Escuchar este artículo

La menstruación también tiene su historia

Viernes, 29 de Octubre de 2021
Conozca testimonios y aplicaciones que han ayudado a controlar el ciclo.

Vergüenza, miedo, intensidad del sangrado, dolores, sensibilidad, aumento de la líbido. Alrededor de la menstruación se han creado muchos tabúes y esto en ocasiones ha afectado el libre desarrollo de la mujer.

Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: https://bit.ly/3ljBtXC

Como es el caso de Martha, que recuerda que a sus 12 años cuando experimentó la menarquía (primera menstruación) tuvo mucho miedo, no se explicaba por qué sangraba y pensó instintivamente que se había cortado. De inmediato salió corriendo, llorando y pidiendo ayuda a su madre que al escuchar su relato “soltó la risa”.

Hoy a sus 38 años no se explica por qué tener la menstruación era sinónimo de vergüenza, a tal punto que para conseguir sus toallas sanitarias debía ir a la tienda y esperar a que doña Rosa, y no su esposo, pudiese atenderla porque le envolvía en papel periódico y en doble bolsa el paquete para que nadie sospechara que estaba en “los días”.

Le puede interesar: Desafío de las mujeres cucuteñas en pandemia

Lo curioso es que Martha fue creciendo con miedos e inseguridades a tal punto que después de ser una niña extrovertida y espontánea, pasó a ser reprimida y muy tímida. Pero, con los años entendió que esto no es sinónimo de vergüenza, hoy en día trata de hacer de este tiempo algo especial y así se lo explica a su hija, que ya toma con naturalidad el tema.

Como ella, millones de mujeres en el mundo han tenido que afrontar dolorosos momentos en silencio.


 

Escuchemos esta cápsula que explica las dificultades que afrontaron las mujeres con la menstruación y cómo lograron controlar el sangrado. (Una cápsula elaborada por: Valeria Alejandra Gaviria Francia, estudiante de Comunicación Social UFPS)


“En mi caso siempre se relacionó con la vergüenza y el miedo a quedar embarazada”, cuenta Andrea Quiñones, directora de la Fundación Moiras quien defiende a la mujer y lucha por la transformación social.

Andrea asegura que “crecemos en un contexto que la sataniza que la señala como sucia, y eso hace que nos desconectemos de nuestro propio cuerpo y de nuestro propio centro de fuerza”. Por eso, ha decidido construir una relación amorosa con su ciclo menstrual.


“Cada menstruación es un pequeño parto con contracciones y demás”, Andrea Quiñones.


Sin embargo, los tabúes siguen presentes inclusive en la actualidad, aunque hoy hay más información disponible para las niñas que llegan a esta etapa, y otras formas de aprender del tema.

Lea nuestro contenido premium: 'El cáncer de mama es un regalo mal envuelto'

Para la docente cucuteña de Ciencias Naturales, Alba Martínez, su misión al llegar a quinto de primaria es hablar a las niñas de este proceso natural.

“A algunas mamás les ha faltado hablar con las niñas porque sienten que es un tema muy íntimo y que no se puede hablar él. Inclusive, muchos piensan que es un tema que les toca a los profesores y si el colegio no lo toca se queda en veremos”, cuenta con decepción.

Situaciones como estas la llevaron a replantear parte de su clase para dedicarle tiempo a algo tan importante como el desarrollo y la menstruación.

Martínez asegura que después de la menstruación vienen otros temas muy importantes porque “empezamos a hablarles a los niños del cuidados del cuerpo, de no dejarse tocar, cómo ser precavidos e incluso cómo afrontar las emociones”, menciona aclarando que no solo hay cambios físicos en esta etapa.

Para ella, es indispensable hablar con los niños y niñas, pues de avecinan los noviazgos y cada vez son más jóvenes las niñas que llegan a esta etapa.


“Algunas buscan consejo en las mejores amigas, deciden googlear el tema o acudir a redes sociales, pero si no reciben una buena instrucción puede ser riesgoso”, dice con preocupación Alba Martínez.


La directora de la fundación Moiras menciona que las niñas ahora tienen la posibilidad de acceder a otros discursos de tener más información y reconocer que hay muchas alternativas lo que da posibilidades de hablar más del tema, sin embargo, los tabúes siguen afectando a las mujeres.

La menstruación en cifras

Cifras de menstruacion

Fuente: Andi / Fundación PLAN / Unicef / Sondeo LR

Según Unicef, en el mundo 800 millones de mujeres menstrúan diariamente, lo que puede significar un gasto económico alto si nos referimos al uso de toallas o tampones.

Ahora bien, cada ciclo menstrual dura en promedio entre 5 a 7 días, y una mujer en promedio, según un artículo de La República puede usar hasta 5 toallas higiénicas o tampones diarios, lo que significa que al año podrían gastarse 420 de estos productos por persona.

Aunque hay otras alternativas para cuidar el ciclo menstrual como la copa, o los calzones absorbentes, propuestas que se han vuelto tendencia en los últimos años pero que acarrean un gasto inicial bastante alto.

Cifras de menstruacion2

Fuente: Andi / Fundación PLAN / Unicef / Sondeo LR

Aplicaciones tecnológicas que ayudan al ciclo menstrual

Con información de AFP

Hoy en día la sociedad ha cambiado paulatinamente y existen millones de mujeres que usan la tecnología a su favor para controlar su ciclo menstrual, a tal punto que varias de ellas han creado una dependencia a ciertas aplicaciones.

"Si tengo una caída de ánimo o una gran sensibilidad, abro (la aplicación) y voy a ver rápidamente si se debe a mi ciclo", explica Marion, una joven de 26 años.

Además: Colombia y su reto de reducir el impacto de las enfermedades respiratorias

La "MenstruTech" es el nombre que la periodista francesa Lucie Ronfaut le ha dado a esta rama de la más amplia "FemTech", el mercado de los servicios tecnológicos vinculados a la salud de las mujeres que podría generar 50.000 millones de dólares en 2025, según la agencia Frost & Sullivan.

Algo que no han dejado pasar por alto inversores como Max Levchin, uno de los cofundadores de PayPal, que lanzó la aplicación Glow.

Cuando Apple sacó su aplicación Salud (Health) en 2014, no estaba previsto el seguimiento de la regla. Fue integrado un año más tarde. Y desde entonces, las aplicaciones han florecido.

Algunas proponen sobre todo un calendario; otras registran la temperatura u observaciones fisiológicas como las secreciones vaginales.

Entérese: ¿Cómo convertirse en donante de órganos en Colombia?

El diseño varía, a veces más rosa, otras más sobrio. Al igual que los modelos económicos, que van desde el abono hasta la monetización de los datos recabados en condiciones más o menos transparentes, y que responde a la conocida máxima del mundo digital: "Si es gratuito, el producto eres tú".

Clue, la start-up berlinesa lanzada en 2013, reivindica un enfoque ético: aplicación de base gratuita con un modelo de pago, que en vez de vender los datos a anunciantes, propone la colaboración con universidades.

Dicha aplicación dice que cuenta más de 12 millones de usuarias, que "tienden a valorar la imagen científica de la aplicación", explica Marion Coville, socióloga y profesora de la IAE de Poitiers, en el oeste de Francia.

Pero "hay riesgos de que la investigación (que hacen posible estos datos) se concentre en las mujeres entre 18 y 35 años que vienen sobre todo de países" económicamente desarrollados, perfil promedio de las usuarias de estas aplicaciones.

Image

Hay aplicaciones invasivas

Agathe Fontenelle, de 22 años, estudiante de derecho de la salud en Montpellier (sur), utiliza la aplicación salud de Apple.

"Que alguien sepa que voy a tener la regla, no me molesta", dice. "Pero no voy a colocar mi actividad sexual ni mi deseo de tener un hijo (...) es demasiado intrusismo".

Otras aplicaciones estrella dicen poder ayudar a procrear o a controlar la fecundidad, lo que causa escepticismo en los profesionales sanitarios.

Cuadro menstruación

La Agencia Sueca del Medicamento, alertada por usuarias escaldadas con la aplicación "Natural Cycles", ha exigido que se precise mejor "el riesgo de embarazo no deseado en el modo de empleo".

Lea: La pandemia terminará cuando todo el mundo lo decida: OMS

Un estudio de médicos alemanes realizado en 2018 a 12 aplicaciones que prometían ayudar a quedarse embarazada estima que la gran mayoría no son "verosímiles".

"Es un mercado más bien propicio, las embarazadas son consumidoras: productos para bebés, para el embarazo…", explica Lucie Ronfaut.

Investigaciones de la prensa, del Washington Post o del Wall Street Journal, han acusado a algunas aplicaciones de vender información de las usuarias con fines publicitarios, o incluso ¡han llegado a venderla a los empleadores!

ONG como Privacy International o el colectivo brasileño Coding Rights critican la complejidad e incluso la opacidad de la política de confidencialidad de estas aplicaciones.

"Los datos de salud son los más sensibles. Cabría esperar que sean tratados con cuidado especial, pero no, son compartidos con Facebook", dice Privacy International, que pone como ejemplo la aplicación Maya, con 5 millones de descargas.

Otro contenido premium: ¿Afecta la salud el consumo de bebidas energizantes?

"Si terceros no autorizados acceden a nuestros datos de salud podrían rechazarnos un préstamo, la evolución en el plano profesional. Los riesgos de discriminación aumentan", alerta Nathalie Devillier, profesora de derecho digital en la Grenoble Ecole de Management.

El Reglamento General sobre la Protección de Datos (RGPD), en vigor en Europa, exige el consentimiento explícito del usuario. Pero en la realidad, un clic en las condiciones generales de utilización puede bastar, sin que las usuarias tengan "conciencia del riesgo que corren, ya que, lo que quieren, es entrar en el servicio rápidamente", explica.

*Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://bit.ly/3ljBtXC

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas

Contenido Patrocinado