Escuchar este artículo

Buscaron la flora y fauna en el Parque Tecnológico Ambiental Guayabal de Veolia

Un grupo de biólogos contratados por Veolia Aseo Norte de Santander S.A.S. E.S.P. y liderados por Carlos Cáceres se adentraron al bosque seco tropical de ese sector de la zona rural de Cúcuta para buscar flora y fauna.

El área de Guayabal hace parte del sector de Patillales en la zona rural de Cúcuta, por allí pasa la vía Cúcuta- Puerto Santander, lo que pocos saben es que allí hay un enclave que conserva cerca de 170 hectáreas de bosque seco tropical.


Lea: Historias que se cuentan mientras se recoge café

Ese espacio natural tiene afluencia con Los Patios, El Zulia y San Cayetano, siendo considerado como uno de los más amenazados en el mundo, debido al desconocimiento de las personas sobre los beneficios de ese ecosistema y los animales que allí habitan.

En cifras, solo queda cerca del 9 % de bosque seco tropical en Colombia, la mayoría está en la región nororiental, pero una pequeña parte está protegida por entidades ambientales, generando un riesgo para la flora y fauna de ese importante ecosistema.

La empresa Veolia ha realizado un seguimiento junto al equipo especializado de biólogos, entre ellos Carlos Cáceres, en donde se han monitoreado en los últimos cuatro años la biodiversidad del Parque Tecnológico Ambiental Guayabal, ubicado en la vereda Patillales, de la zona rural de Cúcuta.

Los profesionales han sido financiados por Veolia, Aseo  de Norte de Santander. En su trabajo han buscado estrategias para monitorear y conservar la biodiversidad en el bosque seco tropical de Guayabal.

Las especies que hallaron

Dentro de las actividades realizadas por  Veolia y el grupo de biólogos expertos como Carlos Cáceres, quien también es docente de la Universidad de Pamplona y magíster en Bosques y Conservación, está el recorrido durante aproximadamente dos semanas por los bosques del Parque Tecnológico Ambiental Guayabal con el fin de inventariar la flora y fauna.


Exclusivo: Pelea a muerte entre bandas por venta de drogas en el centro de Cúcuta

Para ello se usaron cámaras infrarrojas y redes especiales, con el fin de observar a las especies que allí habitan. De ese juicioso trabajo se encontraron 59 especies de aves, distribuidas en 28 familias y 13 órdenes.

 

Eupsittula pertinax

"Siendo las familias Thraupidae y Tyrannidae las más representativas, aunque la mayoría de registros correspondió a especies asociadas a bosques secundarios y áreas abiertas”, explicó Cáceres.

Se generó una lista de 8 especies de anuros (29,62%) y 19 especies de reptiles (70,38%), para un total de 25 especies de Herpetofauna encontrados.

El grupo de los anuros está representado por 4 familias y 6 géneros. Leptodactylidae fue la familia mejor representada, seguida de Hylidae, Bufonidae y Pipidae (4, 2, 1 y 1 especies, respectivamente).

El grupo de los reptiles está representado por 13 familias y 17 géneros. La familia Colubridae fue la mejor representada, seguida de Dactyloidae, Sphaerodactylidae, Teiidae, Boidae, Kinosternidae, Alligatoridae, Iguanidae, Scinidae, Testudinidae y Viperidae.

 

Los anfibios y reptiles

Se conoció que al comparar los resultados de un estudio ejecutado en Guayabal en 2018, se halló una concordancia en los registros de las especies.

Hubo diferencia en el número de especies observadas en los dos estudios: en 2018 hubo 22, en 2022 se observaron 25.

Se registraron 4 especies de serpientes: Epicrates maurus, Erytrolamprus melanatus, Leptophis ahaetulla, Oxybelis aeneus, que no fueron registradas en los muestreos realizados en 2018.

 

Epicrates maurus

 

También cabe señalar el registro de Pipa parva, una rana bastante escurridiza y difícil de observar, la cual pertenece a la familia Pipadae; los miembros de esta familia son altamente especializados en el modo de vida acuático, la piel con tubérculos queratinizados a lo largo de toda la superficie del cuerpo, sin lengua y lóbulos desarrollados en el extremo distal de los dedos de la mano.

En Colombia hay registradas 4 especies de este género, dos de las especies distribuidas en los límites con Panamá, la región Caribe y límites con Venezuela, otras dos especies en la región de la Amazonia y la Orinoquia.

En la actualidad el interés en diferentes áreas de la ciencia radica en los orígenes prístinos de la familia que los hacen excelentes modelos de estudios sobre evolución y ontogenia.


Le interesa: Así fue como reclusos de Cúcuta hicieron una película con un celular

En la caracterización florística de las plantas vasculares de las zonas estudiadas del Parque Guayabal, se registró un total de 52 especies, agrupadas en 15 órdenes, de las cuales son 24 familias.

 Las especies con mayor dominancia relativa fueron: Samanea saman, Platymiscium pinnatum, Machaerium arboreum, y Prosopis juliflora y Capparidastrum pachaca, por lo que son consideradas especies dominantes.

 

Los mamíferos

En cuanto a mamíferos, al menos 8 especies de medianos y grandes mamíferos han sido filmadas en el interior del área protegida; Eira barbara, Dasypus novemcinctus, Odocoileus goudotii, Cerdocyon thous, Conepatus semistriatus, Tamandua mexicana, Didelphis marsupialis y Procyon cancrivorus, y al menos 14 especies de especies de murciélagos potencialmente pueden encontrar refugio en las áreas naturales que aún conserva el Parque Tecnológico Ambiental Guayabal.

 

Cerdocyon thous

La más abundante especie de murciélago es Lophostoma silvicolum, caracterizados por ser insectívoros y frecuente en el lugar. Además, se espera que otras registradas anteriormente, como Conedou prehensilis y Potos flavus, se hayan movido a otros sitios en búsqueda de alimento, ya que durante los  muestreos no había fructificación.


Premium:Madre cucuteña recibe título póstumo de su hija desaparecida

 

La vegetación

La variación registrada en la vegetación fue de 52 especies, géneros y 24 familias que habitan el  Parque Guayabal, evidenciando de la riqueza vegetal de los bosques secos del país.

Entre las especies referenciadas hay  6 presentaron los mayores valores, cuatro son arbóreas Platymiscium pinnatum, Machaerium arboreum, Prosopis juliflora, Cordia alliodora y Capparidastrum pachaca, mientras una arbustiva Croton micans.

Esta condición define el carácter de un semicaducifolio arbolado matorral, con una composición de especies características de los bosques secos del Caribe de Colombia

Esta composición fue similar a la encontrada en el estudio preliminar realizado en 2018, en donde registra que la familia más representativa es Fabales y la especie arbórea más abundante fue Platymiscium pinnatum lo que muestra que las familias con mayor peso ecológico siguen siendo las mismas.

Su importancia biológica destaca en forma precisa su adecuación a las condiciones climáticas y edáficas de la subxerofítica. Machaerium (Fabaceae) fue el género más diverso en todo el estudio.

Este es un género de árboles, arbustos o bejucos y hojas compuestas, con estípulas presentes asociados a las hojas, Inflorescencias en racimos o panículas, a veces cimosas y frutos samaroides fáciles de dispersar por el viento.

Este dominio puede deberse a la capacidad dispersora de las semillas y a las adaptaciones morfológicas, aspectos que le han permitido establecerse desde la periferia de los bosques hasta el interior del mismo, asegurando permanecer incluso en ecosistemas intervenidos.

Interpretando la curva de tendencia de la distribución diamétrica del total de la población observada, nos presenta una tendencia de curva invertida, lo que nos indica que la vegetación tiene un proceso de desarrollo en etapas de crecimiento.

Al existir una alta concentración de clase menor y con reducción a clases mayores esto determina que la comunidad es auto regenerativa y se encuentra en coherente proceso de desarrollo en dirección a etapas de crecimiento.  Esta distribución de la clase diamétrica es similar al estudio realizado en 2018.

“Nunca las afectaciones ambientales han sido tan visibles como lo son ahora, es por eso que ha llegado la hora de actuar y comprometernos con la transformación ecológica, a través de las acciones que realizamos diariamente en nuestros hogares y en nuestro trabajos. Motivo por el cual, en Veolia trabajamos para ser parte del cambio, generando acciones que contribuyan en la renovación del mundo mediante la prestación de nuestros servicios esenciales, de esta forma garantizamos espacios saludables, ecológicos y libres de contaminación, lo cual aporta a la sostenibilidad del planeta” afirmó Pedro Arnulfo García Tibaduiza, Gerente General de Veolia

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Kevin
Kevin Javier Beltrán León
Viernes, 9 de Septiembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión