente se nos acabó”, señaló una de las vecinas de este barrio de la ciudadela Juan Atalaya.

Nery Salamanca, también habitante de Claret, precisó que no han podido dormir bien los últimos meses, pues todas las noches se escuchan pasos en los techos, por lo que han tomado la decisión de cuidarse entre ellos mismos y avisar por grupos de WhatsApp en caso de que algo suceda.
    
El ‘puente’ de los ladrones

Según otros habitantes del barrio, la casa que está en la esquina de la manzana 56 con lote 1, que a la fecha se encuentra desocupada, se convirtió en el ‘puente’ de los ladrones, porque se les facilita subir a los techos y pasar a otras viviendas. 

“Ahí se esconden, debajo de las puertas guardan sus armas blancas para asustar a las personas de la comunidad, por lo que pedimos que tomen prontas acciones al respecto”, señaló una de las vecinas afectadas.
 
Foco de drogadicción

La preocupación aumenta porque los niños de la zona han tenido que dejar de visitar los parques y lugares de recreación, ya que estos han sido ocupados por los consumidores de drogas. 

Es mejor ‘hacerle el quite’ al parque y tomar otras rutas, porque por esa parte no se puede pasar, en los resbaladeros duermen personas, eso ya no es un parque de niños, es un parque de consumidores”, dijo Nery Salamanca. 

Por su parte, Martha Mantilla, otra residente del sector, también sostuvo que está inconforme con esta problemática de inseguridad. Indicó que su casa la han convertido en un sitio para fumar, y ya no le encuentra una pronta solución al tema. 

“Se supone que hay toque de queda, pero en la noche aprovechan para tomar y fumar marihuana al frente de mi casa, yo lo único que les puedo decir es que les voy a tomar fotos y las voy a publicar en redes, porque se volvió una falta de respeto”, puntualizó Mantilla. 

En busca de soluciones

Líderes comunales han hecho solicitudes a la Alcaldía de Cúcuta para que tomen iniciativas que puedan solucionar esta problemática, sin embargo, a la fecha siguen viéndose afectados. 
Por su parte, Alejandro Martínez, secretario de Seguridad Ciudadana manifestó que seguirán trabajando para mitigar esta situación en conjunto con la Policía Metropolitana de Cúcuta.

“Hemos hecho presencia en el lugar, hemos estado en los parques y lugares que necesitan recuperación y estamos trabajando mancomunadamente con el general Oscar Martínez para que los habitantes del barrio estén tranquilos”, dijo Martínez.  

No obstante, enfatizó que la situación de habitantes de calle es la que más está afectando a la comunidad y que la Secretaría de Salud municipal es la encargada de trabajar este tema.
 

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas