Escuchar este artículo

Retos TikTok: ¿Qué motiva a los jóvenes a desafiar el peligro?

Sábado, 16 de Abril de 2022
“Los papás no se prepararon para ser papás y al sistema educativo no le interesa la educación”. Hablan los expertos.

Un peligroso reto que incita a los jóvenes a ingerir pastillas de viagra diluidas en jugo o gaseosa en los salones de clases ha alertado una vez más a las autoridades, pero especialmente a los padres, del riesgo que representan las redes sociales y su impacto negativo en niñas y niñas cuando no cuentan con el acompañamiento adecuado.

Los “challengues de TikTok” que se popularizaron durante la pandemia, en medio de aislamiento impuesto para evitar a la expansión del virus, han venido generando situaciones altamente riesgosas en los menores de edad.

En pasado 5 de abril, trece estudiantes del Colegio San Bartolomé, en el barrio Comuneros de la ciudadela Juan Atalaya, tuvieron que ser trasladados a un centro médico, luego de ingerir pastillas de viagra en un jugo de maracuyá, cuando estaban en la hora de descanso. 


Lea también: Gustavo Petro explicó su propuesta de perdón social

La situación que se ha repetido en otros colegios de Cúcuta y de Norte de Santander, fue notoria gracias a la operación de una red interna que la rectora creó para enterarse de novedades que acontecen entre los estudiantes y que son ajenas al control de sus supervisores.

La idea surgió de un reto que vieron en TikTok. En el video aparecen unos estudiantes uniformados, dentro de un salón de clases donde preparan la mezcla en una gaseosa que luego se reparten entre sus compañeros para finalizar con un baile.

La directiva del colegio conoció que los estudiantes tenían pensado repetir el reto dos días después, pero con una mayor cantidad de pastillas de las que uno de ellos había comprado libremente en una droguería cercana a su casa. En ese caso, las consecuencias pudieron haber sido aún más lamentables.

Image
 Retos TikTok: ¿Qué motiva a los jóvenes a desafiar el peligro?

 

Alerta Invima

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) informó que para inicios del mes de abril, se reportaban al menos 34 casos de intoxicaciones en diversas instituciones educativas del país, por el consumo del medicamento sildenafil (viagra) popularizado en redes sociales.

En los casos se vieron involucrados adolescentes entre 11 y 14 años de edad. El mayor número se reportó en Cúcuta, tras el incidente del colegio San Bartolomé. Le sigue un hecho ocurrido en Cundinamarca que afectó a once adolescentes. En Antioquia se conocieron cinco casos, cuatro en Acacias y uno en Atlántico.

El Invima recordó que el uso de este medicamento no está indicado para personas menores de 18 años con trastornos de sexualidad, ni debe ingerirse sin supervisión médica. Alertaron que por ingerir viagra indebidamente, puede haber una disminución leve y transitoria de la tensión arterial, además de efectos como alteraciones de la visión de forma espontánea. 


Le puede interesar:Guerra en Ucrania causa reacción en cadena en economía global

‘La pandemia los retrocedió’

Astrid Leonor Álvarez, rectora del Colegio San Bartolomé, dijo sentirse sorprendida con respecto a la situación que produjo en ese plantel educativo y en general con el comportamiento de los estudiantes a su regreso a clases presenciales.

Estas situaciones –afirma– se reproducen en la mayoría de las instituciones educativas de Cúcuta, pero no se conocen porque ni los profesores, ni los rectores se enteran. En su caso, aseguró que pudieron actuar oportunamente gracias al control que mantienen.

Álvarez considera que luego de la pandemia hubo un notorio retroceso por parte de la comunidad estudiantil en general. “No los conozco. Lo noté cuando comenzamos el año escolar e inclusive le comenté al psicoorientador que los niños estaban como adormecidos”, explicó.

A raíz de esa preocupación iniciaron un programa psicoemocinal denominado “Y tú, ¿Cómo te sientes?” que les permitió abordar a los estudiantes y conocer el origen de esa desmotivación.


Infórmese: Cucuteño fue detenido en Rusia por difundir información falsa del Ejército

El diagnostico les permitió determinar que muchos padres habían descuidado la supervisión de las actividades de sus hijos. Esto influyó de manera significativa en el desarrollo de su atención y un empleo no supervisado de los aparatos electrónicos.

“El celular, la tablet y el computador tienen que revisarse. El manejo de esas herramientas tecnológicas se le debe dar un buen uso, pero con vigilancia del padre de familia, con orientación, con acompañamiento, con seguimiento. Eso no lo hacen ellos. Hechos como este tienen que estar ocurriendo en muchos colegios y no se dan cuenta. Nosotros sí, porque allá se le hace seguimiento a todo lo que ocurre con nuestros estudiantes”, comentó.

Luego del incidente, que involucró a los estudiantes del colegio, la rectora hizo una reunión con los padres de los adolescentes y la Policía de Infancia y Adolescencia, a fin de conocer el origen de las debilidades que pudieron haber llevado a ese hecho y tomar las medidas necesarias.

La rectora recordó que el Colegio San Bartolomé, con 18 años de servicio educativo, ha mantenido “un excelente nivel educativo y comportamental”, a pesar de encontrarse en un barrio deprimido de la ciudadela Juan Atalaya, donde reciben a niños en condiciones muy vulnerables.

Image
Retos TikTok: ¿Qué motiva a los jóvenes a desafiar el peligro?
 
‘No es la tecnología’

Eduardo Parra, presidente de Asopadres en Cúcuta, considera que la situación que se viene presentando con los jóvenes no es una consecuencia de la pandemia. “Hay muchas cosas que mucho antes venían sucediendo al interior del ser humano”, mencionó.

Para él todo tiene relación con un tema de valores que entiende se han invertido en la sociedad y por la ausencia de los padres en la educación de los niños, ya sea porque las madres son cabeza de familia o porque no hay una figura paterna de autoridad.

Nosotros, los seres humanos recibimos es una formación académica, pero el 70% de la formación como personas de nuestros hijos viene del hogar y eso, lamentablemente, se perdió: los principios y valores, el respeto la responsabilidad, la honestidad, el cumplimiento del deber”, expresó.

Parra cree que la juventud está muy distraída y se ha “dejado llevar por la tecnología” que no considera una herramienta nociva, pero si el uso que se le está dando por parte de los jóvenes. “En eso tiene que haber educación por parte de la familia y de los mismo establecimientos educativos. Eso es lo que nos falta”, aseguró.


Lea también: El universo de las películas de Star Wars en un videojuego

El profesor Giovani Leal, va mucho más allá. Cree que “rasgarse la vestiduras ante los retos virales que los jóvenes pretender imitar es un acto hipócrita”, en medio de una sociedad que los invita a seguir patrones que promueven los medios.

Por otro lado, opina que vivimos en una sociedad donde “los papás no se prepararon para ser papás” y donde al sistema educativo “no le interesa la educación”.

Habla de la vulgarización de la sociedad que comienza en asuntos que, de una u otra manera, influyen en el inconsciente, como “la música que plantea una sociedad sin valores y donde termina todo siendo muy relativo”, expresó.

Leal también piensa que situaciones como estas, en la que los niños y los adolescentes copian modelos que les venden las redes sociales, son una muestra de inmadurez, pero aclara que no es un rasgo atribuible al momento que viven.

“Diría que difícilmente encuentro adultos en gente con muchos años. Es una sociedad infantilizada, entonces, ¿qué se puede esperar de los muchachos? es la pregunta, en una sociedad de gente grandota disfrazada de adultos, pero que son infantiles. El reflejo de toda una sociedad inmadura”, sentenció.

Para el profesor en los mismos hogares se promueven un consumo masivo de lo que venden los medios como la televisión y el internet. “El televisor por ejemplo les dice hasta qué papel higiénico usar. Eso es desastroso e infantil, entrar a una cocina y mirar que solo comen propagandas de televisión. Entonces termina siendo todo muy hipócrita”, afirma.

Image
Retos TikTok: ¿Qué motiva a los jóvenes a desafiar el peligro?/ Foto: Colprensa
 
Hay que utilizar las redes a favor

Una de las principales preocupaciones de los padres de adolescentes es el uso que dan sus hijos a las redes sociales. Algunos reflejan algo de inseguridad con respecto a la manera de abordar estos temas, debido a que el internet es un mundo muy complejo que está en continua transformación.

Para la psicóloga Nanda Liliana Parra, de ninguna manera debe considerarse a los medios digitales de comunicación como algo perjudicial para los adolescentes.

Para explicarlo establece una comparación: “Un cuchillo no es peligroso, porque nos sirve para cortar alimentos y para realizar muchas cosas. El cuchillo se vuelve peligroso según la mano que lo tiene y así de la misma forma puede emplearse para hacerse daño o hacerle daño a otro. Así veo yo la tecnología”.

Explicó que en caso de los adolescentes “que ni son niños, ni son adultos”, requieren todavía del acompañamiento de los padres. “Si les entregamos la tecnología de manera libre y solitaria, por supuesto que ellos no van a saber manejar toda la estimulación tan grande que esta tiene”, explicó.


Le puede interesar: "Mi hermano no está contra el Gobierno": Habla familiar de cucuteño arrestado en Rusia

En caso de la aplicación TikTok, la considera una gran herramienta que ha logrado que las familias se unan porque logró que los padres se unieran a los adolescentes y a estos últimos les ha permitido descubrir talentos artísticos.

Pero en el mundo sin fronteras del internet también se han infiltrados personas que sin importancia hacen daño a otros y “los adolescente están consumiendo esa información sin orientación”.

La especialista siente que a los padres les ha faltado compromiso en la crianza de sus hijos. “Piensan que a los hijos hay que darles solo comida y ropa”, dijo.

Considera que a las nuevas generaciones hay que educarlas con el ejemplo y acompañarlas en ese proceso. “Como padres tenemos un enemigo frontal que son las redes sociales si no sabemos encausarlas con nuestros hijos para el lado positivo, para el aprendizaje, para el crecimiento, para el desarrollo”, explicó.

Del tema de los cambios que experimentaron los estudiantes durante la pandemia, no se muestra asombrada, porque reconoce que su impacto emocional afectó no solo a los niños, sino a los profesores y los mismos padres.


Lea también: Tensión en el Catatumbo por la erradicación

El tiempo que muchas personas invirtieron en concentrarse en los medios digitales, marcó una transformación en la manera de comunicarnos porque ese periodo se convirtió en un medio necesario. “Muchas cosas cambiaron. ¿Qué esperan los profesores? ¿encontrar a los mismo niños de antes?”, se preguntó.

La psicóloga considera un error de los maestros pretender señalar a los padres de esos cambios que experimentan los adolescentes en su retorno a las clases presenciales, cuando lo que deben es utilizar esa misma tecnología para su beneficio.

“Se detienen en un uniforme, en un par de medias, en si no lleva las medias correctas se arma un drama. Basta ya de estarlos deteniendo en tonterías. Los chicos necesitan que los profesores se actualicen que utilicen esas herramientas para comunicar y educarlos, porque los chicos de ahora ya no comen cuento, de ninguna manera va a servir aplicar las fórmulas de cuando nos educaron a nosotros”, añadió.

Image
Retos TikTok: ¿Qué motiva a los jóvenes a desafiar el peligro?

 

¿Por qué son atractivas las redes sociales?

La organización internacional Healthy Children en su portal virtual informativo trata de dar una explicación al impacto que tiene las redes sociales en los adolescentes.

Menciona que la parte del cerebro encargada del pensamiento racional, la corteza prefrontal, no se desarrolla totalmente hasta más o menos los 25 años. “Por esta razón los adolescentes son naturalmente más impulsivos y tienden a actuar antes de pensar totalmente en las consecuencias”, dice la publicación.

En las redes sociales, se produce una estimulación que premia el comportamiento escandaloso, y entre más escandaloso, más se puede alardear. Su contexto es irreflexivo, genera un miedo “a perder” que “se hace real para los adolescentes y este ámbito posibilita la incapacidad del cerebro subdesarrollado de los adolescentes de pensar en las consecuencias de sus acciones”, explica.

“Los adolescentes no necesariamente toman tiempo para considerar si el detergente para lavar ropa es un veneno que podría quemarles la garganta o las vías respiratorias. O si el uso inapropiado de medicamentos puede ocasionar graves problemas al corazón, convulsiones o coma. En lo que se enfocan ellos es en que un chico popular en su clase lo hizo y consiguió cientos "me gusta" y comentarios en su plataforma”.

La misma ONG explica que los padres pueden ayudar a fomentar el desarrollo del músculo intelectual y ofrece algunos consejos de cómo pueden ellos abordar de manera preventiva estas situaciones:

1-Para iniciar la conversación, pregúnteles a sus adolescentes sobre los retos más grandes de los que se hablan en su círculo de amigos. Anímelos para ver si pueden sorprenderlo (decirle algo que usted no pueda creer). Pregúnteles (calmadamente y sin juzgarlos) lo que opinan sobre ese reto.

2-Si sus adolescentes han mencionado que tienen interés en participar en un reto, hágales preguntas generales que los hagan pensar detenidamente en cada paso del reto.  Pregúnteles qué consideran sería lo peor que pudiera pasar.

3- Cerciórese de ser "amigo" de sus adolescentes en las redes sociales. Ser parte de sus plataformas preferidas puede servir para mantenerlo informado sobre lo que pasa en sus vidas cotidianas.

Aclaran que es importante mantener las líneas de comunicación abiertas y evitar juzgarlos. “Es mejor conversar con calma los peligros que existen en las redes sociales”, recomienda.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda