Escuchar este artículo

Un colegio cucuteño es ejemplo nacional en convivencia escolar

Viernes, 30 de Septiembre de 2016
Desde hace tres años cambiaron las peleas por los cómics.

Esas peleas dentro y fuera del colegio. Las citas en los parques para arreglar problemas. Los agarrones en los salones y los constantes llamados de atención... Todo eso es un recuerdo ingrato en el colegio Rafael Uribe Uribe, del barrio Doña Nidia. 

Desde hace tres años, el colegio trabaja una alternativa de convivencia que han denominado ‘+ cómics,+ paz’ y con la que han logrado construir dentro y fuera del colegio escenarios agradables.

“¿Recuerdan esta cancha, donde nos poníamos citas para pelar..? Pues, ahora, las citas son para jugar: hemos cambiado”, cuentan los estudiantes en un vídeo en el sintetizan el proyecto que han trabajado dentro del colegio y que les ha permitido pasar de 57 actas disciplinarias a solo 7.

El rector, Néstor Contreras, cuenta que en el colegio ocurrían múltiples actos de indisciplina y muchos conflictos escolares traspasaban las barreras de la institución y afectaban a la comunidad aledaña. Era una situación bastante preocupante.

“El rendimiento académico era bajo, por el mal ambiente en las aulas, y los resultados de pruebas externas e internas no eran los esperados”, afirma.

Acciones de cambio

Era el momento de un cambio. Por eso, se instituyó una estrategia de convivencia escolar que consistía en elaborar una revista de cómics en los que debían incluir los problema presentados en el colegio y darles una solución pacífica. 

La estrategia continúa: una vez impresa la revista, se hace aterrizar a las diferentes clases, para ser trabajada con talleres reflexivos donde los estudiantes argumentan y debaten sus opiniones respecto de cada uno de los cómics y buscan enseñanzas positivas de vida.

Resultados positivos 

Según el rector, luego de estos años de trabajo, el cambio ha sido evidente. Las peleas y quejas por indisciplina disminuyeron considerablemente.

“Este es un colegio de una zona vulnerable de la ciudad, pero también tenemos que mostrar... Estos muchachos son el futuro del barrio, y seguramente serán una mejor sociedad”, resaltó Contreras.

“Entendimos que pelear entre nosotros no es lo más sano y divertido que podemos hacer.

En los cómics utilizamos nuestro tiempo en algo realmente productivo, tanto para nosotros como para todos los estudiantes del colegio”, manifestó Yuliana Almeida.

El modelo de este colegio de la comuna 8 es modelo nacional. En próximos días, una delegación del colegio expondrá el proyecto ante el ministerio de Educación.

La Opinión