Escuchar este artículo

Amor e inclusión en café de La Riviera en Cúcuta

Lunes, 7 de Marzo de 2022
La iniciativa le apuesta a dar empleo a jóvenes en condición de discapacidad y busca fomentar la inclusión en otras actividades, como el deporte.

Por: Altagracia Anzola | altagracia.anzola@laopinion.com.co

 

Elegancia, glamour y mucha simpatía. La expectativa que invade a los comensales que llegan a Café Arduvi, se encuentra de frente con una enorme dosis de amor, grabado en el anuncio que identifica al restaurante y también en el rostro de sus anfitriones.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Un tímido jovencito abre la puerta de cristal para darles la bienvenida a los visitantes. Su introvertido desempeño se contiene, por una señorita que sale al paso con sus ojos marrones y sonríe dulcemente con un: “Muy buenos días. Bienvenidos a Café Arduvi. Mi nombre es Mónica y en el día de hoy seré su mesera”.

Ella es Mónica Meza, una de las 45 personas en condición de discapacidad que labora en el lugar. Es su primer empleo. Se ve un poco ansiosa ante la cámara, pero con la misma emoción habla de su meta. “mi gran sueño es comprarme una casita algún día”.

La afirmación nace espontáneamente cuando se le invita a conversar, como si la realidad de ser empleada la hiciera sentir capaz. Como si su reciente empleo, revelara su más profundo sentido de anhelo y su esperanza. 

Mónica tiene dificultad de aprendizaje. Se graduó como Técnico en Primera Infancia, pero no ha podido ejercerlo. “Siempre me cerraron las puertas cuando quería trabajar. Ahora me siento súper bien”, dice y se emociona nuevamente.

 

Una inclusión con amor

 

Café Arduvi, es una novedad en La Riviera, emplea desde el 25 de febrero pasado -fecha en que abrió sus puertas-, a personas con parálisis, Síndrome de Down, discapacidad cognitiva,  autistas y con discapacidad auditiva.


Lea también: Cúcuta le apuesta a los emprendimientos y a la formación académica

Daliana Fuentes, es Licenciada en Educación. No conseguía un lugar de trabajo donde fuera tomada en cuenta y ahora luce con mucha presencia su uniforme. “me gusta porque nos dan la oportunidad de estudiar y trabajar al mismo tiempo”, comenta.

Jonh Anderson, de 22 años, con autismo leve descubrió que lo suyo no era la farmacia. A los 12 años quería ser un profesional en el área. Su madre lo inscribió en un instituto, pero cuando vio aquellas jeringas, cambió de idea. 

El octubre pasado, supo que en la zona industrial había una oferta, se postuló y ahora es empleado en una cafetería, con personas que como él se sienten valiosas y aceptadas.  


Lea además: Contundente reclamo a los violentos hizo Norte

Se sienten “súper alegres”, como dice Fabianny Moreno, otro mesero que se muestra inquieto por ser entrevistado. Su parálisis es poco notoria, aunque esa no es la novedad. Pide tribuna para agradecer a Café Arduvi, por darle “una oportunidad”. 

Los clientes -dice- lo han tratado con amor y respeto. “Mi invitación es para que sigan viniendo a conocer este bonito lugar, para que se tomen un delicioso café y ¿por qué no?, una foto con nosotros”.

Los meseros de Café Arduvi, agradecen las fotos, las sonrisas, los afectos. Esa es su mayor propina.

Image
jovenes discapacitados en proyecto de inclusión laboral/La Opinión
 
Fuera el estrés


El tema de crear un restaurante con estas características, no es solo la inclusión. En la experiencia descubrieron otros tesoros inexorables.  Ha ocurrido que llega un cliente con alguna condición especial y se sorprende al ver que su mesera o mesero, “es igualito a mí”. Surge allí una armonía perfecta entre ellos.

“Se sienten como en familia, como que no es como en otros lugares. Surgen diálogos espontáneos de los mismos muchachos. No son para nada preparados, ni obedecen a instrucciones. Se crea un ambiente muy bonito”, relató Marcela Ramón, psicóloga que los asiste.

La inclusión es completa. En la jornada de seis horas laborales, cuentan con un equipo que refuerza su autoconfianza y el manejo del estrés. Reciben refrigerios y pausas activas, para que puedan superar la ansiedad, la fatiga y el desgaste físico. 

 

La meta es emplear a 500 personas

 

Arvey Duque Villamizar, es el presidente de la Fundación Arduvi. 

 


Lea aquí: Crisis en la frontera no mermó con la pandemia


El café es el primer proyecto de la fundación que nació en 2021, con la misión de crear nuevas unidades productivas que empleen a personas con algún tipo de discapacidad.

Su objetivo es crear estrategias de apoyo  en relación al deporte y el arte. Proyectan emplear a 500 personas con discapacidad en tres años. 

“Generamos 60 empleos y 45 son personas que tienen alguna deshabilidad (…). Es un café donde la gente llega a ser atendida por estas personas maravillosas y que por muchos años nadie las miró”, precisa Duque. 


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda