Escuchar este artículo

Nada se cambia con plomo: Grupo musical cucuteño

Lunes, 29 de Agosto de 2016
Jalea Music, conformado por cinco estudiantes de bachillerato de 13 a 18 años, se ha convertido en una iniciativa de liderazgo.

“El mundo no se cambia con plomo, sino con música”, es la consigna de Jalea Music, un grupo musical que surgió hace un año de las entrañas de San Fernando del Rodeo.

El grupo, conformado por cinco estudiantes de bachillerato de 13 a 18 años, se ha convertido en una iniciativa de liderazgo,  lo que le permitió ser acreedor de un incentivo del programa nacional de Estímulos del Ministerio de Cultura.

Dicho incentivo le permitirá al grupo darle rienda suelta al proyecto con el que sus miembros sueñan desde hace varios meses: el Colectivo Fundajalea, que les permitirá seguir enseñando música a sus vecinos, tener una casa musical en el barrio,  grabar un disco, y organizar un festival de canto en las viviendas gratuitas.

Aunque los jóvenes músicos tienen conocimientos empíricos, gracias al apoyo del Ministerio de Cultura podrán formarse durante cuatro meses con un profesor de música que pulirá sus talentos y destrezas.

Posteriormente, se encargarán de replicar lo aprendido a cerca de 60 niños que hacen parte del semillero musical.

Entre risas y anécdotas, los jóvenes músicos concuerdan en que pese a que trabajan   con sus propios instrumentos musicales y una que otra vez se las han tenido que ingeniar para construir instrumentos con material reciclable para sus pequeños pupilos, siguen en pie de lucha por su proyecto musical y social.

“La música nos ha permitido explorar nuevos caminos y expresar todo lo que sentimos”, dijo Nilton Miguel Arias, rapero y percusionista del grupo.

Federico Canabate Díaz,  uno de los guitarristas, explicó que su grupo le canta a la paz y a los problemas cotidianos de las comunidades, de ahí su primer sencillo ‘Yo quiero Paz’, el cuál lo han promocionado en presentaciones locales. Ellos componen sus propias letras.

Otro de sus temas, ‘No queremos más violencia’, surgió una tarde cualquiera cuando una vecina del barrio mandó a callar a Marlon Reyes, vocalista de Jalea, en medio de un ensayo, como el joven siguió cantando, la mujer los calló arrojándoles un balde de agua”, recordó en medio de risas,  Darwin Reyes, otro de los vocalistas.

Por su parte, Juan Camilo Gómez, pianista, dijo que esta experiencia les ha permitido mostrar la mejor cara del arte y de sus barrios, por lo que Jalea quiere seguir dejando su huella en la ciudad con sus canciones que fusionan pop, rap, y hip hop, pues como dice una de sus canciones “ hay que dejar los miedos atrás porque los buenos somos más”. 

La Opinión