Escuchar este artículo

Para estos músicos en Cúcuta, la discapacidad visual no es un obstáculo

Martes, 16 de Noviembre de 2021
La agrupación musical Vida y Armonía busca llevar un mensaje de superación y constancia.

Si de pasión, entrega, dedicación y compromiso se trata, los integrantes de la Corporación Mudarte son testimonio de ello. Jóvenes y adultos, amantes de la música, encontraron en la discapacidad un motivo más para ser grandes artistas y destacarse.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Sin importar la situación, estos chicos demuestran a los demás que sus ganas de brillar son más fuertes que cualquier obstáculo. Sonríen, bromean, bailan, cantan, tocan instrumentos musicales y se apoyan como equipo.

La autenticidad es lo que caracteriza al grupo Vida y Armonía, donde cinco mujeres y tres hombres con discapacidad visual y cognitiva se reúnen todos los sábados para ensayar, aprender y compartir experiencias. 

Cada vez que María Fernanda Cotamo, integrante de la agrupación, se dispone a tocar el piano, afianza un poco más su conexión con el instrumento. Su voz es dulce, cuando canta hace estremecer los corazones de las personas que la escuchan, quizá esta cualidad fue la que le otorgó el cargo como voz principal del grupo.

Junto a sus compañeros, cuentan con la oportunidad de aprender a tocar flauta, triángulo, tambora, tambor alegre, batería, organeta, maracas y demás instrumentos musicales, dirigidos por su profesor, el maestro Pedro Villamizar, quien se ha encargado de formar y dar clases desde hace 25 años. 

Al contrario de Mafe, la flauta es el instrumento preferido de Gina Mercedes Sepúlveda, junto a ella, acompaña la agrupación en cada encuentro.


Le puede interesar: Óscar es el único intérprete de sordomudos de la Registraduría de Cúcuta

“Mi instrumento favorito es la flauta dulce, teniendo en cuenta que esa es la iniciación para interpretar los instrumentos de viento, los cuales son de mayor agrado para mí”, aseguró Sepúlveda. 

Tener una discapacidad visual para ellos, es aprender a sentir el mundo que los rodea desde lo más profundo de sus corazones, disfrutar todos los días de una aventura diferente, dar sin esperar nada a cambio, entender que la verdadera belleza de la vida, está en lo sencillo y que no necesitan mucho para alcanzarlo todo. 

“Se llama Vida y Armonía porque nunca se ven tristes, siempre le sacan chiste a todo, en cualquier momento están en pro de una sonrisa, de animar al otro, en sus rostros solo se pueden ver sonrisas”, afirmó Martha Margarita Ramírez Calderón, directora de la corporación Mudarte de la cual hace parte la agrupación. 

Image
María Fernanda Cotamo, vocalista de la agrupación.

Durante su trayectoria, han hecho presentaciones en los centros comerciales Ventura Plaza y Unicentro, también viajaron a Duitama y esperan poder llevar su talento a varios lugares de Norte de Santander.

A nivel nacional, asisten a un evento llamado ‘Noche de Luz’, donde junto a otras entidades muestran los talentos de las personas con discapacidad visual de ciudades como: Armenia, Medellín, Bogotá, Duitama, Cartagena y Valledupar. 


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

“Llevamos cuatro años haciendo parte de este evento, es un encuentro de grupos y orquestas de personas con discapacidad visual”, reiteró la directora de la corporación.

Mamá Orgullosa

Para María Angélica Alvarado Torres, mamá de María Sofia Alvarado Torres o Sofy como ella le dice; es admirable ver los avances que ha tenido su hija, quien es parte de la corporación desde los 9 años.

La joven, que ahora tiene 15 años, inició recibiendo clases personalizadas y después de un tiempo fue integrada al grupo musical Vida y Armonía. Al principio, menciona su mamá, Sofía le tenía miedo a los instrumentos y fue un proceso de paciencia para aprender a familiarizarse con ellos. 

“El profesor decía que ella tenía oído absoluto, que era muy buena para la música, que la motivara, entonces yo le dije Sofy yo te voy a pagar clases personalizadas”, mencionó Angélica. 

La paciencia ha sido clave en su formación. Sofía es una niña inteligente, estudiosa, responsable y nada le ha quedado grande, todo lo que se propone, lo logra. Actualmente cursa noveno grado en el Instituto Técnico Guaimaral.

Cada vez que Angélica ve a su hija cantar y tocar los instrumentos musicales, siente orgullo de lo que a tan corta edad ha conseguido. Para ella, Sofía es un ser de amor y ternura, dispuesta siempre a aprender y aunque ha sido un camino difícil, juntas se esfuerzan cada día por salir adelante.


Lea además: Estudiando, Manuel Redondo le hizo el quite a la ceguera

“Sofy me dice que está feliz, que quiere ir a tocar a las iglesias, con el profesor está aprendiendo todo lo relacionado con música religiosa para asistir a las eucaristías”, finalizó Alvarado.

Su madre comentó que la joven está rodeada de gente que la quiere y siempre recibe mensajes de motivación y cariño por parte de familiares y amigos.

Image
Juntos cantan, aprenden y disfrutan.

El sello varonil 

Al igual que Sofía, Diego Hernández y dos jóvenes más hacen parte de la agrupación musical.

Diego, de 34 años, a diferencia de sus compañeros tiene una discapacidad cognitiva que no ha sido barrera para que él goce cada momento en la corporación. 

Disfruta los ensayos, se divierte y hace lo que le apasiona, ser músico. También, toca la tambora, el tambor alegre, la batería y su instrumento favorito son las maracas. 

Hace 20 años hace parte de la agrupación, sigue aprendiendo y conociendo de este mundo, con una sonrisa enorme y bailando se dispone a tocar los instrumentos y mostrar a las personas que no existen limitaciones en su vida, al contrario, existen razones de sobra para sonreír y bailar. 

Un sueño anhelado 

Arte y Armonía sueña con convertirse en una orquesta profesional de alta categoría. También darse a conocer no sólo en Cúcuta sino a nivel nacional e internacional, poder sumar reconocimientos y fortalecer su equipo, contando con más jóvenes que como ellos que quieran salir adelante y gozarse el proceso. 


Lea aquí: Colombia le apuesta a las 'Zonas Futuro'

“Queremos que conozcan nuestro talento y dejar en alto el nombre de los nortesantandereanos, para mostrar que nosotros no somos unos pobrecitos como muchos piensan sino que podemos hacer grandes cosas si nos lo proponemos”, comentó María Fernanda Cotamo.

La Corporación

La agrupación Arte y Armonía hace parte de la Corporación y Escuela de Formación Artística y Cultural Mudarte, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja con música, danza y arte. 

Su labor principal es brindar apoyo a personas con discapacidad y personas convencionales, quienes son los que sirven a los demás para enseñar y acompañar durante el proceso.

Este lugar ha estado al servicio y trabajo con la comunidad desde hace 25 años, pero su fundación como corporación se dio hace 13 años. 

Martha Margarita Ramírez Calderón, directora de la corporación, emprendió esta aventura una vez regresó a su tierra natal, luego de haber trabajado por 19 años en Bogotá. 

Al llegar se dio cuenta de que en Cúcuta habían muchos procesos sin gestionar, como ayudar a personas con discapacidad desde diferentes escenarios artísticos. 

Fue entonces cuando les propuso a algunos amigos que se unieran a esta iniciativa para incentivar y apoyar a un grupo de artistas que se reunía, tenía talento y ganas de salir adelante pero no contaba con reconocimiento y espacios para desempeñar sus labores.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda