Escuchar este artículo

Lo que cuesta hacer mercado en Cúcuta

Jueves, 24 de Marzo de 2022
La gente se ha desplazado hacia productos de cosecha, aquellos de menor valor, revisión de marcas y precios

 

Mirley Meza es una ama de casa que ha visto menguado el mercado que hace para la semana, sumándose a decenas de personas que en Cúcuta están padeciendo por la carrera alcista de los alimentos desde 2020 y que en febrero de 2022 alcanzaron su nivel máximo.


Conozca: Ucrania asegura que Zelenski y Putin van a reunirse cara a cara

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) informó en un reciente boletín que de los 443 productos de la cesta básica que son medidos por la entidad, 175 han presentado aumento en sus precios, lo que está afectando la ya maltrecha economía de los hogares colombianos, con mayor repercusión en esta zona de frontera.

“Todo está por las nubes” dice esta mujer de 56 años, madre soltera, quien a punta de lavar y planchar levantó a su hija, quien ahora también es mamá y vive con el marido y el hijo de esa unión de tan solo tres años, en una especie de sótano de la misma casa materna, construida en una pequeña loma, en el occidente de la ciudad, desde donde se divisa el valle de Cúcuta.

Lo que Mirley lleva para mercar ya no le alcanza, por eso ha tenido que prescindir de algunos productos y sustituirlos por otros, como el caso de la carne, el pollo y pescado que ya no hacen parte de su menú y que reemplazó por vísceras de res, mollejas y otras menudencias de pollo y atún del más económico, para ella y las otras tres personas que conforman su núcleo familiar. 

Los ingresos semanales de Mirley son en promedio entre $120.000 y $150.000 por tres días de trabajo en una y otra casa lavando y planchando, y un poco más cuando la llaman para la limpieza, que es cuando le pagan hasta $60.000, dependiendo del tamaño del inmueble y la cantidad de oficio en la jornada de trabajo.

Ese dinero ella trata de administrarlo de la mejor manera, para que le rinda al hacer las compras los domingos, siempre en el mercado libre itinerante que ese día se ubica cerca a la iglesia Las Angustias del barrio San José. 
 

Image
precios de los alimentos están disparados

 

“Antes de la pandemia yo iba al mercado y me rendía, pero ahora cada cosa es más cara y cuando se vuelve a hacer mercado encuentra que ha subido más, especialmente desde enero”, dice Mirley.


 Lea aquí: Las fugas más recordadas de las cárceles del país

Los ingresos de la familia son bajos, porque lo que gana la hija y el yerno, trabajando en zapatería, tampoco es mucho, y deben pagar además de la comida, los servicios de agua, luz, gas domiciliario, que también han tenido una fuerte alza, según explica.

Una situación similar la vive una familia en el otro lado de la ciudad, que ocupa una bonita casa en una urbanización en la parte oriental de Cúcuta, con la diferencia que los ingresos son mayores, en promedio $6 millones, de dos sueldos de la pareja que labora en el sector oficial. 

Sin embargo a la hora de comprar para llenar su nevera y despensa han tenido de enero a la fecha un gasto mayor, pasando de $1,2 millones a $1,7 millones, es decir unos $500.000 más por las mismas compras para el mes, además de ver un incremento en los servicios públicos, los pagos del colegio de la hija de 7 años y la señora del servicio.

Aseguran que han tenido que ir de un supermercado a otro buscando mejores precios en los productos para que el gasto no sea mayor y lograr estabilizar la economía del hogar, porque igualmente deben pagar al banco la cuota de la casa, gasolina y rodamiento del vehículo, medicamentos cuando se necesiten y otros imprevistos.
 
Esta familia cucuteña gasta $850.000 en artículos de bodega o abarrotes, incluidos granos, harinas, salsas, enlatados, lácteos, comida del perro, detergentes, artículos de aseo del hogar y de higiene personal, y el resto de dinero se va en carnes, frutas, verduras y hortalizas, que son los rubros que más se han incrementado, según explicaron. 

Image
precios de los alimentos están disparados

 

Precios con mucha fluctuación 


En los días del paro armado del Eln (entre el 23 y 26 de febrero), los precios tuvieron un incremento, sin embargo, el comportamiento al alza se está presentando desde comienzos de 2022 en la mayoría de los productos que se comercializan en la Central de Abastos de Cúcuta (Cenabastos), según Eduardo Urbina, líder operativo de ese mercado mayorista. 

Explica que las alzas son ajenas a la Central, y se deben principalmente al incremento en los insumos para los cultivadores que están jalonando ese comportamiento, porque los campesinos para sacar adelante sus cosechas los necesitan y están por el techo, lo mismo que afecta las heladas y el periodo de lluvias que dañan los cultivos, situaciones que se ven reflejadas en el precio final de los alimentos.


Le puede interesar: EE. UU. niega "conversación activa" sobre compra de petróleo a Venezuela

Sin embargo, a la fecha, en términos generales, se ha visto una leve baja en los precios, por ejemplo, el tomate que se encontraba en $90.000 la canastilla se encuentra entre $45.000 y $50.000.

La papa oscilaba entre los $220.000 y $230.000 el bulto de 50 kilos, y actualmente está en $160.000 y $170.000, lo que significa una baja considerable, que alivia a las familias cucuteñas, según Urbina.

En el caso de la carne ha venido subiendo desde el año pasado, con influencia en las importaciones que el país está haciendo, un producto que también está por las nubes, dependiendo el tipo de carne entre los $18.000 y $24.000 el kilo de segunda, $27.000 y $29.000 el kilo de primera.
 
Así mismo los huevos que se encarecieron desde diciembre de 2021, motivado por el mayor consumo de gallina durante las festividades de fin de año, por consiguiente resintió la producción del huevo y este factor  jalona el alza.

La Central mayorista de Cúcuta es abastecida desde los municipios de Norte de Santander con diferentes productos agrícolas, siendo los mayores proveedores Mutiscua, Pamplona, Silos, Cácota, Chinácota, Salazar, Arboledas y la zona rural de Cúcuta. 

Otras regiones del país también envían importantes rubros como Cundinamarca, Santander, Boyacá, Arauca y el plátano que llega importado de Ecuador.

Cenabastos recibió 25.000 toneladas de alimentos en enero, un comportamiento similar en febrero y la misma tendencia está teniendo marzo. 

El líder de Cenabastos dijo que tradicionalmente en la plaza de mercado los habitantes de Cúcuta están comprando de todos los productos como tradicionalmente lo han hecho, aunque no en la misma cantidad, debiendo recortar por la disparada que se han pegado los precios, es decir que las amas de casa han tenido que adaptar sus presupuestos para alimentar a sus familias. 

Image
precios de los alimentos están disparados
 
No se conoce de especulación


Sergio Maldonado, secretario de Desarrollo Social y Económico de la Alcaldía de Cúcuta, dijo que no han tenido denuncias sobre acaparamiento o especulación, invitando a los consumidores a que si detectan una situación en ese sentido presenten la denuncia ante la Secretaría de Gobierno, para que la dependencia pueda hacer el trámite respectivo con la Superintendencia de Industria y Comercio, que tiene la potestad para aplicar las sanciones correspondientes.


Lea: Frailejones se verían afectados por el cambio climático, confirma estudio

Agrego que la alcaldía ha iniciado actividades que permitan un comercio directo entre el agricultor y la ciudad mediante la estrategia Aliados por el Campo, iniciativa que se retoma desde abril con mercados campesinos, que permiten el acceso a productores de la zona rural de Cúcuta y otras localidades de Norte de Santander a barrios de la ciudad donde no se encuentra un mercado de estas características.

“Lo anterior significa la mejora sustancial en los precios finales de la comercialización de productos y de los ingresos de los campesinos, siendo esa parte de la estrategia que se viene promoviendo para generar espacios de comercialización directa que disminuya los intermediarios y de esa manera se abaraten los precios para el consumidor final”, dijo el funcionario.
 
En 2021 se hicieron seis mercados campesinos con ventas cercanas a los $100 millones, en los que participaron 26 productores directos del área rural de Cúcuta y de municipios de la zona fría del departamento, con productos de la canasta básica y otros con valor agregado como lácteos, carnes frías y también emprendimientos en textiles, calzado y artesanías.

El funcionario dijo que la situación de aumento en los precios generalizados preocupa a todos, pero que sin embargo es un problema mundial generado por el alza en el dólar, el transporte logístico de los insumos para el cultivo de muchos de los productos, con una consecuencia de crisis mundial en los costos de producción.


 

Image
precios de los alimentos están disparados

 

 

La tendencia es al alza 


Wuilman Tarazona, gerente de la Asociación de Supermercados de Cúcuta (Asicuc), expreso que la variación de los precios de la cesta básica es hacia arriba, y ya se habla de un 17% de aumento en los precios de las harinas, un 11% en el arroz, un 25% en granos importados. Pastas y otros productos elaborados con harina de trigo vienen creciendo todos los meses, con precios que varían hacia arriba con un 20% de aumento en promedio en esos valores de los productos básicos.
 
Explicó que la mayor afectación es para el consumidor, porque las tiendas, autoservicios y supermercados trabajan con un margen de utilidad y con base en ese margen venden sus mercancías. 

En consecuencia, siempre el perjudicado será el cliente, el consumidor final, que tiene que pagar más por los productos, con una carestía constante, perdiendo poder adquisitivo, por lo que a la hora de comprar sus provisiones no les alcanza el dinero. 

Eso ha hecho que se esté desplazando el consumo, es decir la gente ha dejado de comprar los productos más costosos, prefiriendo en los últimos días el pollo que estabilizó el precio, la carne de cerdo que viene decreciendo al haber menor demanda y la carne de res que también estabilizó el precio y  compran menos productos de charcutería y quesos que siguen subiendo.

Así mismo, se han dejado de consumir en buen porcentaje las verduras como la papa, plátano y yuca que vienen subiendo, manteniéndose sobre los $4.600 el kilo y también han reemplazado la carne por granos y ensaladas.

“La gente de ahora ya no es como antes que compraba sin revisar, ahora vienen con lista en mano al mercado, hacen el comparativo de precios en varios negocios, compran el aseo personal en un lado, el aseo del hogar en otro, los abarrotes, carnes y verduras en diferentes establecimientos, buscando la manera de mitigar este incremento de precios para que le alcance”, mencionó. 

El líder gremial considera que con el tiempo este comportamiento al alza mejore para alivio del consumidor, teniendo en cuenta que la pandemia redujo la capacidad de producción por temas logísticos,  falta de materias primas como vidrio, plástico, aluminio, lata,  por lo que sí hay productos no hay empaques para envasar, así como el incremento en el precio de los contenedores y transportes de China y países de Europa hacia Colombia, por encima del 30% en los fletes, factores que cambiaron el mercado. 

Hay ciertos productos que por ley de oferta y demanda terminan bajando los precios, caso del cerdo que al disminuir el consumo que se disparó en diciembre, el precio ha bajado, lo mismo que la carne, porque si antes un negocio vendía 10 reses ahora vende 6, porque la gente dejó de comprar ese producto.
 
La invasión de Rusia a Ucrania también estaría motivando a que baje el precio de la carne, porque Rusia es el principal importador de ganado y ya hay plantas cerradas por esa coyuntura, lo que hace que se tenga mayor oferta en el mercado nacional de productos cárnicos y el precio se estabilice y la tendencia sea a la baja.

Un kilo de carne de primera está en $25.000, de segunda en $22.000, pero un kilo de chata o aguja pueden estar entre los $30.000 y $35.000.
 
No obstante, ante los altos precios, la regla general es que la gente no puede dejar de comer, simplemente se está dando el desplazamiento hacia productos de cosecha, aquellos de menor valor, revisión de marcas y de precios, lo que hace que el cliente estabilice un poco su economía, que desde enero viene con una marcada tendencia al alza en los precios de consumo del hogar. 

En la actualidad Asicuc tiene afiliados 312 supermercados, pequeños negocios y autoservicios de cadena regional.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí


 

Image
Eduardo Bautista
Eduardo Bautista

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda