Escuchar este artículo

En este barrio hay un puesto de salud, pero abandonado

Sábado, 14 de Mayo de 2022
La comunidad trató de mantener el puesto de salud mediante un comodato, pero fue insostenible.

Buscar una atención médica de urgencia en Antonia Santos es imposible, pues en este enorme barrio de la ciudadela Juan Atalaya no funciona un puesto de salud para atender la gran cantidad de personas que viven en este sector.


Lea: Más de 350 familias de Cúcuta están damnificadas por las lluvias


Paradójicamente en este barrio hay una infraestructura que por un tiempo funcionó como puesto de salud, pero hoy está abandonada y los drogadictos se la pasan ahí.

Muchos habitantes consideran que en esa zona tan apartada de la ciudad debería haber un puesto de salud con los especialistas, las instalaciones y los implementos clínicos necesarios, pero desde hace unos 20 años les  negaron esa posibilidad, según la comunidad.

El puesto de salud de Antonia Santos

¿Qué les toca hacer a los pacientes? Muchos se quejan de tener que desplazarse hasta los puestos de salud de otros barrios como Los Olivos, Palmeras, Comuneros o al Policlínico de Atalaya.

Pese a que es cerca, pero para la gente de ese punto de la Comuna 8 tan solo ir a una cita le puede costar hasta 15 mil pesos, pues “deben pagar el taxi de ida y el de vuelta, fuera de fotocopias o algún implemento –si es un examen de orina-”, dijo Luis Arturo Duarte, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de Antonia Santos.

El gasto es igual si van hasta otros puestos de salud, donde les toca decir que son de esa zona para que los atiendan, pues en esos puntos solo se reciben citas de personas registradas en la comunidad.

El puesto de salud de Antonia Santos

“Ni porque el Gobierno no les pagara para tener los puestos de salud. A algunas personas les toca ir a pelear con las EPS o en los puestos de salud para que los atiendan. Ni hablar de las emergencias que pueden ocurrir y lo más cercano es el Policlínico”, dijo Héctor Solano, un habitante de esa zona de Cúcuta.

En total abandono

La Opinión  estuvo en el sitio donde hace muchos años funcionó un puesto de salud de Antonia Santos, en la calle 17 avenida 52, para evidenciar el estado en el que se encuentran las instalaciones y lo que se vio fue que está lleno de basura y hasta a la comunidad le ha tocado protegerlo de los ladrones.


Conozca: Cúcuta, entre las ciudades más consumidoras de drogas inyectables


“Acá nos tocó mandar a poner unos hierros a la reja, porque se estaban metiendo por una parte a consumir (drogas) y hasta se robaban las cosas de valor que pueden vender por droga: cableado, tubería, hierro, baterías sanitarias, lavamanos, tejas…”, contó Óscar Durán, otro residente de este sector.

Ese lugar no es ni la ‘sombra’ de las instalaciones que hace varios años entregó la Alcaldía de Cúcuta, donde se prestaban diferentes servicios médicos.

Para las personas era fácil poner en control médico hasta los niños, tener un tratamiento odontológico o ver a un médico o un psicólogo. Pero ahora eso quedó en el pasado.

¿Habrá solución?

Luis Arturo Duarte comentó que cuando cerraron el puesto de salud la anterior JAC buscó que se hiciera un comodato para preservar ese espacio.

El puesto siguió funcionando varios meses, pero fue insostenible, por lo que cerró definitivamente en 1996. Hasta el momento la comunidad le ha pedido a Imsalud que les solucionen la problemática, pero no han tenido una respuesta.

Yango Rodríguez Beltrán, subgerente administrativo y financiero de Imsalud, indicó que el puesto de salud quedó abandonado fue por parte del Instituto Departamental de Salud (IDS), pero en los próximos meses se lo cederán a la Alcaldía para que disponga.

“La idea es entregarle 13 predios a la Alcaldía por parte de Imsalud…Los comodatos tienen vigencias, cuando llegó esta administración ya se había vencido, ya el predio estaba en ese estado”, añadió.

El IDS habría tomado la decisión de cerrarlo debido a una falla en el terreno, por lo que construyeron otro puesto de salud en Los Olivos, pero no ha sido suficiente para atender a la comunidad de esa zona.

La historia del puesto de salud

El puesto de salud se construyó en 1982, Filadelfo González, habitante de Antonia Santos, donó el lote para montar ese espacio dedicado a la salud de su comunidad. “Por gestiones políticas se consiguió el apoyo para que se iniciara la obra”, señaló Henry Barbosa, habitante de ese barrio.

Luego, la Alcaldía de Cúcuta se encargó del mantenimiento y administración del puesto de salud, pero hubo una falla en el terreno que obligó a que las entidades abandonaran ese espacio.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda