Escuchar este artículo

2015: el año en el que el Cúcuta Deportivo vistió hasta de azul

Jueves, 1 de Julio de 2021
Tres uniformes, nada habituales, fueron usados en una temporada que terminó con el tercer descenso del rojinegro. Salvador Sánchez, histórico utilero del equipo, recuerda la historia de las prendas.

Hablarle del 2015 a un hincha del Cúcuta Deportivo, es recordarle un año de desazón, rechazo, decepción y sobre todo, de ruptura con el amado equipo por los pésimos manejos administrativos y un bajísimo rendimiento deportivo. 

En el comienzo de temporada, el rojinegro inició con pie derecho recuperando la categoría luego de ganar uno de los cuadrangulares de ascenso, aquel invento de Dimayor para que 8 equipos de tradición que se encontraban en la B (entre ellos América) pelearan por dos cupos en dos grupos y así tener una Liga con 20 instituciones.

El rechazo a José Augusto Cadena, que se instauró en la hinchada desde que se supo que iba a ser presidente de la institución (noviembre de 2013), mermó con ese logro que estuvo de cierta manera manchado por un gol con la mano marcado por el paraguayo Marco Lazaga. 

Jugadores de jerarquía como Gerardo Bedoya, Franco Sosa y Edwards Jiménez, llevaban a pensar en el que el proyecto iba a dar, al menos, para salvar la categoría en el pésimo sistema de promedios que siempre perjudica al recién ascendido. 

Esos nombres no aguantaron los incumplimientos de Cadena y se terminaron marchando antes de finalizar el primer semestre en el que el Cúcuta fue 18 con solo 15 puntos. 

Al igual en el segundo semestre, llegaron jugadores que prometían: se trajo al ecuatoriano Marlon de Jesús, quien tuvo un rendimiento paupérrimo (llegó lesionado). Se tuvo jugadores con amplio bagaje en el FPC como Luis Delgado, Pablo Centurión, Elkin Calle y Gustavo Bolívar, pero como calcado al primer semestre, fueron saliendo de la institución.

En esa campaña el rendimiento fue aún más bajo: puesto 19, 12 puntos y regreso a segunda división. 

En 2015, el conjunto motilón tuvo como técnicos a Alberto Suárez, Marcelo Fuentes, Flabio Torres y terminó como interino Carlos Quintero.  

En la misma temporada, el rechazo evidente a Cadena se dio con la campaña #FueraCadena en redes sociales, carteles en las tribunas con la frase 'Cadena, mercenario del fútbol' y hasta se imprimieron rostros del polémico dirigente que eran usados como protesta. 

¿Prendas de otro equipo?

Otro de los temas que captó la atención de los seguidores rojinegros en la temporada, fue el uso de prendas poco habituales en la vasta historia del Cúcuta Deportiva. 

La primera sorpresa llegó en el cuadrangular de ascenso: una camisa completamente negra licrada elaborada por Umbro. 

Si bien meses antes se había utilizado otra similar de la marca Macron, se hizo extraño que no se tuviera inscrita una prenda que llevara el rojo. 

Cúcuta Deportivo vs. Bucaramanga, Enero 2015.

Usada por tres partidos, dos victorias ante Real Cartagena y Bucaramanga, y un empate ante Quindio, el uniforme escondía una particularidad. 

“Ese uniforme de Umbro no fue elaborado para el Cúcuta Deportivo. Las pantalonetas venían con el escudo de Santa Fe y encima se le estampó el del Cúcuta. Eran unas licras rojas y otras negras compradas en Bogotá”, contó Salvador Sánchez, utilero del fronterizo desde el 2005. 

Aquella versión de que la presidencia compró un lote de ropa correspondiente a un saldo que tenía Santa Fe (en ese año vestido por la marca inglesa) y no que fuera patrocinado, tomó fuerza cuando finalmente se presentó la camisa rojinegra, que no era más que un modelo de la marca con un escudo que estampó el mismo equipo. 

Pero al igual que la negra, hubo una licra completamente roja que se usó provisionalmente en los dos primeros partidos de la Liga-I de 2015. 

Cúcuta Deportivo, licra roja usada como uniforme en 2015.

Misma que se llevó a Guayaquil, cuando el Cúcuta fue invitado a jugar en la ‘Noche Amarilla’, ante  Barcelona de Ecuador (2-2). 

“En ese viaje el equipo no tenía medias. Al flamante presidente le tocó comprarlas en Ecuador”, recordóSalva’, quien actualmente se encuentra prestando sus servicios de utilería al grupo de jugadores liderados por Braynner García y dirigidos por David Suárez. 

Una prenda nada profesional

Como si faltara otra curiosidad en la indumentaria para ese semestre, el guardameta uruguayo Michael Etulain atajó un partido contra La Equidad, en Bogotá, (derrota 3-1) con un buzo azul, sin marquillas y con el escudo antiguo acompañado de una estrella, diferente al que portaban las camisas del resto de jugadores.

Michael Etulain, guardameta uruguayo del Cúcuta D. en 2015

“El buzo azul de Etulain fue mandado a hacer por Cadena allá mismo en Bogotá sin logos, ni ningún detalle”, recordó Sánchez apodado como el 'Chato’. 

Etulain no dejó buenos recuerdos en los aficionados motilones en los 15 partidos que atajó entre Liga y Copa en los que recibió 25 goles.  

¿Capricho del expresidente?

La mayor curiosidad del 2015 y una con respecto a la vestimenta en los 96 años de historia del Cúcuta Deportivo, ocurrió el 4 de octubre por la fecha 15 de la Liga-II, cuando  el equipo saltó a la cancha vestido con una camiseta azul. 

Cúcuta Deportivo vistiendo de azul.

Para el olvido quedó esa prenda con la que el motilón cayó goleado 4-1 en el Polideportivo Sur. 

“Nunca en la vida jugamos de azul. Fue una decisión desde presidente porque la Dimayor nos mandaba los colores y en Envigado podíamos jugar de rojinegro, igual a como lo hacemos de local, pero se inscribió con tres días de participación la camisa azul. Él (Cadena) quería verlo de azul. Fue como un capricho”, dijo Salvador quien confía en las gestiones del liquidador Arturo Acosta Villaveces para que busque un regreso del equipo.

Sobre las sensaciones despertadas en aquella noche antioqueña aseguró que fue extraño. 

“Organizando los uniformes, con la camisa azul en la mano, fue extraño. Me pregunte: ¿será que soy el utilero de Millonarios? (risas). Nunca hubo una explicación de lo que significaba la camiseta que chocaba con toda una vida vistiendo de rojinegro”, expresó. 

“En el camerino no gustó la camisa, se hizo raro, pero era algo establecido desde arriba y no se dijo nada”, añadió Sánchez, quien vivió las mejores épocas del Cúcuta Deportivo en el periodo comprendido entre 2005 y 2008. 

A la pregunta sobre qué opinión le dejó el rendimiento del equipo en ese año señaló que no hubo respeto por la institución. 

“La cuestión económica no se cumplía, no se le cumplía a los jugadores. Fue un año en el que no se respetó al Cúcuta Deportivo”, comentó Salvador, una institución viva del equipo y a quien gran parte de la hinchada le guarda un cariño y aprecio especial. 
 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Gustavo Contreras
Gustavo Contreras