La Opinión
Suscríbete
Elecciones 2023 Elecciones 2023 mobile

Al cucuteño Jorge Sánchez la ingeniería electrónica lo llevó a ser humorista

Además de hacer reír, es magíster en ingeniería biomédica y estudiante de doctorado de neuro ingeniería.

 
Quién podría imaginarse que ese hombre callado y con poca expresión se convirtiera hoy en un gran comediante.

Así se recuerda Jorge Andrés Sánchez Bautista, un cucuteño que descubrió su talento de hacer reír a los demás cuando entró a estudiar ingeniería electrónica a la Universidad Nacional y se dio cuenta que tenía un problema “tremendo” en habilidades sociales.

“No era capaz de comunicar lo que yo quería comunicar, sobre todo con las mujeres me costaba mucho comunicarme, y lo que hice fue volverme cuentero, ya hace nueve años, mientras hacía mi pregrado, y descubrí que eso estalló, fue como potenciar todas las heridas que yo hubieses tenido para hablar y para tener amigos”, indicó Sánchez, quien estuvo en la selección norte de waterpolo y de baloncesto y en las orquestas del maestro Marco Tulio Gutiérrez y de la Universidad Francisco de Paula Santander.

Jorge no pudo ser cuentero porque se replegó hacia sus estudios y no podía estar en teatros haciendo una función, pero el consejo de su maestro de cuentería de que podía ser un momento para hacer comedia fue tan certero que no pudo sacarse esa idea de su cabeza. Luego de un tiempo, decidió hacerle caso y hacer comedia, pero fracasó en el intento.

“Encontré un espacio para llevar mis chistes antes de subirme a un escenario y fue en un espacio universitario cuando hacía la maestría en ingeniería biomédica y mis chistes fueron una maravilla, pero cuando fui a un bar me fue muy mal, fracasé y me deprimí unos dos meses”, recordó el cucuteño, pero no se rindió y gracias a una ‘tusa’ que llegó en ese momento, cogió fuerza y entendió lo que decían varios comediantes: “hay que tener dolor en el alma para hacer comedia”, pero otro año pasó para que él admitiera que sí podía estar en un escenario.

Jorge gustaba en unas funciones, hacía reír y era el mejor por sus chistes, pero en otras, era malo, el peor comediante que existiera, pero todo esto fue un motivo para no desistir y trazar su camino hasta posicionarse como uno de los humoristas más representativos de la ‘Perla del Norte’. Lo logró.
 

Ha estado en varias oportunidades en 'Sábados felices'.

 

Saltó a la pantalla chica

Los colombianos, los que se sientan a ver ‘Sábados Felices’ han podido reír de los chistes de Jorge, porque en varias oportunidades ha logrado aparecer y ganarse cuatro veces el premio por ser el mejor.

Es más, él fue el último ganador del programa, antes de que la pandemia no permitiera más grabaciones.

Estando allí fue que lo apodaron el ‘Propio Cúcuta’, pues cuenta que su acento, que ya fue perdiendo, era muy notorio y le decían “Cúcuta”, pero cuando llegó otro de la tierra al programa a contar chiste, fue el dilema para distinguirlos, pero su compañero dijo que él era Tato Acosta y Jorge, quedó como el “man de Cúcuta”.

Aunque él definió que es ser un propio, pero cucuteño. “Tiene que ser un ser humano curioso, atrevido, que ame a su ciudad, que se atreva a ver desde la ciencia al mundo, que eso es lo que me ha permitido a mi poner una voz distinta en los demás comediantes, ser cucuteño”, contó.

No ha sido fácil el camino para ser humorista, pero prepararse sí ha sido ‘pan comido’ para este joven, quien ha estudiado desde por qué se genera la risa hasta cómo funciona un cerebro creativo, todo esto ligado a su carrera profesional, su magíster y su doctorado de neuro ingeniería. “Siempre estoy estudiando cómo funciona mi cerebro y el cerebro de los seres humanos, no soy médico, soy ingeniero, pero sí tengo mucha curiosidad por cómo se genera el humor en el cerebro de los seres humanos”, aseguró, pero también ha analizado a los otros comediantes y al público, puntos a favor.

Así mismo, Jorge está muy seguro que hacer reír es muy difícil, pero cuando lo logra ese es su mayor premio.

“Hay que hacer que la gente que te está oyendo entienda el contexto desde que el que usted está mostrando el chiste sobre todo como stand porque hay muchas formas de comedia que se puede llegar al cliché, que eso está también bien, pero el humor que yo hago que es stand up comedy, que es un humor a partir de observaciones, que es un humor a partir de contrastes, que hay muchas estrategias para llegar a la risa, a la euforia, porque yo tengo que confesar que soy fanático de pararme en el escenario a hacer reír porque amo ver cuando la gente se sale de sí, y está gritando y la está pasando bien, es mi mayor premio como comediante”, dijo el nortesantandereano, quien aseguró a la vez que el humor a él lo libera.

El comediante está muy centrado en sus estudios para ser científico y su doctorado es en neuro ingeniería que es medir la actividad cerebral de un paciente con esclerosis lateral amiotrófica. “Estoy estudiando como hago que un computador lea la actividad cerebral de un ser humano y entienda qué es lo que quiere hacer, porque una persona con esclerosis lateral amiotrófica no se puede mover, pero está consciente de todo”.

Su afición y su carrera convergen en un pódcast llamado ‘Estudien vagos’ y allí habla de ciencias desde la comedia.

Jorge, de 32 años, vive actualmente en Bogotá y cuando tiene la oportunidad viene a Cúcuta visitar a sus papás y a su hermana, pero tiene en su agenda venir a su tierra el próximo 29 de abril porque tiene un ‘stand up comedy’ en un establecimiento que promete hacer reír a los cucuteños.
 

Image
Geraldine García
Sábado, 24 de Abril de 2021
Premium-home
Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del Día