Escuchar este artículo

Aguas Kpital estará hasta 2026 al frente del acueducto de Cúcuta

Sábado, 5 de Junio de 2021
La operación del acueducto se extiende para Aguas Kpital cinco años más, a partir de hoy. La compañía está dispuesta a aportar conocimiento para que se alcance una solución a los problemas de alcantarillado de aguas lluvias.

El acueducto de los cucuteños, en manos de la empresa Aguas Kpital Cúcuta, permite hoy tener agua permanente y continúa en sus hogares a unos 192.000 suscriptores, algo impensado hace 15 años cuando en un día como hoy la compañía asumió la operación tras suscribir el contrato 030 con la Alcaldía de Cúcuta y la empresa EIS Cúcuta.

Para el gerente general de Aguas Kpital, Hugo Vergel, el desafío que asumió en 2006 tuvo grandes complejidades, dada la precaria infraestructura en redes de conducción y distribución que encontró en la ciudad, con un 70 por ciento de la tubería en edad avanzada (superior a 50 años). 

Un reto que, además de obras de inversión por más de 364.000 millones  de pesos, demandó también la optimización de las plantas de tratamiento El Pórtico y Carmen de Tonchalá (sistemas  río Pamplonita y Río Zulia) con el propósito de ampliar la producción de agua potable, suministrando a la ciudad más de 2.500  millones de litros mensuales y manteniendo una continuidad de 91 por ciento, que garantiza la permanencia del líquido vital en las familias cucuteñas y una confiabilidad del 100 por ciento en la calidad del agua suministrada.

En los 15 años que se completan hoy de operación, la compañía ha intervenido más de 555.000 metros lineales de tubería para la reposición y ampliación en redes de acueducto y alcantarillado, elevando la cobertura del sistema de acueducto a un 99,6%  y de alcantarillado a un 96,1%, “es decir, logramos poner a punto el acueducto”, dijo el gerente general Hugo Vergel.

Image

¿Cuál fue el principal problema que se encontraron al asumir la operación del acueducto?

El principal problema no era tanto la falta de agua, sino la falta de redes de distribución, sobre todo las redes matrices. Esto estaba imposibilitando que el suministro llegara en igualdad de condiciones a los hogares.

Hace diez años una simple rotura dejaba sin agua más de media ciudad, ¿esto se resolvió?

Claro, esa fue también de las soluciones importantes que ofrecimos y para ello sectorizamos la ciudad en más de 50 circuitos independientes que facilitan la operación cuando se hace mantenimiento o por algún daño. Ello también nos aportó reducir la pérdida de agua.

Ustedes también operan el alcantarillado de aguas residuales, ¿qué tanto se avanzó en los 15 años de operación?

La reposición de tuberías fue lo primero, alejamos vertimientos de aguas negras de la ciudad, construimos nuevos colectores, entre ellos el del Canal Bogotá que ha permitido disminuir de forma sustancial los vertimientos de aguas residuales.

¿Qué les queda por hacer?

Primero mantener lo logrado, porque el sistema de acueducto y alcantarillado  donde no se mantenga el ritmo de inversiones, es rápido que se echa a perder lo que se logró. Y lo otro es continuar reponiendo tuberías que cumplan su ciclo de vida útil.

Hay un tema que al que no se le ha logrado dar solución de fondo y es el de dotar del servicio de agua a las más de 12.000 familias que hoy habitan en zonas de alto riesgo o de difícil acceso. ¿Por qué no se ha podido?

La principal característica de esas zonas es que no hubo urbanizadores responsables y al no existir no se hicieron tuberías, ni hubo colectores de acueducto ni de alcantarillado. Es un tema que no está en el resorte de la empresa de acueducto. Nosotros somos responsables de las redes matrices, los colectores principales y los urbanizadores, por ley, tienen la obligación de hacer el resto.

Pero de todas formas a esas familias no se les puede negar el servicio, ¿cómo se ha hecho para que gocen de acueducto?

Nosotros hemos ayudados para que las juntas de acción comunal superen este inconveniente con la Fundación V&C. Este modelo de las pilas públicas ha sido modelo en el país para poder solucionarles el problema de agua potable a las familias que habitan en zonas de difícil acceso.

Image

El tema del alcantarillado de aguas lluvias no está dentro de las competencias del contrato 030. ¿La compañía a su cargo ha propuesto manejar ese servicio al municipio?

Nosotros le estamos proponiendo a la EIS y a la Alcaldía participar de las soluciones que se necesitan para la ciudad como esta de las aguas lluvias y la de las plantas de tratamiento de aguas residuales. 

Nuestra propuesta es que se acondicionen los proyectos para poder participar en esas sentidas necesidades.

El contrato 030 de operación inicialmente era por 15 años, pero en virtud del cumplimiento de los indicadores se dio la oportunidad de que se alargara otros cinco años. ¿Qué planes hay para lo que viene?

Seguir respondiendo con buen servicio y aportar soluciones para que la continuidad del servicio sea permanente en el ciento por ciento de la ciudad. Nosotros hemos cumplido a cabalidad el contrato. Ahora vamos hasta el 2026. Hay algo para destacar y es que lo que estamos haciendo es con mano de obra cucuteña, lo cual ha dejado probado que sí somos capaces, incluso, hasta de ir a hacerlo a otras partes.

Esto quiere decir que llegado el momento y de darse la oportunidad, ¿la compañía Aguas Kpital estaría en condiciones de asumir la operación del acueducto metropolitano que se construye?

Tenemos todas las capacidades, para ello hace falta una gran cantidad de decisiones para que se organice el tema, empezando por la propiedad misma del acueducto. Nosotros no somos propietarios, somos operadores y tendrán que ser la EIS, los municipios de Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios y San Cayetano los que se tendrán que poner de acuerdo para hacer una sola empresa todos los bienes del acueducto y alcantarillado.

Nosotros hemos demostrado la capacidad suficiente manejando Cúcuta que es el 80 por ciento de la población del área metropolitana.

Image
La opinión
La Opinión