Escuchar este artículo

Zapatero remendón, un lobo solitario en las calles cucuteñas

Jueves, 7 de Octubre de 2021
Artesano de un antiguo oficio, quien se encarga de remozar aquellos zapatos desgastados.

La muy noble villa de San José de Cúcuta tiene tradición en el sector calzado y un bien ganado prestigio en el ramo junto a otras ciudades del país, que en grandes fábricas o microempresas atienden la demanda interna y exportan, particularmente calzado deportivo, botas y zapato casual, zapato y zapatilla para dama.  

Lea aquí: Más de 10 toneladas de alimento para animales de Cúcuta

En esta calurosa y  acogedora ciudad, un lobo solitario en el oficio de la zapatería también hizo carrera, quien ducho en el oficio un buen día se cansó de emplearse o las circunstancias lo empujaron a cualquier esquina, el alar de una casa o bajo el cobijo de un árbol a ganarse la vida con su arte. 
  
La referencia es al zapatero remendón, un artesano de ese antiguo oficio, quien se encarga de remozar aquellos zapatos desgastados por tanto caminar y por el traspié que se suele dar cuando se apura el paso en esta vertiginosa y azarosa vida.  

Image
vestidos con mandil o delantal y armados de su pata de hierro, tenazas de montar, tirapié, horma de madera, martillo de remendón, agujas. /Archivo La Opinión

 

Zapatero remendón, el heredero más humilde de este oficio que se remonta al tiempo de reyes, princesas, caballeros y guerreros que encargaban a verdaderos artistas del calzado la elaboración de sus zapatos, que eran sinónimo de elegancia, distinción, poder y riqueza de quien los lucía.

Los nuestros son personajes, muchos con un largo camino recorrido, casi inadvertidos ante la mirada del común, vestidos con mandil o delantal y armados de su pata de hierro, tenazas de montar, tirapié, horma de madera, martillo de remendón, agujas, lezna, pita, pegantes, cera de abejas, betunes, tinta y el infaltable cuchillo zapatero. 

Le puede interesar: Niños, felices con su parque Arco Iris

Ellos como en un ritual cumplen la delicada tarea de sustituir las suelas, remendar el cuero roto, pegar y dar brillo a esos zapatos que aunque viejos nadie quiere tirar a la basura, por el cariño que se les tiene a quienes ha sido tan fieles compañeros, andando de ‘ceca a la meca’, como lo dice el refrán popular. 
 

Image
Taller de zapatos.

 

Zapateros de tradición 
  
En la avenida 1 entre calles 14 y 15 del barrio La Playa, está desde hace ya 30 años Jorge Enrique Mojica, de la vieja escuela de los zapateros de Carora, quien después de pasearse por varios talleres de la ciudad fabricando calzado y de una temporada de ocho años en Aguachica (Cesar) donde tuvo una remontadora, prefirió sentarse en un pequeño taburete a reparar lo que a simple vista parece no tener arreglo. 

Lea aquí: Frontera: "que se abra y nunca más se vuelva a cerrar"

Jorge Enrique, quien tiene 67 años,  es uno de esos zapateros remendones que todavía quedan en esta capital, sobreviviendo al proceso de industrialización del calzado, donde el oficio del zapatero fue suplantado en un gran porcentaje por las máquinas.

El permanece en La oficina, como llama al pequeño carro metálico donde guarda las herramientas y materiales que son toda su riqueza. 

Abre a las 8 de la mañana y la cierra a las 5 de la tarde, siempre en el mismo punto donde se ubica desde hace casi tres décadas, en la acera de la 1, frente a un parqueadero y bajo el cobijo de un árbol de Nim.
 

Image
Rosalba Contreras Quintero, propietaria de la 'Remontadora y cerrajería tercera avenida'

 

Allí en su negocio 'Reparación de calzado JJ', atiende a la exclusiva clientela, que Jorge ha ido cultivando durante tantos años y que le provee el sustento diario para él y la esposa con la que vive en Los Olivos (Atalaya), "porque ya los tres hijos del matrimonio se echaron obligación y se fueron de la casa", dice con un dejo de tristeza.
 
También recibe a los amigos, con quienes suele hablar de política y temas de actualidad, poniéndose al día con aquellos que deja de ver un tiempo, repasando en esos ratos de relajamiento sobre cosas de la Cúcuta de antes,  "cuando se veía más la plata y alcanzaba hasta para las águilas".

Lea además: Cúcuta cuenta con nuevo módulo de atención al cesante

"Los zapateros remendones sirven para una emergencia, porque nosotras perdemos la tapa en cualquier parte y ellos no la pegan", dijo con una sonrisa pícara una mujer que requirió sus servicios.
 
"Ponerle tapas nuevas a un par de zapatilla cuesta entre $4.000 y $5.000, dependiendo cómo sea el tacón. Eso es lo que más hago a diario y siempre las mujeres son mis mejores clientas", confiesa Mojica. 

El precio de una remontada completa es de $35.000, que incluye ponerles suelas crepé o groupones, y de ser necesario coserlos, para entregar el par de zapatos bien lustrado, generalmente de cuero y buena marca, que son los que suele la gente mandan a reparar. 
 

Image
Las maquinas reemplazan el trabajo de los viejos artesanos del calzado. / La Opinión

 

Clínicas del calzado.

En la actualidad han tomado fuerza las remontadoras de calzado bien constituidas,  con máquinas modernas que sustituyeron las herramientas manuales empleadas para restaurar el calzado. 

Le puede interesar: Esta es la 'cirugía' para poner bajo control el riesgo en Cúcuta

Esos sitios son verdaderas clínicas para los zapatos, como dice Rosalba Contreras Quintero, propietaria de la 'Remontadora y cerrajería tercera avenida', quien lleva más de 20 años en el negocio, que inauguró su difunto esposo Luis Felipe Santander. 

Rosalba ofrece en su local cambio de plantas,  cambio de tapas, vulcanizado, cambio de tacones y mallas, tinturado, cambio de lenguas a los zapatos deportivos, refuerzos cuando están rotos, ensanches y forros y hasta toda la capellada, además de maquillaje cuando el cliente lo necesita para ir a una fiesta y el dinero no le alcanza para comprar un par nuevo. 

Image
Los zapateros remendones siguen usando viejas herramientas para reparar el calzado. /Archivo La Opinión

Toda una variedad de servicios para zapatos, botas, botines, sandalias, guayos, deportivos, mocasines, casuales, náuticos, bailarinas, destalonados, zuecos y hasta alpargatas.

"Aquí viene el rico y el pobre, a pie, en bicicleta o en carro, pero todo el mundo llega con sus zapatos dañados y se los llevan relucientes", dice Rosalba, mientras busca en un estante y en medio de decenas de pares ya reparados, unas zapatillas rojas que vino a reclamar una de sus clientas.

Lea aquí: Tres mujeres víctimas del conflicto dan vida a ‘Las heroicas’

Ella recuerda las características del calzado que le traen como color, modelo y el tipo de arreglo, por lo que casi no necesita mirar el recibo que le traen, donde aparece lo que abonaron y el saldo, para ir hasta el rincón exacto donde se encuentra los zapatos remontados,  tomarlos, meterlos en una bolsa plástica y entregarlos al dueño con una sonrisa en la boca y una palabra de cariño, atención que según dice es la que mantiene el negocio y cautiva su clientela.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Eduardo Bautista
Eduardo Bautista

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas