Escuchar este artículo

Crear un Centro de Investigación Gastronómico, la propuesta que llevó a un estudiante a España

Martes, 28 de Junio de 2022
Anderson Ibáñez Quintero tiene 24 años y hace parte de la Escuela Taller de Villa del Rosario.

Desde que tiene recuerdos, a Anderson Ibáñez Quintero le apasiona la cocina. Crear nuevas recetas o perfeccionar las que sabe, es algo que disfruta. Por eso, aunque tuvo un paso fugaz por el seminario, él sabía que lo suyo era la gastronomía, así que dejó de probar con otras profesiones y decidió profesionalizar lo que realmente lo hacía feliz.

Tiene 24 años y nació en Armenia, pero sus raíces son nortesantandereanas. Su mamá es de Tibú, de donde tuvo que salir a causa del conflicto armado. Por eso, cuando revisó las ciudades en donde podía estudiar y estaba Cúcuta, no dudó en tomar esa posibilidad.

Serían solo tres meses, un curso electivo en el SENA, ese sería el comienzo de su inmersión en la gastronomía, pero se encontró con la Escuela Taller de Villa del Rosario. Una profesora le comentó que ahí también podía aprender de cocina, así que no dudó en vincularse al proyecto que en Norte de Santander es liderado por el Ministerio de Cultura y el municipio histórico, así como con la Cámara de Comercio de Cúcuta y la Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero.


Le puede interesar: En La Parada asusta lo que pueda pasar con la frontera abierta


Comenzó a alternar sus dos estudios, tanto en el SENA, como en la Escuela Taller. “Fue muy bonito tener la posibilidad de conocer la teoría y poder casi que al tiempo poner en la práctica. Además, tuve la fortuna de empatizar muy rápido con todos”, cuenta.

Ya vinculado con la Escuela Taller, Anderson, se enteró de la convocatoria que tenían las escuelas a nivel nacional en el marco de la celebración de los 30 años que tiene en el país esta iniciativa. Para participar debía formular una propuesta personal que desee ver hecha realidad dentro de la Escuela Taller del municipio y el premio sería una semana de intercambio de conocimiento en España.

Así que propuso la creación de un Centro de Investigación Gastronómico donde converja en ese espacio el custodio de semillas de nuestros ancestros. “Es decir, reunir todos esos saberes que ellos tienen de las técnicas de cómo se cultiva, en un lugar y que, por medio de la academia, nosotros podamos investigar y tener a la mano lo que muchas veces el conflicto no nos ha dejado conocer y que podamos rescatar ese patrimonio gastronómico que tan grande que tenemos y poderlo convertir un turismo”, asegura Anderson.

Sueña con poder llevar a la mesa, ese sabor tradicional de la abuela, ese que lo devuelve a la niñez, ese que le recuerda a quienes ya no están.

Anderson Ibañez

Su propuesta pasó el primer filtro de la convocatoria y luego, tras una entrevista, pasó el segundo y finalmente le notificaron que había sido una de las 13 propuestas seleccionadas entre las 55 que se presentaron.

La emoción fue muy grande, pero la responsabilidad también. Llevar al otro lado del mundo mi propuesta fue retador, pero también muy gratificante saber que muchos se interesaron y que estamos haciendo cosas interesantes para seguir creciendo es lindo”, aseguró Anderson.


Lea también: Así lograron chefs colombianos ‘cocinar’ una estrella Michelin


Ahora su propósito es hacer esa iniciativa una realidad, que su propuesta deje de estar en un papel y se pueda materializar. Sabe que no será fácil, que el camino que le espera es retador, pero lo asume.

El intercambio

Anderson Ibañez

Jennifer Rojas, coordinadora académica de la Fundación Escuela Taller de Villa del Rosario dijo que fue un orgullo que uno de los estudiantes de esta escuela viviera esa experiencia porque es un intercambio no solo cultural, sino también de mucho conocimiento.

“Se hizo un proceso donde ellos aplicaron presentando una propuesta de proyecto innovador y que haya sido seleccionado fue satisfactorio tanto para él como para toda la escuela”, aseguró Jennifer.

Se trata del primer intercambio de estas características que se lleva a cabo en Latinoamérica y que conmemora el 30 aniversario de las Escuelas Taller en Colombia. Es la primera edición del programa que se celebra, pero el acuerdo de colaboración pretende dar continuidad al programa con el lanzamiento de próximas ediciones para fortalecer el ecosistema de los oficios.

Este viaje buscaba generar un intercambio de experiencias entre las Escuelas Taller de Colombia, las Escuelas Taller de España y otras instituciones españolas relacionadas con el patrimonio cultural, promoviendo el diálogo sobre conocimiento, buenas prácticas y acciones innovadoras para el desarrollo local, mediante la formación y el emprendimiento en el ámbito de los oficios tradicionales.


Lea aquí: Estudiantes cucuteños se capacitan en el FabLab de la UFPS


Escuelas taller

El programa nacional Escuelas Taller de Colombia es una de las iniciativas que lidera y gestiona el Ministerio de Cultura desde el año 2009, a través de la dirección de Patrimonio. Su objetivo ha sido fundamentalmente construir a una noción colectiva de lo que representa el patrimonio material e inmaterial de cada uno de los territorios del país. A Norte de Santander llegó en 2019.

En estos espacios se promocionan las tradiciones vivas que recaen en los saberes y conocimientos de las personas y en las historias de nuestros antepasados, allí se articula la cultura, el emprendimiento y el capital humano para promover el desarrollo económico a partir de los oficios tradicionales.

 

 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Magaly Rubio
Magaly Rubio

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda