Escuchar este artículo

Cúcuta, tan noble como sus calles

Viernes, 30 de Julio de 2021
Tras el terremoto de 1875, el Concejo de Cúcuta le encomendó la elaboración de los planos de la nueva Cúcuta al doctor Francisco Andrade Troconis.

Antes del terremoto de 1875 San José de Cúcuta constaba poco más o menos con un área de dos y medio de kilómetros cuadrados, y estaba compartida en 52 manzanas, limitadas por 12 calles de norte a sur y 13 de oriente a occidente. 
 
En el libro Patrimonio Cultural de Norte de Santander,   se lee que sus títulos oficiales eran: de norte a sur la 1, calle de la Aurora; 2, Novoa; 3, Colmenares; 4, Boyacá; 5, La Libertad; 6, Mercedes Ábrego; 7, la Fraternidad; 8, la Paz; 9, la Igualdad; 10, la Independencia; 11, la Federación; 12, del Porvenir.

En ese trazado de la Cúcuta antigua, de oriente a occidente: 1, calle de La Unión; 2, del Norte; 3, del Patriotismo; 4, de Concha; 5, de Nariño; 6, de los Mártires; 7, de Soto; 8, de La Pola; 9, de Moreno; 10, de Ricaurte; 11, de Colombia; 12, de Cúcuta; 14, del Instituto. 

Antes y después del terremoto de 1875 se le rendía homenaje a las personas, héroes, heroínas, ciudades y países hermanos. En consecuencia se le daban sus nombres a calles y carreras con sentido de homenaje y veneración patriótica y cívica; desafortunadamente esa lisonjera costumbre desapareció como tradición del glorioso pasado para que su historia penetrara con facilidad y con fascinación en la gloria de sus hazañas patrióticas e históricas, se destaca en este trabajo compilado por Leonardo Molina.  

Tras el terremoto “el Concejo de Cúcuta le encomendó la elaboración de los planos de la nueva Cúcuta al doctor Francisco Andrade Troconis, haciendo emprendido su labor, y concluyendo el trabajo para hacer entrega al Concejo”.

En la sesión del 9 de enero de 1876, el doctor Luis Febres Cordero no quiso sacrificar una sola línea del plano elaborado por Andrade Troconis, para conservar así la exigente calidad y estética que el ingeniero quiso darle. Su obra como ingeniero, está diciendo presente salvo algunas urbanizaciones donde se conspira con la estética y tradición de calles y avenidas amplias así como zonas verdes, subraya. 

Image
Esquina de la calle 11 con avenida 2, antes calle Nariño y carrera Perú, respectivamente. / Foto Juan Pablo Cohen

 

Nombres de las calles después del terremoto de 1875 

Por Acuerdo No. 25 de 1890 el Concejo de San José de Cúcuta ordenó que las calles de la ciudad llevaran nombres de próceres y las carreras nombres geográficos, iniciativa presentada a la corporación  por el Prefecto de la Provincia de Cúcuta don Aníbal García Herreros. El Concejo atendió la sugerencia del Prefecto y fueron los nombres siguientes de las calles de norte a sur a partir de 1890.

Primera, calle Fortul; 2, calle Concha; 3, Márquez; 4, Acevedo y Gómez; 5, Maza; 6,  Mutis; 7, Margallo; 8, Camilo Torres; 9, Girardot; 10, Ricaurte; 11, Nariño; 12, Caldas; 13, García Rovira; 14, Córdoba; 15, Soto; 16, Calle zea; 17, D'Elhuyar; 18, calle Castillo y Rada. 

Después del terremoto,  partir de 1890 a las primeras carreras de Cúcuta les asignaron nombres geográficos.
Primera, carrera Bolivia; 2, carrera Perú; 3, Ecuador; 4, carrera Venezuela; 5, Panamá; 6, Bolívar; 7, Santander; 8, Cundinamarca; 9, Boyacá; 10, Antioquia; 11, Magdalena; 12, Tolima; 13, Cauca; 14, Colombia. 

El Concejo, con fecha 8 de mayo de 1899, dispuso que la ciudad tuviera una nomenclatura numérica ordenando que a partir de la Plaza Santander las calles se denominaran así: 

Primera, norte; 2 norte, y así sucesivamente. A partir del costado sur de la misma plaza, seria, 1 sur, segunda sur etcétera, lo mismo a partir del costado oriental y del costado occidental.

La anterior disposición duró hasta mayo de 1913, fecha en la que el Concejo ordenó nueva numeración continua para las calles de norte a sur.

Primera calle la que separaba la tienda de El Ciclón de los talleres del Ferrocarril de Cúcuta, hoy Central de Transporte. Y para las carreras (o avenidas) también numeración continua de oriente a occidente, siendo la carrera primera el antiguo brazo de la Playa (el Hospital San Juan de Dios), hoy la biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero.
 
En el año 1914 las carreras de Cúcuta empezaron a llamarse avenidas hasta nuestros días. Lamentablemente el sentimiento patriótico del Prefecto de Cúcuta don Aníbal García Herreros y de los concejales de 1890 al dar a nuestras calles los nombres de próceres colombianos, y a nuestras carreras los de las cinco Repúblicas libertadas por Bolívar y de los ocho departamentos de entonces, desaparecieron como símbolo de homenaje y gratitud, según el compendio histórico.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión